publicidad

Los estudiantes desaparecidos 'están muertos', dice el padre Alejandro Solalinde

Los estudiantes desaparecidos 'están muertos', dice el padre Alejandro Solalinde

El sacerdote Alejandro Solalinde afirmó que testigos directos de los hechos le dijeron lo que en verdad pasó.

Alejandro Solalinde platicó con testigos directos del caso Iguala Univision

“Ojalá me demostraran que soy un mentiroso, que los 43 normalistas (estudiantes de la escuela Normal Rural de Ayotzinapa desaparecidos) están vivos, pero sé de una fuente confiable que no es así”. Así lo afirmó el sacerdote mexicano y defensor de los derechos humanos Alejandro Solalinde.

Solalinde asegura que recibió el testimonio de dos personas el domingo pasado, y uno más el martes, los tres encaminados a que los 43 jóvenes desaparecidos en Iguala, Guerrero, desde el pasado 26 de septiembre, están muertos.

Al ser interrogado de si hablaba de todos o de una parte de  y si conocía el lugar en el que fueron asesinados, Solalinde señaló que no lo sabía porque "la información está fragmentada".

La oscura vida del alcalde de Iguala Univision

Hay testigos, pero tienen miedo

“El martes me buscaron otras personas, acerca de jóvenes que habían sido testigos del primero y del segundo ataque. Como vieron que algunos jóvenes estaban heridos, otros cayeron también. A los que cayeron se los llevaron agentes del Estado, quienes los balearon, los atacaron como si fueran un ejército y no estudiantes pobres de una normal rural”, citó el medio al director del albergue para migrantes “Hermanos en el camino”.

En una entrevista con el diario El Universal, Solalinde dijo que duda que el gobierno de la sureña entidad mexicana de Guerrero le dé al caso la importancia que merece, además de que sostuvo que éste se está manipulando con fines electorales y políticos. “Confío en la Policía Comunitaria, ellos saben muchas cosas y están descubriendo más y más; tengo la esperanza de que ellos los encontrarán”.

publicidad

“Lo primero que supe es que hay testigos, pero tienen miedo de hablar, son testigos de los mismos policías. Siempre hay alguien que tiene conciencia, pero si hablan temen que los vayan a matar”, dijo el párroco.

"La persona que me lo dijo está muy impactada y con mucho miedo, sí le pregunté por qué no lo denunciaba, y me dijo: pero a quién si son juez y parte, no puedo ir a decir sabiendo que me van a matar", añadió el defensor de los derechos de los migrantes.

"Hay gente que sabe mucho de ahí mismo (...), saben muchas cosas, están aterrados, tal vez después sí lo van a hacer, yo creo que eso no tarda mucho", agregó.

El sacerdote católico además manifestó su confianza en los nueve forenses argentinos que colaboran en la identificación de los cuerpos que han sido hallados en las fosas clandestinas, pero “tampoco pueden hacer milagros, ya que varios de los cuerpos están incinerados y ello dificulta aún más el trabajo”.

Por la información que posee, que por cierto atribuye a fuentes muy confiables, Solalinde no descarta ser citado a declarar a la  Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía general). Ante ello, afirmó que “iría con mucho gusto y desde ahorita yo le invito al gobierno a que me demuestre que estoy mintiendo”, cita por su parte la web El Informador.

La indignación, solidaridad y el misterio conviven en Iguala Univision

Además indicó que desconoce si los jóvenes podrían estar en alguna de las fosas que la PGR y la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG) han encontrado en Iguala.

Debido al manejo que se le ha dado a la desaparición de los estudiantes, Solalinde descartó que aún se encuentren con vida.

"Si los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa estuvieran vivos ¿ustedes creen que dejarían pasar y crecer todo este problema, sabiendo la reacción nacional e internacional que tenemos? Esa es la mejor prueba de que ellos no viven", indicó.

De acuerdo a lo que publica la versión digital del periódico mexicano La Jornada, el sacerdote afirma que la desaparición de estos jóvenes fue obra de funcionarios públicos, y no se trató de ninguna acción del crimen organizado, como se ha dicho en los últimos días.

publicidad

"¿Qué es menos penoso para el sistema?, ¿decir que están calcinados con todo lo que implicó eso?, o decir que están desaparecidos y que no saben lo que les pasó, porque es menos impactante decir lo segundo, y además menos comprometedor, pero es más doloroso para los familiares tenerlos con la esperanza. El gobierno sabe muchas cosas, si está reteniendo la verdad es su responsabilidad, hay que decirlo, este manejo ya se contaminó y su manejo no es de justicia, es político", sentenció.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad