publicidad
Rosa del Carmen Verduzco, mejor conocida como Mamá Rosa

Mamá Rosa cuenta con más de 15 propiedades a su nombre en Michoacán

Mamá Rosa cuenta con más de 15 propiedades a su nombre en Michoacán

Posee departamentos, casas habitación, un desayunador para personas sin recursos y dos asilos de ancianos.

Rosa del Carmen Verduzco, mejor conocida como Mamá Rosa
Rosa del Carmen Verduzco, mejor conocida como Mamá Rosa

Rosa del Carmen Verduzco, mejor conocida como Mamá Rosa, aparece en 20 entradas del Registro Público de la Propiedad de Zamora, que incluye todos los municipios de Michoacán a excepción de Uruapan, informaron funcionarios.

publicidad

De acuerdo con una investigación realizada por el portal Animal Político, varias de estas propiedades fueron heredadas y, con la renta de ellos, Mamá Rosa fue comprando otros terrenos.

Incluso personas cercanas a la directora del albergue "La Gran Familia", aseguran que un rancho de 270 hectáreas fue un regalo para ella, pero fue invadido y hasta ahora no ha podido recuperarlo.

Exclusiva, Mamá Rosa se defiende de las acusaciones de maltrato a los niños en su albergue Univision

Entre sus propiedades, marcadas en el registro con la dirección incompleta, se identificaron departamentos de renta, casas habitación, un desayunador para personas sin recursos y dos asilos de ancianos, uno de ellos inoperativo que curiosamente llevaba el nombre de Cito, apelativo con el que en el internado se referían a Enrique Hernández, uno de los señalados como presunto violador y abusador sexual.

Ella les llevaba víveres

El asilo en operación "Albergue Mixto para Personas de la Tercera Edad" alberga a 9 adultos mayores y se encuentra abierto desde hace 12 años, algunos de los internos agradecen a Mamá Rosa, pese a que las condiciones de salubridad del lugar dejan mucho que desear.

El lugar, ubicado en una planta baja cuenta con un dormitorio, una sala, una cocina, un baño colectivo y un patio.  

Mamá Rosa divide opiniones sobre su manejo del orfanato ‘La Gran Familia’ Univision

Los víveres brillan por su ausencia. El refrigerador ni siquiera funciona dado que no tienen comida para almacenar. Las estanterías están vacías. Cada quién tiene algunas reservas -café, frijol, azúcar- que consigue por sus métodos, saliendo a trabajar en tanto su cuerpo se lo permita, reciclar basura o de donaciones.

En los otros dos pisos del edificio hay departamentos que renta Verduzco. Ella les traía de repente víveres, colchonetas o enseres pero no había una fecha de entrega regular.

Hace unos meses falleció uno y Verduzco se encargó del funeral. También tienen un acuerdo con el Seguro Social para atenderlos si lo necesitan. Ahora no saben que pasará con ellos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad