publicidad

México de guerrillas y guerril

México de guerrillas y guerril

Dos hombres desaparecidos son reclamados por el Ejército Popular Revolucionario, pero la autoridad asegura que no los tiene.

¿Dónde están los desaparecidos?

CIUDAD DE MÉXICO - Nadín Reyes ignoraba que su padre es un guerrillero. Se enteró apenas hace un par de semanas, cuando el hombre de 56 años desapareció y poco después leyó en los diarios que el Ejército Popular Revolucionario (EPR) reclamaba al gobierno su paradero, a través de un atentado con explosivos en los gasoductos de la estatal Pemex.

"Mi padre atendía un negocio de abarrotes en la capital. Como cada mes, el pasado 22 de mayo salió de casa rumbo a Oaxaca para visitar a su mamá, pero ya no supimos más de él", recordó desconcertada la profesora de una escuela de preescolar, quien apenas cumplió 22 años.

Desde entonces su familia no ha tenido información sobre su paradero, ni algún tipo de contacto, por lo que intentaron levantar una denuncia penal, "pero las autoridades de la Procuraduría Genera de la República (PGR) se negaron a iniciar una querella, alegando que el caso no les competía".

Investigaciones de activistas de los derechos humanos indican que,  "vinculado con grupos insurgentes", Edmundo Reyes fue aprehendido junto con Gabriel Cruz, uno de los fundadores del EPR, durante un operativo policiaco en aquella convulsionada ciudad del sur del país.

El gobierno ha negado reiteradamente tenerlos detenidos. Por separado, tanto la Fiscalía federal mexicana PGR, como el gobierno de Oaxaca se deslindaron de tenerlos retenidos.

publicidad

"No hemos detenido a nadie que pertenezca a esos grupos armados y no hay nadie oculto", sostuvo a la prensa el controvertido gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz.

Sin embargo, "hay filtraciones de información que evidencian que luego de su aprehensión en Oaxaca, fueron torturados y trasladados en mal estado a la Ciudad de México, donde permanecen recluidos clandestinamente en el Campo Militar número uno", aseguró a Univision.com, Adrián Ramírez, de la Liga Mexicana de Defensa de los Derechos Humanos (LMDDH).

El EPR responsabilizó de los hechos al presidente conservador Felipe Calderón y al gobernador Ruiz, y exigió que sus compañeros fueran presentados con vida.

Ramírez denunció que el "actual gobierno de derecha" ha retomado las estrategias de represión que vivió México, durante los años sesenta y setenta, en la llamada guerra sucia.

En entrevista, recordó que el secretario de Gobernación, Francisco Ramírez, recibió distintas recomendaciones internacionales por violación a los derechos humanos, mientras fue gobernador del occidental estado de Jalisco (2000-2006).

"Estamos viviendo una ola de represión no sólo contra los grupos armados opositores al gobierno, sino además contra los movimientos sociales y las asociaciones de derechos humanos, creando un grave clima de tensión social, que podría incidir en la seguridad del país", comentó.

publicidad

"Palomitas del sur"

La noche del 26 de junio, Alejandro y Emiliana Cerezo recibieron un correo electrónico que hacía referencia a su tío Gabriel Cruz, el otro de los "detenidos-desaparecidos" que reclama el Ejército Popular Revolucionario.

"Como están? ... los tenemos bien cercas (SIC) ... a los de la palma y a tu querida familia, a tu tiíto ...y a su amiguito habladorcito ..., pero a lo mejor ya no hablan, ya se quedan calladitos ... Pobre de tío y zapatito ... cayeron como palomitas del sur".

Según Emiliana, dirigente del Comité de los Hermanos Cerezo, las amenazas provienen del gobierno, quien desde hace años ha venido acosando y amenazando a su familia, en represalia por su activismo a favor de los desaparecidos políticos.

"Nuestros familiares no son guerrilleros, jamás lo han sido, hasta donde yo sé son gente preocupada por ayudar a su comunidad, y nada más", declaró en entrevista telefónica con Univision.com.

En agosto de 2001 sus hermanos Alejandro, Antonio y Héctor fueron culpados por la explosión de unos petardos en instalaciones de una sucursal bancaria del sur de la capital y recluidos en el entonces penal de La Palma, un centro de reclusión de máxima seguridad, por el delito de terrorismo.

EPR, el más peligroso

Para los organismos de seguridad e inteligencia mexicanos, el EPR es el grupo insurgente más peligroso por sus conocimientos en el uso de explosivos. El diario Reforma recientemente informó que la carga empleada en su último atentado del pasado 10 de julio, es similar a las que suele utilizar el separatista español ETA.

publicidad

Según datos de inteligencia, el EPR nació en 1996, en el poblado de Aguas Blancas, Oaxaca, luego de una matanza de un grupo de campesinos opositores al gobierno, emboscados supuestamente por efectivos del Ejército mexicano.

Desde su aparición, la agrupación ha sido vinculada con más de 50 ataques, todos ellos sin víctimas humanas, principalmente en el sur del país; pero nunca había ejecutado acciones de la dimensión de los sabotajes a los ductos de Pemex en las entidades de Guanajuato y Querétaro, ambas gobernadas por el oficialista Partido Acción Nacional, y en Nuevo León, al mando del Partido Revolucionario Institucional.

La situación ha desatado temor entre la población y diferentes sectores han alertado sobre el riesgo de una revuelta armada en el país.

La incoformidad seguirá latente

Pero los analistas Javier Ibarrola y Erubiel Tirado, expertos en Seguridad Nacional, aseguran que la situación no es tan grave como algunos piensan.

"Históricamente ningún grupo armado en México ha puesto realmente en peligro la viabilidad de las instituciones y hoy no parece la excepción", comentó Tirado "aún cuando el ataque con explosivos a instalaciones estratégicas es algo que hasta la fecha no se había visto".

"Los suyos son ataques intermitentes que no tienen posibilidades de llegar a más", explicó, "la guerrilla en México tiene características muy especiales que la hacen distinta de los demás movimientos del hemisferio y con ello menos influyentes".

publicidad

"Su patrimonio y estrategia son muy autóctonas, debido a que jamás han recibido apoyo económico ni logístico de fuera del país, como sucedió en centro y sudamérica, donde la guerrilla fue entrenadas por Corea del Norte, Cuba y Rusia, entre los años treinta y sesenta", recordó.

México apoyó el cambio político en Cuba y eso le valió la simpatía de los países socialistas quienes como acto de buena voluntad se abstuvieron de apoyar a los grupos subversivos que simpatizaban con sus ideas comunistas y revolucionarias.

Debilidades en seguridad

Según Ibarrola, "los recientes actos de sabojate han venido a evidenciar que tenemos un gobierno en pañales en materia de Seguridad Nacional", aseguró el también periodista e investigador.

"Al parecer Calderón está tan ocupado en su cruzada contra el narcotráfico, sus operativos militares y extradiciones, que irresponsablemente ha relegado el seguimiento de la actividad de los grupos subversivos del país", sentenció.

En México, el Centro de Documentación de los Movimientos Armados tiene registrados 43 organizaciones político militares activas, no obstante la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) sólo reconoce cuatro.

"Las demás son ecisiones de los cuatro principales agrupaciones guerrilleras (EPR, ERPI, EZLN y FARP) legatarias de una larga herencia de los movimientos subversivos que han existido en el pasado", recordó Ibarrola.

publicidad

Aún así, "el asunto es que la subversión en México es un problema que no va a terminar", aseguró el sociólogo Rodolfo Cabrera, "mientras en México continúe la desigualdad económica, la discriminación indígena, la miseria en el campo y la represión a los movimientos sociales, la inconformidad de los más pobres seguirá latente".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad