publicidad

Los momentos más emotivos de la despedida a Chespirito

Los momentos más emotivos de la despedida a Chespirito

Cientos de niños vistieron como su ídolo, algunos soltaron palomas e hicieron llorar a Florinda Meza.

Niños, adultos y ancianos, algunos ataviados como El Chavo del Ocho y El Chapulín Colorado, apartaron este día para rendirle tributo a su ídolo: Roberto Gómez Bolaños.

Eran las 11:30 de la mañana cuando las puertas de Televisa se abrieron. De ellas salió un automóvil con una plataforma que llevaba el féretro del comediante mexicano. Iba escoltado por dos figuras reconocidas en toda América Latina, eran dos estatuas de bronce con las figuras del Chapulín Colorado y el Chavo del Ocho. Los aplausos de los que se habían reunido a lo largo del Periférico de la ciudad de México no paraban. Algunos no dudaron en subirse a los puentes peatonales para decir adiós o pitar varias veces con su claxon desde su automóvil.

publicidad

Por la televisión se pudo ver que en el cortejo fúnebre iba Florinda Meza junto con Paulina, hija de Gómez Bolaños. Ambas estaban conmovidas por la multitud que les abría paso.

La familia de Gómez Bolaños llegó junto con el féretro del comediante al Estadio Azteca pasado el medio día. Hijos, nietos y amigos descendieron de un auto blanco. Algunos de ellos portaban playeras del Chapulín Colorado.

Cuando Florinda Meza vio salir el féretro por una de las puertas del Estadio hacia el campo, pudo verse cómo decía entre dientes: "Mi amor, mi amor". Mientras tanto la gente se levantaba de sus asientos, gritaba y aplaudía.

Los familiares de Chespirito fueron los primeros en colocar flores blancas a manera de ofrenda, muy cerca de su ataúd. Enseguida la multitud comenzó a formarse para bajar a la cancha y dejar una flor blanca en tributo al actor.

Iniciada la misa, Monseñor Diego Monroy Ponce dijo: "Nuestro hermano Roberto Gómez Bolaños no está muerto, él vive para siempre", causando el aplauso de los asistentes.

Cuando terminó la ceremonia religiosa un centenar de niños vestidos de Chapulines Colorados y Chavos del Ocho entraron al campo del estadio portando cajas blancas. Se trataba de un coro que al final de su canto soltó palomas blancas.

Este fue el primer momento en que se ve cómo Florinda Meza se quebró al ver el vuelo de las palomas. Enseguida sonó la canción de Las Golondrinas a cargo de un grupo de mariachis. Fue ahí donde la esposa de Gómez Bolaños no pudo más y soltó en llanto.

publicidad

Seis hombres cargaron el féretro de Gómez Bolaños para dar una vuelta alrededor del campo del Estadio Azteca. Enseguida los niños del coro corrieron detrás del recorrido para despedir a Chespirito.

Florinda Meza tomó una paloma que no pudo volar entre sus manos para llevarla a una zona donde había más aves que no emprendieron el vuelo. Durante varios caóticos minutos, Florinda Meza pidió con desesperación al público que dejara espacio para las palomas. Incluso se le vio molesta porque algunos camarógrafos hacían tumulto para grabar la escena mientras ella pedía que se retiraran.

El féretro con los restos del comediante, escritor y guionista partió poco después de las 16:00 horas nuevamente hacia las instalaciones de la cadena Televisa, donde permanecerá hasta mañana que sea llevado al panteón Francés.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad