publicidad

HRW: fracasó lucha antinarco en México

HRW: fracasó lucha antinarco en México

La  organización Human Rights Watch (HRW) destacó que la violencia y los asesinatos en México se han incrementado.

Abuso de la fuerza

MEXICO - El combate contra el narcotráfico en México, en el que participan más de 50,000 militares, ha provocado un "incremento dramático" en el número de asesinatos, torturas y abusos por parte de las fuerzas de seguridad, denunció el miércoles la organización Human Rights Watch ( HRW).

"En vez de reducir la violencia, 'la guerra contra el narcotrafico' de México ha provocado un incremento dramático de la cantidad de asesinatos torturas y otros terribles abusos por parte de las fuerzas de seguridad", dijo en rueda de prensa José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

Decenas de casos de tortura

En un informe de más de 200 páginas, la organización internacional reportó que encontró "evidencias que sugieren fuertemente que miembros de las fuerzas de seguridad mexicanas habrían participado en más de 170 casos de tortura, 39 desapariciones y 24 ejecuciones extrajudiciales".

HRW señaló que el reporte fue realizado a partir de más de 200 entrevistas con víctimas, familiares y autoridades; además del análisis de estadísticas oficiales, la revisión de expedientes y quejas de abusos de derechos humanos.

Todo esto, según el amplio documento divulgado en Ciudad de México, se habría registrado desde diciembre de 2006, cuando Felipe Calderón llegó a la presidencia de México y lanzó un operativo federal antidrogas en el que participan policías federales y más de 50,000 militares.

publicidad

Estados violentos

Las investigaciones de HRW se centraron en cinco estados con fuerte presencia del narcotráfico, como Baja California (noroeste), Nuevo León y Chihuahua (norte), fronterizos con Estados Unidos, además de Guerrero (sur) y Tabasco (sureste), fronterizo con Guatemala.

"En los cinco estados examinados, miembros de las fuerzas de seguridad sistemáticamente utilizan la tortura para obtener confesiones forzadas e información sobre grupos criminales. Y la evidencia apunta al involucramiento de soldados y policías en asesinatos extrajudiciales y desapariciones forzadas alrededor del país", señaló la organización.

Agregó que la estrategia gubernamental más que fortalecer la seguridad pública "ha exacerbado un clima de violencia, la anarquía y el miedo en muchas partes del país".

Afirmó que ningún soldado o funcionario ha sido sentenciado por ninguno de los más de 200 casos analizados para el informe.

"El enfoque actual ciertamente no está funcionando", dijo a la AP Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW.

"Si bien no podemos hablar de causalidad, hay al menos una correlación entre el despliegue de un ejército propenso a los abusos y la explosión de la violencia de los carteles, añadió.

El informe fue presentado antes de su divulgación pública a diversas autoridades mexicanas, que hasta el momento no han emitido ninguna posición oficial.

publicidad

HRW señaló que miembros de prácticamente todas las fuerzas de seguridad que participan en el combate al narcotráfico han utilizado en algún momento métodos de tortura como golpes, asfixia con bolsas de plástico, ahogamiento simulado y choques eléctricos.

El grupo señaló que la mayoría de las víctimas de los casos que documentó son hombres jóvenes de orígenes humildes o clases trabajadoras, e incluyen desde mecánicos y taxistas hasta empleados de la construcción. Algunos, además, son policías, mujeres y niños.

Señaló que aunque algunas de las víctimas sean culpables de algún delito, los abusos a los que fueron sometidos son "inaceptables en cualquier circunstancia" y deben ser investigados y castigados.

Reformar justicia militar

La organización recomendó reformar el código de justicia militar para que todas las violaciones a los derechos humanos cometidas por elementos de las fuerzas armadas contra civiles sean juzgadas por tribunales civiles.

También demandó que la justicia prohíba emplear "pruebas obtenidas mediante tortura", pues se conoce de casos, añadió HRW, de personas que han sido torturadas para que confiesen que son miembros del crimen organizado o para que den información de los cárteles de la droga.

Según recuentos oficiales y de la prensa, unas 45,000 personas han muerto desde diciembre de 2006 en México en hechos ligados al narcotráfico, como pugnas entre los cárteles, ataques contra civiles y operativos militares.

publicidad

En diversos momentos el gobierno federal ha refutado los señalamientos de presuntas violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas federales.

El mismo mandatario señaló en 2010 que empezaba a cansarse de lo que calificó de "cantaletas" sobre violaciones por parte del ejército. "Que no son ciertas, porque siempre se respeta la dignidad de los criminales y se les pone ante el juez", dijo entonces el mandatario.

HRW recomendó a las autoridades mexicanas, entre otras cosas, garantizar que cualquier abuso de soldados o policías sean investigados por la justicia civil, que cualquier detenido sea remitido de inmediato a los fiscales y otorgar un debido proceso a cualquier arrestado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El relanzamiento del Nokia 3310 después de 17 años es una de las propuestas más curiosas, además Blackberry vuelve también al ruedo tecnológico con el KEYone un poderoso móvil con capacidad de enfrentarse a cualquiera de sus adversarios. Por su parte LG impulsa su nuevo LGG6 un teléfono de una sola pieza a prueba de agua.
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
publicidad