publicidad

Migración a EU alcanzó nivel m

Migración a EU alcanzó nivel m

Su crecimiento "brusco y acelerado" ya pasó, aseguró Roberto Suro, fundador y director del Pew Hispanic Center.

Expansión económica

CIUDAD DE MÉXICO - Los flujos migratorios de mexicanos a Estados Unidos alcanzaron un nivel máximo, por lo que su crecimiento "brusco y acelerado" ya pasó, aseguró el experto en migración, Roberto Suro, fundador y director del Pew Hispanic Center.

Suro ofreció la conferencia Navegando una marea incierta: el futuro de la inmigración, durante la celebración del Consejo de Administración mundial del BBVA en la capital mexicana, y aseguró que si bien el número absoluto de migrantes en Estados Unidos no va a disminuir, su tasa de crecimiento sí lo hará, como lo demuestran las últimas cifras.

De acuerdo con sus datos, entre 1991 y 2000 los flujos migratorios de mexicanos crecieron en un 57 por ciento, en coincidencia con una de las etapas de expansión económica más importantes en la historia de Estados Unidos.

Por el contrario, en el periodo 2000-2003, cuando Estados Unidos vivió la explosión de la burbuja de internet y la recesión del 2001, la migración de mexicanos se contrajo un 30 por ciento, pero entre 2003 y 2006 volvió a crecer un 47 por ciento.

Estas tendencias demuestran, en su opinión, que las "condiciones estructurales", como la cercanía entre México y Estados Unidos y la enorme diferencia que existe en el ingreso entre uno y otro país, ya no explican la migración cabalmente.

publicidad

A su juicio los elementos "particulares" y "temporales", como los ciclos económicos, el "boom" de la construcción, el tránsito en Estados Unidos de una economía industrial a una de informática y servicios, entre otros, han servido para acelerar y ralentizar la migración en las últimas décadas.

Por esta razón, el académico consideró necesario que se abandone la idea de que la migración se comporta como "una marea o una oleada descontrolada" de personas que siempre va en aumento.

Suro pudo comprobar por ejemplo, que cuando disminuye el desempleo en Estados Unidos, los flujos migratorios aumentan casi en la misma proporción.

Otro síntoma de que la migración puede haber llegado a un máximo es el nivel de las remesas que envían las familias a México, las cuales dejaron de aumentar a tasas del 20 por ciento y en los últimos meses han alcanzado incluso crecimientos negativos.

El Banco de México, por ejemplo, informó el pasado día 4, de que las remesas que los mexicanos residentes en el exterior enviaron a sus familias en el país sumaron 13,605.3 millones de dólares entre enero y julio de 2007, cifra solamente 1.59 por ciento mayor al mismo período del 2006.

De otra parte, Suro señaló que factores estructurales como la tasa de natalidad en México, que pasó de 7.3 hijos por mujer en 1970 a sólo 2.4 en 2000, pueden incluso jugar ahora en contra del aumento desmedido de la migración.

publicidad

Sin embargo, advirtió que apenas ha empezado en los últimos años la migración de mexicanos desde los territorios del sureste del país, los más pobres, de mayoría indígena y con altas tasas de natalidad, por lo que señaló que el futuro de las migraciones hacia Estados Unidos es "incierto".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad