publicidad
.

La metamorfosis de México logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be3...

La metamorfosis de México

La metamorfosis de México

Las reglas en México están cambiando. Mientras unos dicen se está modernizando, otros afirman que es liberal.

La metamorfosis de México 2794f7c494964dcc895805c1b1a813c5.jpg

De conservador a liberal

CIUDAD DE MÉXICO – Las reglas en México están cambiando. La reciente despenalización del aborto en la capital y la aún fresca aprobación de las Sociedades de Convivencia generan una intensa polémica. Mientras unos dicen que el país se está modernizando, otros afirman que está en vías de ser una nación liberal.

El punto de partida de la discusión es el conservadurismo que ha caracterizado al pueblo mexicano. Las estadísticas siguen demostrando que se trata de un país 90% católico y la mayoría se reafirma en los valores tradicionales. Sin embargo, los hechos y las leyes parecieran demostrar lo contrario: que hay cambios y que existe una mayor tolerancia.

publicidad

"Liberal no es una mala palabra, podríamos decir que estamos liberalizando algunos tabúes que tenía nuestra sociedad", dice la socióloga Isabel Bueno, en referencia a la práctica del aborto hasta los tres meses de gestación.

Este punto de vista es refrendado por María Consuelo Mejía, directora de la organización civil Católicas por el Derecho a Decidir, quien opina que "definitivamente sí vamos en vías de la modernización". Y espera que lo que sucedió en el Distrito Federal "sea tomado en cuenta por las legislaciones de otros estados de la República de México".

Según el Arzobispado de México no hay nada que festejar. "Los diarios contrastaban dos fotografías: gente celebrando la despenalización del aborto y gente llorando. Yo me pregunto que es más fácil, si reír o llorar y... ¿de qué ríen? De la muerte de 27 mil ó 28 mil niños al año, según las propias estadísticas. ¿Ese es el motivo del festejo?", esgrimió a Unvision.com Carlos Villa Roiz, vocero del Arzobispado.

En la discusión tercia María Teresa Acosta, psicóloga social de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), quien cree que el problema va más allá.

"No es aprobar una ley o despenalizar la práctica del aborto. Es poner en claro que las mujeres -que por diversas razones opten por una decisión así- deben tener las mejores condiciones médicas para realizarlo. La despenalización es una arista de todo el problema, no es el problema como tal. Tratar de focalizarlo sólo a condenar o no condenar es un poco distorsionar un problema mayor".

publicidad

Valores, antivalores, hipocresía...

"Es claro que hay una competencia entre valores y antivalores en el mundo entero y México no es la excepción. Y si bien es cierto que la sociedad evoluciona y los grupos no son estáticos, se mueven, maduran a nivel individual, a nivel de conciencia, la gente debe poner en la mesa sus valores o antivalores, nadie puede o debe servir a dos amos", comentó a Unvision.com Carlos Villa Roiz, vocero del Arzobispado de México.

En la contraparte se sitúa Gerardo Fernández Noroña, secretario de comunicación social del Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien califica a los obispos de "hipócritas", al señalar que son ellos quienes siempre han estado contra de la vida "al promover en toda su jerarquía un comportamiento antinatural".

"No son santos. Son ellos los que promueven valores antinaturales cuando se oponen a las causas populares y a los asuntos progresistas", argumentó Fernández Noroña.

La polémica crece y entre los ciudadanos aumentan las inquietudes. ¿Cómo es posible que se adopten medidas tan controversiales como la interrupción del embarazo o las Sociedades de Convivencia civil en un país que defiende el derecho a la vida y los valores tradicionales de la familia?

Los grupos conservadores, incluyendo el oficialista Partido de Acción Nacional (PAN), lo explican desde la mentalidad laicista que se quiere imponer a nivel global. Los progresistas piensan que es una tendencia natural de las sociedades.  

publicidad

"Existe un proceso de derechización muy grave, hay un atraso brutal del clero mexicano, que siempre ha tenido esas cuestiones medievales, critican mucho a los musulmanes, la subordinación de la mujer, pero ellos quisieran que estuviéramos igual,  en contra de la educación sexual, del control de los métodos de natalidad, contra el aborto", dijo Gerardo Fernández Noroña, secretario de comunicación social del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Píldora del día después

El uso de la "píldora del día después", cuyo uso fue aprobado directamente por la Secretaría de Salud, con apoyo de la Presidencia del país, también desató la ira entre los grupos tradicionalistas y el propio gobierno, que vio enfrentados por la norma a los secretarios de Gobernación, Carlos Abascal, y de Salud, Julio Frenk.

Pero una vez más un sector de las mujeres defendió la medida. "Se ha escuchado el sentir de las mexicanas, que es mucho más liberal y moderna de lo que se piensa", explicó Consuelo Mejía, de Católicas por el Derecho a Decidir.

El debate fue intenso, se creó un clima de hostilidad, de descalificaciones y amenazas. Algo que según Mejía, muestra que a pesar de la realidad de los avances, hay todavía sectores importantes de la sociedad que quieren mantener retrocesos en el reconocimiento y el respeto de los derechos humanos".

publicidad

Los obispos mexicanos alegan que la pastilla es abortiva y que, al incluirla en el cuadro básico de medicamentos, el gobierno ha puesto "un arma en las manos de la gente para matar inocentes".

Matrimonios homosexuales

Los mexicanos en su mayoría creen en el matrimonio y en la familia como una de sus principales instituciones. De ahí que muchos se ofendieran con la aceptación de la Ley de Sociedades de Convivencia, que prevé el reconocimiento jurídico de las uniones entre personas del mismo sexo (aunque sólo sea en el Distrito Federal).

"Hemos cambiado como sociedad, estamos en un momento de transición social y político en el que las personas pueden o no estar de acuerdo con la orientación que están tomando las cosas", explicó María Teresa Acosta, experta en psicología social de la Universidad Autónoma Metropolitana.

"Es un paso a una modernidad más fiable, más humana. En muchos países no se ha podido manejar pero en México vamos avanzando en el respeto de los derechos humanos de los demás", complementa la socióloga Isabel Bueno.

Para Francisco Javier Lagunas, vocero del Comité Orgullo Lésbico-Gay de México, el país siempre ha sido liberal, "sólo que los políticos no se han querido dar cuenta".

"Desde 1998, Reforma [periódico] hizo una encuesta sobre el tema del matrimonio gay,  ni siquiera sobre Sociedades de Convivencia, y el 52 por ciento de los capitalinos estuvieron a favor. En ese mismo año visitamos al presidente de la Asamblea, Martí Batres, y nos dijo que  el pueblo no estaba preparado para esa clase de medidas. Pero los que no estaban preparados eran los legisladores", explicó Lagunas.

publicidad

Un choque cultural

Según la sicóloga social Martha Teresa Acosta, "la modificación o transformación de la sociedad tiene como origen una contracultura donde se va al encuentro de los valores que han regido la sociedad durante mucho tiempo, pero de manera especifica".

Esto puede explicar la metamorfosis que vive la sociedad mexicana. Basta pasear por la céntrica Zona Rosa, antes concebida como bastión tradicionalista del Distrito Federal, convertido ahora en punto de reuniones gay.

Pareciera que en esta franja no hay más dueños que ellos; es común verlos por las calles tomados de la mano o dándose un apasionado beso en las esquinas -algo impensable décadas atrás. La mayoría de bares y centros nocturnos de este lugar están enfocados a este público.

Sin embargo los 332 asesinatos de homosexuales (entre 1995 a 2004), demuestran que no toda la sociedad está de acuerdo en aceptarlos. Sigue habiendo repudio hacia las preferencias sexuales distintas.

"No me atrevería a decir que México es menos conservador, en todo caso me parece que la campaña de la tolerancia emprendido por el gobierno y grupos cívicos es la que ha permitido un avance frente a las situaciones polémicas. Pero el hecho de que se nos pida a los mexicanos que toleremos determinadas situaciones no significa que las aceptemos", concluyó Acosta.

Ley sobre el libre culto

publicidad

En un país donde la población es eminentemente católica, también se han dado significativos pasos hacia la libertad de culto y cada vez hay más movimientos religiosos ajenos al catolicismo. Según las cifras oficiales casi 5 por ciento de los mexicanos son protestantes, y más del 2 por ciento pertenece a otras religiones.

"Hay una mayor pluralidad, esto es un hecho real que permite a las personas reaccionar, valorar unas posturas con otras, unas ideologías con otras y es lógico que el mundo encuentre, al haber más ofertas, mayores opciones de realización espiritual", declaró el vocero del Arzobispado de México.

¿Esto es bueno o es malo? "Es simplemente un acontecimiento ya sea dentro del marco de la Iglesia Católica Romana o de las hermanas iglesias evangélicas o dentro de algunas sectas", explicó Villa Roiz.

Lo cierto es que son cada vez más las personas que dejan el catolicismo por sentirse afines a otra religión, incluso un culto que ha provocado mucha polémica ha sido la veneración a la Santa Muerte.

Allí no falta la intolerancia. Pese a que la diversidad está permitida por la propia Constitución bajo el nombre de  Ley de Libertad de Culto, hay denuncias sobre agresiones, ofensas y hasta discriminación contra quienes no siguen los estándares mayoritarios hasta discriminación.

publicidad

Para muestra el sureño estado de Chiapas, donde los no católicos son desterrados de sus tierras y hasta les cortan los servicios básicos por sus convicciones religiosas.

En una investigación publicada por el periódico El Universal, Alfonso Farrera, presidente de la Barra Nacional de Abogados Cristianos, informó que hay alrededor de 200 casos de intolerancia religiosa en las regiones indígenas, sobre todo en Chiapas, en las que los creyentes sufren hostigamiento, privación de servicios básicos, cárcel y hasta la expulsión "sólo por su fe religiosa".

Apuestas, rumba, casinos

La Ley de Casinos, como se conoce a la Ley de Juegos con Apuestas y Sorteos, que permite la instalación y operación de casinos en México, fue otra batalla campal entre los diversos actores políticos y de nuevo, los grupos conservadores.

Su justificación: el lema "la casa siempre gana", ya que a decir de la propia Iglesia, con la instalación de casinos y casas de juego estaría en riesgo el patrimonio de miles de millones de mexicanos.

En medio de la controversia, la iniciativa fue aprobada y con esto, sus defensores argumentaban que aumentarían las entradas de dinero al país y que además se legalizaría a cientos de centros de juegos clandestinos que operan a lo largo y ancho de la República  Mexicana.

La diversión nocturna suele también alargarse en el país. Por otro lado, la apertura de más y más discotecas que ofrecen el servicio de after hours, mantiene a los mexicanos despiertos hasta el otro día, con el agravante de que las bebidas alcohólicas y la venta ilegal de drogas se agudizan conforme pasando el tiempo.

publicidad

"Es fácil que esto ocurra porque somos un país con una sociedad muy plural; no tiene mucho sentido que pensemos que cerrando los bares a las 12 de la noche la gente va a dejar de buscar diversión, alcohol, o la compañía de otras personas. Lo que sucede es que toda libertad debe ser puesta sobre el tapete para que la gente la asuma con responsabilidad", comentó la socióloga Isabel Bueno.

Finalmente la última de las iniciativas polémicas que le han dado un cambio a México es la eutanasia, que será sometida a discusión los próximos días en la Cámara de Diputados y en el Senado.

"Es muy grave matar a una persona desahuciada, si es delito o no eso ya es una cuestión legislativa, pero cada ser humano, cada ciudadano, tendrá que poner en la mesa los valores y tomar decisiones que también son sujetas a la evolución y al cambio", expresó el vocero del Arzobispado.

¿Hacia dónde va México?

Todos estos cambios que para muchos se alejan del conservadurismo y del tradicionalismo de la sociedad mexicana, para otros son avances significativos de una metrópolis que quiere pertenecer al primer mundo.

"Nuestra capital es una ciudad tolerante, progresista, liberal, abierta. En cambio el resto del país está en una condición de derechización muy seria", explicó el vocero del PRD.

publicidad

No es un simple debate. En medio de quienes toman las decisiones y aprueban las leyes están los ciudadanos comunes y corrientes, cada vez más abocados a decidir si se aferran a sus costumbres o le dan rienda suelta a lo que piensan y sienten.

"No es que México sea muy liberal, sino que algunos sí están aceptando nuevos modelos de vida. También hay gente que va a permanecer en lugares donde las tradiciones pueden ser más importantes que el bienestar de los individuos", puntualizó Bueno.

¿Liberal o moderno? ¿Cómo se siente usted?

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad