publicidad

Mamá de joven estadounidense desaparecido en Cocula pide ayuda a Obama

Mamá de joven estadounidense desaparecido en Cocula pide ayuda a Obama

Su hijo, nacido en EEUU, es uno de los jóvenes que fueron secuestrados el 1 de julio de 2013 en Cocula.

Familiares con hijos secuestrados sufren en silencio /Univision

“Le quiero pedir ayuda a Obama para encontrar a mi hijo”. Esa la súplica de la madre de una de las víctimas de un secuestro masivo en Cocula, un caso ocurrido en 2013 pero que acaba de salir a la luz.

Maura Varela es la madre de Víctor Albarrán, el joven por el que pide ayuda a Barack Obama. Este estudiante nació en San Bernardino, California, en 1998, cuando sus padres vivían aquí.

La familia regresó a México cuando Víctor tenía apenas seis meses de vida. El año pasado, con sólo 15 años fue secuestrado en Cocula, Guerrero, por hombres encapuchados. Ocurrió el 1 de julio del año pasado. Y nunca más se supo de él.

Hoy, Maura habla con Univision Noticias y cuenta su historia.

Esa madrugada a Víctor lo levantaron junto con otros 16 muchachos. Un comando armado y encapuchado entró a Cocula y se llevó a 17 muchachos aleatoriamente, luego de irrumpir en varias viviendas. Cocula es una región vecina a Iguala, donde este año desaparecieron 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

Maura revive la pesadilla y cuenta que Víctor tenía dos días de haber salido de la secundaria cuando se lo llevaron.

“El nació allá, nos lo trajimos de seis meses. Pero se quería regresar a Estados Unidos para estudiar la prepa, decía que se quería ir para allá con mi otra hija. Yo le dije que estaba muy chico”, relató Varela en noviembre a las cámaras del Noticiero Univision.

publicidad

La madrugada del 1 de julio de 2013 la familia Varela fue atacada. Desde un día antes se habían oído rumores de que hombres armados recorrían el centro de Cocula. Eran las 5:45 de la madrugada cuando comenzaron a escucharse detonaciones.

“Mis hijos y nietos estaban dormidos, nos paramos a buscarlos y nos metimos en el sótano. Pero mi hijo Víctor no estaba. Cuando salimos a buscarlo ya era demasiado tarde. Había tres hombres encapuchados en el pasillo, nos apuntaban con sus armas”, relató nerviosa Varela.

Los hombres les pidieron que se tiraran al suelo y a su hijo lo metieron a un cuarto para buscar su celular, lo golpearon y le preguntaban por otro de sus hermanos.

“Cuando sacaron a mi hijo había más jóvenes, uno de los hombres dijo que no se lo llevaran a él, pero yo creo que otro de más mando dijo que si no se lo iban a llevar lo mataran. Yo pensé que lo habían matado porque escuché un disparo, pero luego vimos que salieron las camionetas y ya llevaban más gente atrás”, añadió.

Varela recordó que los encapuchados estuvieron hasta las 7 de la mañana en el centro de Cocula y nadie hizo nada. El ejército llegó hasta las 10 de la mañana, aseguró Maura.

Esta madre cuenta que, teniendo una hija en EEUU, se comunicaron con ella para avisarle de lo sucedido y ella denunció los hechos ante las autoridades estadounidenses.

publicidad

“El de la embajada de EEUU contactó a uno de mis hijos, hicieron una cita y le dijo que tenían que rendir declaración ante la Procuraduría General de Justicia (PGR) pero los de la PGR querían que les dijéramos quiénes habían sido”, añadió Varela.

Hasta ahora nadie los ha contactado para informarles adelantos en la investigación.

Los sucesos del 1 de julio de 2013 han sido confirmados por la fiscalía de la región de Guerrero y el gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, dijo también estar enterado de los sucesos.

También trascendió la semana del 26 de noviembre una supuesta denuncia de otro caso de secuestro masivo en Cocula este año, reportada por la televisora France 24. Sin embargo hasta ahora dicha información no ha podido ser corroborada por ninguna autoridad.

A raíz del caso de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, Varela dice que ahora se sienten un poquito más tranquilos ya que hay más seguridad en Cocula.

“No nada más es mi hijo, hay muchos desaparecidos, hay padres, hijos, hermanos, muchas familias están en la misma situación que nosotros”, añadió.

Hasta ahora la fiscalía mexicana se ha limitado a informar que entre los primeros 28 cadáveres hallados en fosas de Guerrero no hay ninguno de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, ni tampoco entre esos cuerpos se encontraban los restos de Víctor, según una notificación que Maura dijo haber recibido de la embajada estadounidense.

publicidad

Sin pistas de Víctor, su madre pide al gobierno mexicano que no sólo busque a los estudiantes de Ayotzinapa, sino también a los demás desaparecidos para poder saber qué fue de su hijo.

“Si está muerto, igualmente quiero saber porque siento que uno no puede vivir así, con esa angustia siempre y por eso le pido ayuda al presidente de Estados Unidos”, implora.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad