publicidad

La esposa de uno de los estudiantes muertos en Iguala cuenta su historia

La esposa de uno de los estudiantes muertos en Iguala cuenta su historia

Marissa relató cómo se enteró que su esposo, uno de los estudiantes de Iguala, había muerto violentamente.

Su esposo cursaba el primer año en la Escuela Rural de Ayotzinapa, Guerrero. Era del Distrito Federal pero había ido a Guerrero a estudiar en una escuela donde no le cobraran renta, ni alimentos, solo materiales educativos. Marissa Mendoza tuvo que reconocer a Julio César Mondragón por las ropas que traía, pues el joven de 22 años apareció la mañana del 27 de septiembre desollado del rostro.

"¿Está segura que quiere verlo? Tiene que ser muy fuerte", insistían los forenses. "Pues pasé. Jamás nos dijeron que Julio César había sido encontrado así, en ese estado... fue desollado", explicó al diario Milenio Marissa Mendoza, esposa del estudiante a maestro.

publicidad

Julio César llegó en julio a la Normal de Ayotzinapan. "Estaba allá para superarse. No había hablado con él en varios días porque perdió su teléfono. Intenté hablar con sus compañeros normalistas pero nadie me decía nada", relató Marissa, quien tiene un bebé de dos meses.

Fue a través de Facebook donde Marissa se enteró de la muerte de su esposo. "En el Internet subieron varias fotografías, entre ellas la de Julio César. Entonces, como yo conozco su ropa, conozco parte de su cuerpo y todo, descubrí que era él", explicó.

La desesperación de no saber nada de su esposo la llevó hasta Ayotzinapa. Los estudiantes que viajaban en el camión con su esposo le recomendaron que fuera al Semefo a reconocer el cuerpo de Julio César.

"Sentí mucha tristeza de que ya no volvería a ver a Julio César y se me vinieron muchas imágenes, así como si yo hubiera estado con él en el momento en que le hicieron eso, de que le quitaron la cara completa, vivo, torturándolo de la manera más cruel, porque ni siquiera tenía impacto de bala, solamente tenía muchos golpes, en la parte del pecho, la cintura, la manos", dijo Marissa a Milenio.

El comité estudiantil de la Norma Rural de Ayotzinapa informó que el joven desollado apareció por la mañana del sábado 27 cerca de la zona industrial al norte de Iguala.

publicidad

Las autoridades señalaron a la organización criminal Guerreros Unidos, de la que "varios elementos de la Policía municipal son parte", como la culpable de la desaparición de 43 estudiantes en Iguala.

El procurador del estado de Guerrero, Iñaki Blanco, contó que ya hay más de treinta personas detenidas, los 22 policías de esta semana y ocho personas más, con cuya información han logrado llegar a varias fosas encontradas en el municipio de Iguala.

 

Temor y sospechas por los cuerpos hallados en fosas de México Univision

¿Cómo pasó todo?

El caso de los estudiantes de la Normal rural de Ayotzinapa ha conmocionado a la sociedad mexicana.

Los hechos violentos comenzaron en la noche del viernes, cuando un grupo de policías cerró el paso con disparos a los autobuses en los que viajaban un grupo de estudiantes de la mencionada escuela de maestros de primaria.

Los vehículos pertenecían a una compañía privada y los estudiantes los habían tomado ilegalmente para transportarse, después de hacer una colecta para costear gastos del internado de la Normal.

Según contó a Efe un estudiante testigo de los hechos, en este primer ataque, en el que no murió nadie pese a los disparos, los agentes se llevaron a varios detenidos en patrullas, de los que nunca se supo nada.

publicidad

Poco antes de la medianoche, cuando los estudiantes daban una rueda de prensa a algunos medios de comunicación de Iguala, fueron atacados a tiros de nuevo, ataque por el que murieron dos de los jóvenes.

Al día siguiente, las autoridades hallaron el cuerpo del estudiante Julio César Mondragón a 500 metros del segundo ataque, al que le quitaron la piel del rostro y le sacaron los ojos, típico de los asesinatos perpetrados por el crimen organizado.

Las pruebas balísticas demostraron que al menos dos de los 22 policías detenidos también están involucrados en otro ataque en un cruce de carreteras cercano, donde fallecieron dos personas que viajaban en el autobús de un equipo de fútbol infantil (el conductor y un niño) y una mujer que viajaba en un taxi.

Con información de Efe.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad