publicidad

Inauguraron en México sitio arqueológico

Inauguraron en México sitio arqueológico

Las autoridades mexicanas inauguraron un nuevo sitio arqueológico en la zona montañosa del sureño estado de Guerrero.

De cultura yope

MÉXICO - Las autoridades mexicanas inauguraron un nuevo sitio arqueológico en la zona montañosa del sureño estado de Guerrero que perteneció al señorío Yope, que nunca fue sometido por los aztecas y fue una de las ramas del grupo étnico conocido como tlapanecas.La zona arqueológica de Tehualco, que fue abierta después de tres años de trabajo, es un antiguo centro ceremonial yope, y se compone de estructuras piramidales, petrograbados y cuevas de culto al Sol, entre otros elementos arqueológicos y astronómicos.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) precisó en un comunicado que este lugar, conocido por las fuentes históricas como Yopitzingo, es el primero que se explora de la cultura yope.

"Su importancia radica en que fue uno de los pocos señoríos que lograron mantenerse independientes a los tenochcas (aztecas), porque nunca pudieron ser sometidos, tal vez por lo abrupto del terreno donde se asentaron", explicó el responsable de este proyecto arqueológico, Miguel Pérez Negrete.

Tehuacalco, palabra originaria del náhuatl relacionada con la palabra "tehuacalli", que se refiere a las pozas o pequeñas oquedades prehispánicas que fueron creadas por el hombre en las piedras con fines rituales, tuvo su periodo de esplendor entre el 650 y el 1100 de nuestra era.

Entre las estructuras monumentales destacan el Juego de Pelota que mide 37.8 metros de longitud y la pirámide denominada "La Incinera", con altura de 20 metros, la cual fue sede de rituales por parte de sacerdotes y gobernantes, relacionados con el culto al Sol, al agua, y de medición del tiempo.

publicidad

"Esta zona arqueológica se ubica en medio de cuatro cerros prominentes, que se localizan en dirección a los cuatro puntos cardinales", indicó.

Explicó que los yopes fueron destacados ingenieros que desarrollaron una construcción con piedras de laja colocadas de manera vertical y horizontal con relleno de arcilla, lo que permitía que las estructuras y los muros tuvieran movilidad en caso de temblores, muy frecuentes en la región, destacó el arqueólogo.

Entre los petrograbados destaca la "Piedra de los pies pintados", que muestra huellas humanas labradas sobre una gran roca, o un petroglifo que consta de varios círculos grabados utilizados para contabilizar los ciclos lunares.

Además, en 57 cuevas se han localizado diversas ofrendas en su interior, usadas para depositar alimentos a los dioses.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad