publicidad

La joven rusa que confesó el asesinato de su mamá y a su hermana continúa en libertad

La joven rusa que confesó el asesinato de su mamá y a su hermana continúa en libertad

La joven que pensaba que su mamá y su hermana practicaban hechicería en su contra confesó que las desmembró, decapitó y les sacó el corazón.

Por Janet Cacelín @JanCacelin

Anastasia Lechtchenko Mansey sospechaba que su madre y su hermana practicaban hechicería en su contra. Por eso las desmembró, decapitó y les sacó el corazón, explicó Anastasia a las autoridades, luego de que la policía halló los restos de las víctimas, el pasado 11 de junio, en la casa que compartían todas, en la ciudad fronteriza de Tijuana.

En declaración ante el Ministerio Público, la joven de 19 años, de origen ruso, relató los pormenores de cómo ahorcó, apuñaló y sacó el corazón con un cuchillo de cocina a Yuliya Masney, su madre; y cómo luego asesinó a Valeria, su hermana menor, que padecía de autismo.

Pese a su confesión detallada, Anastasia continúa en libertad y los tribunales, por el momento, no emitirán contra ella una orden de aprehensión por razones burocráticas.

Aún cuando la Procuraduría General de Baja California solicitó la detención urgente de Anastasia, el juez a cargo del caso se negó a dar la orden. En consecuencia y según lo que estipula la ley mexicana, ahora deberán transcurrir 15 días hábiles antes de que pueda ejercerse otra acción judicial contra la joven.

De acuerdo con las primeras investigaciones, Anastasia es una joven inestable emocionalmente. En febrero pasado escapó de su casa, por lo que el Centro de Apoyo de Personales Extraviadas y Ausentes (CAPEA) emitió, a instancias de su madre, una orden de búsqueda para localizarla.

publicidad

“Soy la mamá de Anastasia. Me conmueve mucho tanto apoyo que he recibido en mi búsqueda. De todo mi corazón agradezco a todos. No a todos los conozco, pero quiero decir gracias a todos ustedes. Todavia no hay noticias buenas, seguimos buscando”, escribió Yuliya Masney en el perfil de Facebook de su hija el 19 de febrero de 2015.

Días después, Anastasia Lechtchenko fue localizada en Sinaloa, adonde llegó por cuenta propia, según escribió la madre en el perfil de Facebook de la joven. Las razones de su huida nunca fueron especificadas por la madre.

Fue hasta el 11 de junio cuando los restos descuartizados de la madre y la hermana de Anastasia  fueron localizados por la Policía. Luego de recibir una llamada telefónica anónima, encontraron bolsas de plástico negras que despedían un fétido olor.

Aunque se desconoce la fecha exacta de su muerte, los vecinos aseguraron que dejaron de verlas desde el 7 de junio, el día de las elecciones intermedias en México.

El padre de Anastasia, Igor Lechtchenko, trabaja como entrenador de gimnastas en la Universidad Autónoma de Baja California. Él llegó al lugar del crimen la noche del 11 de junio, tras ser notificado del hallazgo por las autoridades. Lechtechenco solo alcanzó a decir que desde hace años no tiene comunicación con su hija: “Yo no sé nada, esto desconozco totalmente”.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad