publicidad
Marisol Reno Castro, junto con su hija y toda su familia salieron de su casa ubicada en una de las zonas más afectadas.

La vida desde un albergue

La vida desde un albergue

La familia Reno está en el albergue ubicado en el estacionamiento de uno de los centros comerciales más importantes de la ciudad.

Marisol Reno Castro, junto con su hija y toda su familia salieron de su...
Marisol Reno Castro, junto con su hija y toda su familia salieron de su casa ubicada en una de las zonas más afectadas.

"Fue de repente... no sacamos nada, sólo los papeles importantes. Cuando saqué a mi hija de la casa, el agua me llegaba a la rodilla, despues regresé por algunas cosas y ya me llegaba a la cintura. Fue algo impresionante cómo se inundó en un segundo, parecían olas las que venían hacía nosotros", comentó Marisol con un nudo en la garganta.

Todavía hay miles de familias albergadas en distintos lugares de Villahermosa, así como en otros estados cercanos a Tabasco, pues las autoridades no les han permitido a algunos regresar a sus casas para iniciar con las labores de limpieza para evitar focos de infección y arriesguen su salud."No puedo regresar aún a mi casa porque hay muchas infecciones, pues hay muchos animales muertos y ahorita es nuy riesgoso. Yo ya quiero estar en mi casa, bueno en lo que quedó de ella, porque cuando nos dejen ir sólo iré a tirar todo porque debe estar echado a perder", expresó a Univision.comMientras las mujeres ayudan a limpiar los albergues, lavar la ropa y ordenar un poco el pequeño lugar que les tocó para vivir, los niños se distraen jugando fútbol o viendo televisión, pues algunos de los hombres fueron solicitados para regresar a sus trabajos, y los que no, buscan algo por hacer, ya que las horas dentro del albergue son como semanas."Toda mi familia está aquí en el albergue, mi hija, mi mamá, mi papá, mis hermanos, y mis sobrinos. Aquí nos han tratado muy bien, nos dan los tres alimentos y algo de ropa, gracias al gobernador que ha sido muy bueno. Nosostros ya llevamos tres semanas en este albergue del estacionamiento del centro comercial y ha sido como si tuvieramos meses, pues los minutos se nos hacen eternos", comentó Marisol Reno.Tras las inundaciones, llegó toda la devastación y después vendrá la recuperación, la cual no será sencilla, ya que hay miles de casas afectadas, así como de locales comerciales y sobre todo el estado anímico de los tabasqueños, el cual está muy afectado por la tragedia que vivieron y que contarán a lo largo de los años."Ahorita tendré que trabajar el doble para poder recuperar mis cosas, porque nos salimos de nuestra casa con lo que traímos puesto. Tenemos que volver a empezar", finalizó.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad