publicidad
Profesores de Ayotzinapa queman material electoral para boicotear las elecciones. 

La violencia, el primer actor de las elecciones legislativas de México

La violencia, el primer actor de las elecciones legislativas de México

Esta campaña electoral se ha caracterizado por el recrudecimiento de las ejecuciones, advertencias y agresiones directas contra funcionarios o aspirantes

Profesores de Ayotzinapa queman material electoral para boicotear las el...
Profesores de Ayotzinapa queman material electoral para boicotear las elecciones. 

Luz Adriana Santacruz Carrillo, @luza_santacruz 

publicidad

Ciudad de México

Miguel Ángel Munguía, candidato a diputado federal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), estaba en su casa de campaña, en el Valle de Chalco, Estado de México, cuando un grupo de hombres armados llegaron al lugar y le dispararon. Herido en el tórax, fue llevado de emergencia al hospital Fernando Quiroz, del Instituto de Salud del Estado de México, a donde llegó sin signos vitales. Fue declarado muerto en su ingreso.

Su asesinato se suma a los casos de violencia que han empañado el proceso electoral legislativo en México, que hasta el momento registra al menos ocho aspirantes muertos y más de 43 agresiones, según un estudio de la vicepresidente de la directiva de la Cámara de Diputados, Lizbeth Rosas Montero.

Lea: Los datos claves de las elecciones mexicanas del 7 de junio

El Partido Acción Nacional (PAN), el  Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el PRD son los más golpeados por los ataques, reveló el informe.  Las cifras de la prensa no son alejadas: señalan más de 70 embates contra los políticos en solamente este periodo.

De cara al proceso del próximo 7 de junio, en donde más de 83 millones de mexicanos están convocados a las urnas para elegir a 1,996 funcionarios, incluidos 500 diputados federales y los gobernadores de nueve estados, esta campaña se ha caracterizado por el recrudecimiento de las ejecuciones, advertencias y agresiones directas contra funcionarios o aspirantes.

publicidad

Nexos con el narco

Los ataques con armas de fuego, los daños a la propiedad privada y las amenazas de muerte han provocado que varios políticos declinen sus candidaturas y que otros hayan suspendido sus actos de campaña. Valentina Rosendo, aspirante de Morena a la alcaldía de Acatepec, y Jorge Granados, edil de Huetamo, ambos en del estado de Guerrero, son el ejemplo.

“Es muy lamentable que los niveles de inseguridad y en este caso de criminalidad se dirijan también a gentes que pretenden ocupar un cargo de representación popular. Esto es muy serio, no es la primera vez que sucede pero ahora vemos que es mucho más constante”, dijo a UnivisionNoticias.com Valentín González, candidato de alcalde a Nezahualcóyotl por parte de Movimiento Ciudadano.

Lea también: Asesinan a candidato a diputado federal en el Estado de México 

En la mayoría de los casos, el modo de los ataques alude al usado por los grupos de narcotraficantes y del crimen organizado, que pelean las rutas para el paso de las drogas hacia Estados Unidos.

“Están conectados con conflictos con el narcotráfico. Unos candidatos porque seguramente no se plegaron a sus caprichos y una forma de castigo es la eliminación del oponente. La otra es que no les gustó la candidatura porque estaban vinculados con otros grupos.  Es  una forma de contrarrestar la influencia de los grupos contrarios, eliminando a los candidatos”, comentó José Fernández Santillán, politólogo del Tecnológico de Monterrey, a UnivisionNoticias.com.

publicidad

En peligro de ebullición

Diversos analistas coinciden en que la delincuencia organizada usa a las alcaldías en México para extorsionar a la población, mantener el control económico y pasar o vender droga.  Un nuevo mapa del  narcotráfico ha reposicionado las actividades de grupos  como Los Caballeros Templarios, Los Zetas y el cártel Jalisco Nueva Generación. Con sus rivalidades han puesto en jaque el trabajo de los candidatos y las autoridades.

Candidatos asesinados en México Univision

“El narco no respeta colores, partidistas, le interesa  controlar mercados, rutas e influencias en el medio político.  Si no se cumplen los caprichos en seguir controlando  municipios, entonces amenazan, secuestran o asesinan”, dijo Fernández Santillán.

Lea también: Zonas de riesgo en México ante los comicios del 7 de junio

Tamaulipas, Guerrero, Michoacán y Jalisco son las entidades que el Instituto Nacional Electoral (INE) ha ubicado como las más violentas del país en este proceso electoral. 

“Las peores circunstancias”

Según Lorenzo Córdova, presidente de esta institución, se están preparando para enfrentar las peores circunstancias durante la jornada electoral y por eso implementarán operativos especiales de vigilancia en estas zonas consideradas como focos rojos.

publicidad

“Estamos previendo, preparándonos para afrontar las peores circunstancias con un límite que es absolutamente racional que es la seguridad de funcionarios y de votantes”, dijo Córdova ante la prensa.

La semana pasada, el asesinato de Israel Hernández Fabela, quien trabajaba para Aída Beltrán, candidata a diputada en el DF, conmocionó al país. El coordinador de campaña por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) murió después de que un grupo de hombres armados atacara su casa de campaña. Él permanecía en el interior de un vehículo cuando fue alcanzado por los impactos de las balas.

Salvador Méndez, coordinador  y regidor de campaña de Lorenzo Rivera Sosa, quien pelea por una diputación federal en Puebla, murió también  baleado.  A finales de mayo, Luis Manuel Lara Muñoz,  exdirigente del PRI, fue asesinado por un comando armado en Veracruz.  La misma fecha pero en  Oaxaca, Jehová de la Cruz,  militante del Partido del Trabajo (PT), fue atacado a balazos en la ciudad de Juchitlán de Zaragoza. Tampoco sobrevivió.

Pero la violencia hacia la política no es de género. Aidé Nava González, precandidata del PRD, para la alcaldía de Ahuacuotzingo,  Guerrero, fue secuestrada justo a un mes de que arrancaran las campañas, en marzo pasado. Al menos seis hombres se la llevaron a la fuerza cuando participaba en  una de sus reuniones de precampaña con pobladores de una comunidad cercana a la cabecera del municipio.

publicidad

Su cuerpo fue encontrado cinco días después con marcas de tortura, disparos y con la cabeza desprendida. Al lado del cadáver, una advertencia: “Esto le va a para a todos los putos políticos que no se quieran alinear y putos chaqueteros Atte. Puro Rojo ZNS”.

Lea tambiénSellan frontera entre Michoacán y Jalisco tras muerte de candidato

A este exceso de violencia, se suma el caso de Héctor López Cruz, quien recibió seis balazos cuando llegaba a su casa después de terminar un acto de campaña. Era candidato a regidor del PRI en el municipio tabasqueño de Huimanguillo.

Enrique Hernández Salcedo, exlíder de un grupo de autodefensas y candidato a la alcaldía de Yurécaro, en Michoacán por el izquierdista Movimiento Regeneración Nacional  (Morena), fue atacado por sicarios cuando pronunciaba un discurso ante pobladores en el centro de la entidad, un municipio colindante con el estado de Jalisco.

Hasta el 21 de mayo, 20 candidatos a diversos cargos de elección popular habían solicitado a la Secretaría de Gobernación (Segob) que se les proporcionara seguridad para realizar sus actos de campaña. Aunque todos ellos fueron respaldados por la institución, para el titular de la dependencia, Miguel Ángel Osorio Chong, estos casos no son representativos de la actual campaña electoral.

Violento proceso electoral en México Univision

 “Nuestro país no está en llamas, no está incendiado. Tenemos casos aislados que lamentamos profundamente y estamos trabajando para que eso no suceda”, declaró en  una conferencia de prensa.

Sin embargo, los históricos contradicen a Osorio Chong. Desde el 2008, 24 candidatos políticos han sido asesinados, la mayoría de ellos en Guerrero y nueve secuestrados durante el período previo a las elecciones en México, según  la consultora Integralia.

Nuevos métodos

Ahora una nueva modalidad surge entre los cárteles: en el pasado  sólo atacaban a sus rivales, ahora se meten con toda la población. Eso ocurrió el  22 de mayo cuando se produjo un enfrentamiento en el municipio de Tanhuato, Michoacán en el que murieron más de 40 personas.

publicidad

El tiroteo ocurrió cuando hombres armados atacaron un convoy de seguridad.  Aunque las autoridades aclararon que la mayoría de los muertos eran presuntos criminales, las cifras han generado muchas dudas respecto a la baja de civiles y de autoridades.

“Hay una convulsión en el  país. Se debe poner un límite. El país no se nos puede ir de las manos. En número de muertos es la campaña más violenta que se ha vivido”, sostuvo Manuel González Navarro, experto en psicología  política de la Universidad Autónoma de México (UAM).

El costo de la violencia

Aparte de las vidas, esta ola de violencia tiene otras consecuencias. Los analistas internacionales coinciden en que deprime en gran medida la participación electoral y que entonces pronto será el abstencionismo quien gane las contiendas: por  un lado, aseguran, porque se han convertido en un riesgo por ser parte activa de una campaña electoral, y por el otro lado, porque existe siempre el temor de agresiones durante las votaciones.

“Lo que está en jaque es la democracia mexicana. Esa es la fotografía, ¿estamos ganando terreno las personas que queremos vivir en paz o la están ganando los criminales? Al final de este periodo debemos de ver qué está sucediendo en el país. No se puede permitir una sola muerte, no se pueden tolerar estos hechos de violencia, no podemos permitir que siga avanzando”, explicó Fernández Santillán.

publicidad

Para los expertos, aunque se han acrecentado los ataques contra los funcionarios, la violencia general no es algo nuevo para el país. Tan sólo el año pasado,  en Tamaulipas se registraron 509 homicidios, en Michoacán, 904; en Jalisco, 1, 097,  y Guerrero encabeza la lista con 1,512. Esto, sumado a la crisis económica y social, muestra  un panorama desolador.

Lea también:  Violencia en tiempo electoral, no cesan los asesinatos y las amenazas en México

“Los niveles de irritación, de descontento,  que tienen los ciudadanos por la situación que se vive de marginalidad y pobreza de los estados  que tienen un nivel de desarrollo menor. La manera de hacer reclamos ya se va al terreno físico, vemos escaladas directas de la violencia y ya no sabemos  si son reclamos sociales justos o es el crimen organizado que también tiene de rehén a los políticos para ponerlos a sus servicios. Y  si hay resistencia, toman acciones de represalia”, explicó  González.

El caso de los 43 desaparecidos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa también mete ruido en el proceso. Los familiares de las víctimas han amenazado con radicalizar sus acciones e incluso han advertido que van a boicotear la elección.

“También hay víctimas de secuestro y de extorsión. Asesinatos entre la población civil. Eso fue lo que pasó con los jóvenes de Ayotzinapa”, añadió Fernández Santillán, para quien toda la violencia que se está viviendo en México no es sino “la punta del iceberg”.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad