publicidad

Mexicanos detenidos en Malasia concluyeron sus declaraciones

Mexicanos detenidos en Malasia concluyeron sus declaraciones

Los tres hermanos detenidos por un presunto delito de narco en Malasia concluyeron sus testificaciones en el juicio en el que se enfrentan al ahorcamiento.

Habrá audiencia hasta el 26 de marzo

BANGKOK -  Los tres hermanos mexicanos detenidos por un presunto delito de narcotráfico en Malasia concluyeron sus testificaciones en el juicio en el que se enfrentan a la pena capital por ahorcamiento, informaron fuentes de la defensa.

El mediano del trío, José Regino González Villarreal, de 36 años, comenzó su testimonio en el Alto Tribunal de Kuala Lumpur en la vista del miércoles y cerraron el proceso este jueves sus hermanos Luis Alfonso, de 47 años, y Simón, de 33.

Fuentes de la defensa informaron a Efe de que con las declaraciones de los cinco imputados -los tres mexicanos, un malasio y un singapurés- la defensa ha concluido la presentación de su causa y que el juez Mohamed Zawawi levantó la vista hasta el próximo 26 de marzo, cuando escuchará los argumentos finales.

La defensa de los mexicanos argumentó que un tercio del decomiso de la droga que supuestamente los mexicanos estaban fabricando, desapareció después, por lo que hablan de una alteración de las pruebas.

"El factor clave es que fueron arrestados fuera de esos locales, por lo que no fueron detenidos procesando las drogas. No hay pruebas de esto. Deben explicar porqué algunas de sus pertenencias fueron halladas en las instalaciones, por lo que han venido a rendir testimonio", aseguró Foong Kit Son, abogado.

Se acerca el final del juicio

publicidad

Mohamed Zawawi es un magistrado con fama de inflexible y al que apodan el "Juez Soga" por las más de 100 sentencias a muerte que ha pronunciado en casos de narcotráfico.

La intervención de los imputados comenzó con el singapurés Lim Hung Wang, a quien le siguió el malasio Lee Boon Siah y por último los González Villarreal.

Los tres hermanos han explicado en sus testimonios cómo llegaron a Malasia y que, mientras esperaban un trabajo en Singapur, aceptaron una oferta para limpiar la basura de una nave industrial en Joho Baru, ciudad portuaria del sur Malasia, cuando fueron detenidos durante una redada policial en 2008.

Lim Hung Wang declaró en su turno que había sido contratado para limpiar la nave por "unos singapureses".

Según la versión de la Policía, los acusados se encontraban en la fábrica en la que hallaron instrumentos de laboratorio y cerca de 29 kilogramos de metanfetamina, aunque un tercio desapareció bajo custodia policial.

El abogado Kitson Foong, que defiende a los mexicanos, mantiene que la desaparición de parte de lo decomisado supone una "manipulación de las pruebas" y "vulnera" los derechos fundamentales de sus clientes.

Con ese argumento, el letrado solicitó en 2011 al Tribunal Federal, la máxima autoridad judicial, que anulara el juicio, pero la petición fue desestimada el pasado diciembre.

publicidad

Esperan contacto con sus familiares

Si al final, los tres hermanos mexicanos son condenados, podrán recurrir la sentencia ante el Tribunal de Apelaciones y luego, en última instancia, ante el Tribunal Federal.

La legislación penal de Malasia contempla la pena capital para toda persona declarada culpable de haber estado en posesión de más de 15 gramos de cualquier droga de las consideradas duras o de 200 gramos de las calificadas como blandas.

Los González Villarreal no se han quejado del trato que reciben en la prisión malasia, aunque a veces padecen problemas gastrointestinales por la comida y el menor está enfermo de tuberculosis.

Los tres hermanos provienen de una familia humilde y se dedicaban a la fabricación y venta de ladrillos en el estado de Sinaloa, en el noroeste de México y base de uno de los cárteles de la droga más poderosos del mundo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad