publicidad

La importancia de los forenses argentinos en el caso Iguala

La importancia de los forenses argentinos en el caso Iguala

Son especialistas reconocidos a nivel mundial y desde la primera semana de octubre trabajan en Guerrero.

Desde la primera semana de octubre trabajan en las fosas clandestinas halladas en el estado de Guerrero. Se trata de un grupo de especialistas reconocidos a nivel mundial por su tarea para identificar restos humanos en países donde ocurrieron violaciones masivas de derechos humanos.

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) ya había trabajado anteriormente en el país. La primera vez lo hicieron en Ciudad Juárez, Chihuahua, tras la serie de feminicidios registrados en esa región. Posteriormente acudieron a identificar los restos encontrados en fosas clandestinas de San Fernando, Tamaulipas.

Ahora lo hacen en Iguala y Cocula, Guerrero, luego de la desaparición de 43 alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa Raúl Isidro Burgos, ya que las autoridades tratan de establecer si los cuerpos localizados en las fosas pertenecen a los estudiantes.

Del resultado de sus investigaciones depende, en mucho, que el presidente Enrique Peña Nieto sea capaz de ofrecer una explicación que le permita superar lo que se considera la peor crisis en lo que va de su gobierno, según informa BBC Mundo en su portal.

Su arribo al estado de Guerrero obedece a que los familiares de estudiantes desaparecidos no confían en las autoridades mexicanas.

Peritos argentinos continúan con trabajos para identificar restos en fosas de Iguala Univision

Amnistía Internacional dijo incluso que la investigación judicial es "caótica y hostil", y denunció que la exhumación de restos en las primeras fosas clandestinas encontradas en Iguala no se hizo de manera adecuada.

Por eso los familiares de los desaparecidos, apoyados por grupos como el Centro de Derechos Humanos de la Montaña, advirtieron a la Procuraduría General de la República (PGR) que sólo confiarán en los forenses del EAAF.

De acuerdo con familiares de los desaparecidos y Amnistía Internacional, en un principio se restringió el acceso de los peritos argentinos a las primeras fosas y los restos depositados en la morgue.

Esta versión fue rechazada por las autoridades federales. "Yo tengo mucha confianza en esos peritos", afirmó en su momento el procurador Jesús Murillo Karam.

publicidad

Cuando se superó esta polémica el EAAF empezó a realizar su trabajo de manera independiente a lo que habían hecho la Fiscalía General de Justicia de Guerrero y la PGR.

Según revela BBC Mundo, los expertos argentinos tomaron sus propias muestras de los cuerpos exhumados, los otros restos encontrados en las fosas y de los familiares directos de los estudiantes desaparecidos.

Caso Ayotzinapa, aún sin respuesta Univision

También realizan su propia recolección de evidencias y establecen una estrategia de trabajo desde distintas especialidades.

En este grupo participan once expertos de distintos países, entre los que se encuentran antropólogos, arqueólogos, médicos forenses y especialistas en criminalística y balística.

Todas las pruebas recabadas se envían al laboratorio de EAAF, ubicado en Virginia, Estados Unidos. Este proceso suele ser largo y en el caso de Guerrero puede ocurrir lo mismo, ya que todavía siguen apareciendo más fosas.

Uno de los hallazgos más recientes ocurrió en un basurero de Cocula. En ese lugar los peritos están en el proceso de recabar evidencias, y faltaría aún su procesamiento y análisis.

publicidad

La estrategia de EAAF no se limita al análisis químico, criminalístico o genético de las evidencias, como suele realizarse en México y otros países.

Senda de muerte: el recorrido hacia las fosas clandestinas de Iguala Univision

Los expertos argentinos, por ejemplo, procuran recuperar el entorno de las víctimas mediante entrevistas con sus familiares, consulta de archivos e informes y registros policiacos, hospitalarios o periodísticos. Eso permite ubicar los sitios donde posiblemente fueron inhumadas las víctimas.

Pero lo que hace distinto al EAAF es la vinculación permanente con los familiares de las víctimas, con quienes se compromete a terminar por completo todas las investigaciones.

Sucede lo mismo en Guerrero, donde los peritos realizan su trabajo con el más bajo perfil posible, no sólo porque es su estrategia sino por seguridad. Es por ello que no brindan entrevistas ni declaraciones a los medios, argumentando que lo harán hasta que concluya la investigación.

publicidad

Mercedes Doretti, quien encabezó la misión del equipo en Ciudad Juárez, dijo a BBC Mundo que el intenso trabajo en Guerrero no les permite conversar con los medios.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad