publicidad
Al filo de las 16:35 horas locales, la denominada “Marcha por la Paz, la Dignidad y Justicia” que encabeza el poeta y escritor Javier Sicilia, arribó a Ciudad Universitaria.

'Marcha por la Paz', en última parada antes de partir al Zócalo

'Marcha por la Paz', en última parada antes de partir al Zócalo

Al filo de las 16:35 horas locales, la denominada “Marcha por la Paz, la Dignidad y Justicia” que encabeza el poeta y escritor Javier Sicilia, arribó a Ciudad Universitaria.

Al filo de las 16:35 horas locales, la denominada “Marcha por la Paz, la...
Al filo de las 16:35 horas locales, la denominada “Marcha por la Paz, la Dignidad y Justicia” que encabeza el poeta y escritor Javier Sicilia, arribó a Ciudad Universitaria.

El domingo hacia el Zócalo

MÉXICO - Al filo de las 16:35 horas locales, la denominada “Marcha por la Paz, la Dignidad y Justicia” que encabeza el poeta y escritor Javier Sicilia, arribó a Ciudad Universitaria.

Reportes de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) tuvo que realizar cortes parciales a la circulación vehicular durante de la manifestación que hasta el momento, se ha desarrollado sin ninguna clase de incidente.

La SSPDF confirmó que los contingentes permanecerán durante el resto de la tarde en Ciudad Universitaria donde se desarrollarán distintas actividades, y será hasta mañana cuando reanuden su movilización con destino a la Plaza de la Constitución en el Centro Histórico.

publicidad

Durante la madrugada del domingo la policía capitalina dará luz verde a su operativo especial de vigilancia y vialidad a cargo de tres mil uniformados con motivo de esta movilización.

Cabe señalar por otro lado que concluyó sin contratiempos en el Monumento a la Revolución, la movilización que se realizó esta tarde en la zona centro de la ciudad, con motivo de XI Marcha del Día Mundial por la Liberación de la Marihuana. Participaron en este acto cerca de 750 personas.

La Ciudad Universitaria los recibió

La zona conocida como “las islas” en Ciudad Universitaria se estableció como el sitio para recibir a la Marcha por la Paz, la Dignidad y Justicia.

Miembros de la máxima casa de estudios mexicana prepararon una gran cantidad de agua, fruta, emparedados, jugos, servilletas, papel sanitario y diversos alimentos e implementos más.

Asimismo se instalaron los servicios médicos, los cuales son atendidos por estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Los estacionamientos quedaron llenos y cientos de automóviles se han aparcado en las áreas aledañas.

La ruta está definida

La SSPDF detalló la ruta de la marcha para el domingo. La dependencia indicó que será entre las 7:00 y las 8:30 horas del domingo cuando los contingentes reunidos en el Centro Cultural Universitario se reagrupen para incorporarse nuevamente a la avenida de los Insurgentes sur, e iniciar la caminata con dirección al norte.

publicidad

Desde las primeras horas del domingo iniciará el despliegue del operativo especial de vigilancia y vialidad con tres mil uniformados, de los cuales 400 serán del área de tránsito con la finalidad de que se implementen los cortes viales que se requieran.

El silencio se convirtió en un grito de justicia

Javier Sicilia, padre de un joven asesinado junto a otras seis personas en marzo, ha logrado prender la mecha de un movimiento al que se han ido sumando ciudadanos de todo el país hartos de la violencia provocada por la lucha antidrogas en México.

Sicilia, de 55 años, se encontraba el 27 de marzo en Filipinas cuando lo sorprendió la noticia del crimen de su hijo Juan Francisco y sus acompañantes, cuyos cadáveres aparecieron con signos de tortura y asfixia en un automóvil en una carretera cerca de Cuernavaca, a 90 kilómetros de la capital.

Unos días después desde esa ciudad, un centro de descanso para los capitalinos y albergue de artistas e intelectuales, Sicilia leyó su último poema y se impuso un silencio literario que dijo sólo romperá cuando la situación de violencia cambie en México.

"El mundo ya no es digno de la palabra/ Nos la ahogaron adentro/ Como te asfixiaron, como te desgarraron a ti los pulmones/ Y el dolor no se me aparta", señala ese conmovedor texto escrito como mensaje póstumo a su hijo.

El 6 de abril, el escritor logró la más grande movilización que haya vivido Cuernavaca, que se replicó en otras 38 ciudades, para pedir a los delincuentes cesar la violencia y al gobierno cambiar su estrategia de militarizar la lucha antidroga, a la que se atribuyen, desde diciembre de 2006, unos 37 mil muertos.

publicidad

Sicilia emplazó al gobierno a aclarar el múltiple homicidio que el gobierno atribuyó a un grupo del poco nombrado cartel del Pacífico Sur.

Tras plantar un campamento durante una semana, anunció la nueva movilización para este fin de semana que denomina 'Marcha del Silencio'.

Los que se le unieron

A su convocatoria se sumaron grupos muy diversos: víctimas de crímenes en Ciudad Juárez (norte), la más violenta de México; activistas por la defensa de los migrantes e incluso el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), una guerrilla que sigue alzada en armas, aunque inactiva, en Chiapas (sureste).

La marcha de Cuernavaca partió el jueves y concluirá el domingo en el Zócalo, principal plaza de la capital del país.

Antes del crimen, Sicilia se dedicaba a escribir poemas y artículos periodísticos, ensayos, guiones de cine y televisión y dirigir talleres literarios.

Amante de la música de Bob Dylan y formado en un bachillerato de misioneros católicos, Sicilia se considera profundamente religioso. Desde joven estuvo comprometido con causas sociales y en especial con las comunidades eclesiásticas de base promovidas por la teología de la liberación.

Si bien su trabajo literario era conocido por un reducido círculo intelectual, sus trabajos periodísticos en el diario de izquierda La Jornada y la revista Proceso lograron más suceso.

publicidad

En 1995 su entrevista con el abad de la basílica de Guadalupe levantó polémica pues el religioso --responsable del mayor templo católico del continente--, expresó dudas sobre la aparición de la virgen a un indígena hace cinco siglos, que para muchos mexicanos es una creencia indiscutible.

Un año antes, Sicilia comenzó sus frecuentes viajes a Chiapas para apoyar las reivindicaciones a favor de los indígenas del entonces flamante EZLN, con cuyo subcomandante Marcos mantuvo estrecho vínculo.

"El dolor y la rabia de Javier se hacen eco que reverbera en nuestras montañas", escribió Marcos la semana pasada desde Chiapas, para apoyar su convocatoria.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad