publicidad
Los diputados mexicanos aprobaron ley contra el secuestro que endurece las penas para los criminales.

México aprobó ley antisecuestro con mayores penas

México aprobó ley antisecuestro con mayores penas

El Congreso aprobó una ley nacional contra el secuestro que agrava las penas

Los diputados mexicanos aprobaron ley contra el secuestro que endurece l...
Los diputados mexicanos aprobaron ley contra el secuestro que endurece las penas para los criminales.

hasta 70 años de prisión

MEXICO - El Congreso aprobó una ley nacional contra el secuestro que agrava las penas contra un delito que no ha podido ser contenido en el país, y al que cada vez más recurren grupos del narcotráfico.

La Cámara de Diputados aprobó el jueves con 353 votos a favor, cuatro en contra y ocho abstenciones la llamada Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro, en la cual se eleva desde 50 hasta 70 años de prisión la pena máxima que podría recibir un plagiario.

Avalada meses antes por el Senado, la norma será enviada al presidente Felipe Calderón para su promulgación.

Los legisladores modificaron la propuesta original de Calderón enviada en febrero y con la pretendía imponer prisión vitalicia a los secuestradores.

publicidad

Reparación del daño

Con la nueva ley, se crea un Fondo para la Atención de Víctimas del Secuestro y establece que la sentencia a un secuestrador debe incluir la reparación del daño a favor de quien haya padecido el plagio.

El fondo incluirá recursos de bienes decomisados a los criminales y permitirá sufragar atención médica y psicológica de víctimas del delito y protección a menores.

La norma estipula como pena mínima de 100 a 350 jornadas de trabajo a favor de la comunidad para aquellos que simulen algún secuestro.

El castigo mayor es prisión de 40 hasta 70 años para el secuestrador que asesine a su víctima.

La actual legislación, que en algunos estados fijaba condenas de hasta 50 años de cárcel, no consideraba penas para un secuestrador que mutilara o asesinara a su víctima, casos en los cuales se juzgaba por separado como homicidio.

La ley aprobada por el Congreso -que pasará a sanción presidencial- también castiga la participación de un policía o de una persona de confianza del rehén, y crea un fondo para resarcir el daño a las víctimas de secuestros.

La indignación hacia los secuestros en México resurgió con fuerza desde 2008, cuando dos menores fueron plagiados en la capital del país y provocó que diversas organizaciones civiles se unieran y realizaran diversas protestas para demandar mejores respuestas de las autoridades al combate de ese delito.

publicidad

A raíz de las protestas, el gobierno federal y los estatales firmaron a mediados de 2008 un acuerdo por la seguridad en la que se comprometían a reforzar las medidas contra el secuestro.

En momentos que México padece una violencia constante de los carteles de las drogas, las autoridades también han detectado que los grupos del narcotráfico han extendido sus actividades criminales al plagio y la extorsión.

La presidenta de la Asociación Alto al Secuestro, Miranda de Wallace, cuyo hijo fue secuestrado y asesinado, explicó que hasta ahora cada uno de los 32 estados de México tenían legislaciones distintas para el secuestro que involucrara asesinato.

En la mayoría de los estados las penas llegaba hasta un máximo de 50 años.

Con la ley se llenan varias lagunas legislativas que había en cuanto al secuestro en México, donde el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública ha documentado unos 5,300 secuestros en los últimos cuatro años, y muchas de esas víctimas fueron asesinadas a pesar del pago del rescate.

La ley también contempla atenuantes cuando el plagiario no mate a la víctima y agravantes cuando entre los secuestradores haya miembros de instituciones públicas como la policía.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad