publicidad

Migrantes en el día del trabaj

Migrantes en el día del trabaj

México celebra un aniversario más del Día del Trabajo, donde las protestas y los reclamos sociales están en la jornada.

Desempleo crece

CIUDAD DE MÉXICO – México celebra un aniversario más del Día del Trabajo, pero a pesar de ser un día de asueto, las protestas y los reclamos sociales sobresalen en este día, debido a la incapacidad del Gobierno de proporcionar un empleo para todos.

Esta situación no sólo genera inestabilidad en el marco laboral sino también en el social, ya que cada año 400 mil mexicanos cruzan la frontera para llenar ese hueco en el que México no los satisface.

Una encuesta publicada por el periódico El Universal, revela que el 8% de la población acepta que ha trabajado, aunque sea una vez, en el país vecino.

“Tiene mucha razón de ser, la migración se ha convertido en parte de la biografía de muchos mexicanos de este país, se convierte en parte de su historia, en su biografía personal”, dice a Univision.com Víctor Clark, del Centro Binacional de Derechos Humanos de la fronteriza ciudad de Tijuana.

Y es que el desempleo en México continúa creciendo.

En marzo del 2007, la desocupación creció a un mayor ritmo entre las mujeres, al ubicarse en 4.74%, contra 3.44% del mismo mes de 2006, mientras que en el caso de los hombres el desempleo pasó de 3.40% a 3.57% en el mes de referencia, según datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

“Son causas múltiples, digamos que la primera es la falta de empleo, las causas económicas, la diferencia de un salario de EU a un salario en México es enorme”, comenta Carmen Fernández, especialista en asuntos migratorios del Colegio de la Frontera Sur.

publicidad

Pero estas cifras se refieren sólo al empleo que se puede medir, al formal y de las ciudades, no hace referencia a aquéllos que trabajan como agricultores y donde no hay más contratos que sólo el de palabra, éste es el caso de los migrantes, que debido a la escasez de tierras y a la poca paga, abandonan su país para jugársela en EU.

“Es una paradoja del sistema que no seamos capaces de proporcionar empleo. Este es el nuevo reto de Felipe Calderón, el presidente del empleo”, argumenta Clark.

La vida en el campo

Margarito Alfaro, queretano de nacimiento, lleva más de 20 años dedicándose al trabajo de agricultor y fumigador, actividad que aprendió de su padre.

Su día comienza a las 6 de la mañana y su jornada es poco más de 10 horas.

Fumiga, cuida al tomate y al maíz, enrama el campo, lo protege de los animales, riega y fertiliza. En su espalda carga un recipiente con 30 litros de agua, y el motor, que pesa alrededor de 10 kilos.

Margarito mantiene a sus 6 hijos y a su esposa con los 10 dólares que gana por día. No se queja de que no haya trabajo, el problema es lo mal pagado.

“Cuando el campo está seco nos dedicamos a quitar el enramado, las mallas y empezamos a prepararnos para la cosecha que viene. Todo el año hay trabajo, recorremos 5 hectáreas diarias entre dos personas y pues no me queda otra más que seguir trabajando, sino pues ¿con qué come la gente?. Tiene mucha gente México y tiene que haber de todo, algunos trabajamos en el jale y otros en otro jale”, cuenta a Univision.com.

publicidad

Margarito acepta que trabajó en Estados Unidos alrededor de 8 años.

“Iba y venía pero aún así dure como 8 años por allá. Pero no aguanté y volví por mi familia, a veces aguantaba un año y  medio y regresaba y me quedaba 2 o 3 meses por acá”, recuerda.

Este mexicano reconoce que las condiciones labores son mejores en EU.

“Allá se trabaja con máquinas. Allá uno no se anda cargando bombas, allá simplemente para hacer estas aplicaciones se hace con maquinaria. Se le pega un tanque atrás y se doblan unas varillas y jala el tractor. Por ese lado sí estamos mejor allá”, dice Margarito.

Clark argumenta que la migración de ahora es diferente a la de hace décadas.

“Antes era circular. Los trabajadores iban, trabajaban y regresaban. Es que cuando van a buscar trabajo allá no es que quieran quedarse para siempre. Pero ahora el cruce es cada vez más complicado y la mayoría no se va a arriesgar a cruzar de regreso y quedarse en el camino”,  indica.

México, el primer lugar

La encuesta de El Universal señala que el 45% de la población mexicana, radicada en diversos lugares de la República, cuentan con un familiar en la nación estadounidense.

El sondeo del diario y la empresa Ipsos-Bimsa estableció que de los familiares que emigraron hacia Estados Unidos, el 39% lo hizo en los últimos siete años; otro 39% en la década de 1990; 18% en la de 1980; 3% en los años 70, y 1% en la década de 1960.

publicidad

Del porcentaje que dijo sí tener algún pariente, el 16% dijo que al menos un hermano, 12% un primo, 11% un tío, 9% un sobrino, 7% un hijo, 5% un cuñado, 3% padre o madre, 2% esposo o pareja, 1% nieto y 1% abuelo.

“La migración por falta de empleo es un problema añejo, no es nuevo, de hecho la migración comenzó a crecer a partir de 1970 en número importante. En ese año emigraron 30 mil personas”, explica Clark.

Según los datos más recientes del Banco Mundial, México se convirtió en el mayor expulsor de trabajadores migrantes del mundo, por encima de la India, China y Pakistán.

“Es cierto, además la vecindad con EU, la cercanía geográfica con ellos facilita el traslado. No es lo miso venir de la India o de China que del país vecino”, comenta Clark.

Y es que la cifra de 400 mil mexicanos hace referencia a los que cruzan con éxito. Faltan los que se quedan a la mitad del camino y los que son deportados. Alrededor de 1 millón de mexicanos son arrestados por las autoridades fronterizas.

“Es muy común ver que en estados como Michoacán, Querétaro, entre otros, hay casas estilo californiano. Los migrantes vienen nada más de vacaciones, les va bien y pueden mandar dinero a sus casas. Está formados en redes sociales fuertes”, explica Fernández.

¿Celebrando el Día de Trabajo?

En Estados Unidos viven más de 11 millones de mexicanos, un 98% de los connacionales que radican en el exterior.

publicidad

Desde el territorio estadounidense se envía casi la totalidad de las remesas, que se ha vuelto la segunda fuente de divisas para el país, apenas detrás de la exportación de crudo, y ha hecho que México sea el principal receptor en América Latina y el Caribe de dinero por ese concepto.

Las remesas registraron en 2006 una cifra récord al sumar $23,054 millones, un incremento del 15.1% respecto al año anterior. En el primer bimestre del 2007 se reportó un aumento de 5.47% con 3.409 millones de dólares enviados entre enero y febrero.

Por lo menos desde el año 2000, cuando por primera vez ganó la presidencia un político de la oposición tras 71 años de gobiernos continuos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el tema migratorio ha sido prioritario en la agenda bilateral de México con Estados Unidos.

El gobierno mexicano, de hecho, ha buscado un acuerdo migratorio con su vecino del norte para intentar que se regularice la situación de sus connacionales. Hasta el momento, sin embargo, no se ha concretado nada.

Y en este Día del Trabajo es cuando notamos que para millones, no hay nada que celebrar.

“Es irónico que se celebre en todas las partes del mundo, no es la solución de los sexenios pasados que se vea a los migrantes como héroes, no hay que cargarles  toda la responsabilidad del desarrollo. Hay que generar las oportunidades para evitar que se vayan”, finaliza Fernández.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad