publicidad
.

La Iglesia mexicana condenó los crímenes de Iguala logo-noticias.6bcb521...

Familiares de los estudiantes desaparecidos en Iguala, frente a un altar en Ayotzinapa.

La Iglesia mexicana condenó los crímenes de Iguala

La Iglesia mexicana condenó los crímenes de Iguala

El arzobispo de Acapulco pidió a las autoridades que investiguen la masacre y no aprovechen para tomar crédito.

Familiares de los estudiantes desaparecidos en Iguala, frente a un altar...
Familiares de los estudiantes desaparecidos en Iguala, frente a un altar en Ayotzinapa.

Por Maria Arce, enviada especial a Guerrero @Maria_Arce

publicidad

Mientras miles de personas marchaban en todo el país y en especial en el Estado de Guerrero, el arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos, escribía una carta que fue publicada en las últimas horas en Internet condenando los crímenes de Iguala y pidiendo a las autoridades que investiguen y encuentren a los responsables de los muertos y desaparecidos que dejó un ataque de policías municipales contra estudiantes de una escuela de maestros.

Garfias Merlos publicó en la web del Arzobispado de Acapulco, en Guerrero, una carta titulada “El caso de Iguala: desafío para todos” a través de la cual expresa su dolor personal “y el de la Iglesia Católica por todas las secuelas que se han surgido, a partir de la tragedia de Iguala”.

“Es preciso que veamos el dolor, también como una oportunidad para generar solidaridad con todos los que sufren y responsabilidad para que estas tragedias no vuelvan a suceder”, pidió el arzobispo.

El religioso les dedicó su carta a las familias de los jóvenes estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, a sus directivos y alumnos. En la nota, Garfias Merlos expresó su “acompañamiento cercano en este momento de prueba”.

43 familias viven momentos de profunda angustia y desesperación desde que el 26 de septiembre pasado, 43 estudiantes desaparecieron tras un brutal ataque de policías municipales en la localidad de Iguala, a 107 km de Chilpancingo, la capital del Estado.

publicidad

 

La Ciudad de México indignada por las desapariciones de los estudiantes /Univision

Todos los días, en la escuela, familiares, amigos y estudiantes asisten a una misa en memoria de los fallecidos y para pedir por los desaparecidos.

“Sé que se han organizado para orar en la misma escuela por sus muertos y desaparecidos. La Arquidiócesis de Acapulco se suma a sus oraciones organizando una jornada de oración por la paz y por ustedes mismos. El Señor Jesús a través de Santiago Apóstol les hará llegar el consuelo y la esperanza que necesitan”, les dijo Garfias Merlos en la carta.

“La tragedia que tuvo lugar en Iguala, con sus asesinados y desaparecidos ha derivado en una crisis con alcance político en el estado de Guerrero y ha visibilizado problemas que agobian a los guerrerenses y que necesitan ser abordados con toda responsabilidad por todos los actores sociales y políticos”, destacó el arzobispo de Acapulco en la nota.

publicidad

Preocupado por “el aumento de víctimas de las violencias en varias regiones del estado, que necesitan ser atendidas adecuadamente de acuerdo con lo establecido en la Ley General de Víctimas”, Garfias Merlos pidió una ley estatal para las víctimas que garantice la Justicia que reclaman los damnificados y sus familiares. 

“Los miles de crímenes que se han acumulado en los últimos años necesitan ser aclarados y se requiere la reparación del daño para sus familias”, insistió el arzobispo.

Garfias Merlos también mostró su preocupación por “la desconfianza de la población hacia las instituciones públicas, que han mostrado su vulnerabilidad ante las organizaciones criminales, la cual va creciendo generando un profundo daño social y político”.

El alcalde de Iguala al momento de la masacre, José Luis Abarca, está sospechado de tener vínculos con el narcotráfico en la zona y se cree que podría estar involucrado en el crimen.

Los estudiantes creen que fue quien dio la orden a los policías de emboscarlos y atacarlos, luego de que los alumnos tomaran autobuses en la terminal de Iguala para usarlos por unos días en sus prácticas por el Estado. Los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa son conocidos por esta modalidad y las empresas de ómnibus suelen entregarles los vehículos para evitar enfrentamientos. Al cabo de unos días, los normalistas "como se los llama- devuelven los vehículos.

publicidad

Eric Rodríguez, uno de los estudiantes de la escuela, le dijo hoy a UnivisionNoticias.com que sus compañeros habían ido a Iguala porque pensaban que allí sería más sencillo tomar los ómnibus y que no habría resistencia.

Se equivocaron. Los policías dispararon a mansalva, dejando 6 muertos y 25 heridos, además de los 43 desaparecidos.

El sábado pasado, 28 cuerpos fueron encontrados en fosas clandestinas en los alrededores de Iguala. El mayor de los temores es que pertenezcan a los estudiantes desaparecidos. Esta tarde, ese mismo temor volvió a resurgir luego de que el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, anunciara el hallazgo de nuevas fosas, aunque no precisó la cantidad de cuerpos hallados esta vez.

Garfias Merlos llamó a las autoridades “para que se realice la investigación completa de los hechos y se informe puntualmente a las víctimas y a la opinión pública de los avances de dicha investigación” y pidió “buscar la paz en Guerrero, la paz que requiere de la justicia, de la reconciliación y de la solidaridad. La paz que implica perdón y atención, cercanía y acompañamiento a las víctimas”.  Y pidió no atizar odios ni ánimos de venganza. Y pidió no sacar “provecho político o de otra índole del sufrimiento de tantas familias guerrerenses que necesitan nuestro apoyo y cercanía”.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Científicos de la NASA utilizan los datos tomados entre 2013 y 2016 por el satélite Landsat 8 en el glaciar Heimdal, en Groenlandia, para graficar el movimiento de las plataformas heladas que ocurre actualmente.
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
publicidad