publicidad

Hijos de Maciel denunciaron abusos

Hijos de Maciel denunciaron abusos

Dos supuestos hijos de Marcial Maciel denunciaron que él abusó sexualmente de ellos durante ocho años.

A los 8 años

MEXICO - Dos mexicanos que afirman ser hijos de Marcial Maciel (1920-2008), fundador de los Legionarios de Cristo, denunciaron a una emisora que el religioso abusó sexualmente de ellos "durante ocho años" y les mintió sobre su identidad.

"Hubo abusos muy fuertes, hubo abusos sexuales en Madrid. Hacía que le masturbáramos, que le sacáramos fotos masturbándolo", declaró hoy a radio MVS José Raúl González Lara, supuesto hijo biológico del sacerdote y de la mexicana Blanca Estela Lara.

Durante una entrevista de más de una hora, José Raúl González dijo que Maciel abusó por primera vez de él cuando tenía 8 años, en Colombia, y "ahí empezaron todos" los abusos, y subrayó que al religioso le gustaba que le fotografiarán en esas situaciones.

Omar, hijo de Blanca Estela Lara y de otro hombre pero que supuestamente fue adoptado por el jefe de los Legionarios de Cristo, señaló a la misma emisora que también padeció los abusos.

Dormían con él

"Siempre nos decía que a él le dolía mucho la pierna, que durmiéramos uno de los dos siempre con él", indicó.

"Nosotros lo quisimos mucho, quisimos estar con él pero creo que esto no se vale. Definitivamente no tiene explicación alguna de lo que hemos vivido, no solamente nosotros", añadió.

publicidad

Ambos dijeron que nunca confrontaron a Maciel por los abusos.

"Era una persona mayor, era nuestro padre, nuestra figura paterna, le teníamos un gran afecto; como adolescente, como niño lo ves en alto, y nunca cuestionamos nada", dijo José Raúl.

Ocultó identidad

Blanca Estela Lara Gutiérrez aseguró en la entrevista que conoció en la ciudad fronteriza mexicana de Tijuana a Maciel, cuando ella tenía 19 años y él 56, y de ahí comenzaron una vida de pareja durante la que procrearon dos hijos. El fundador de los Legionarios también adoptó a un niño que ella tuvo en una relación anterior, dijo.

Acompañada de sus hijos identificados como José Raúl, Omar y Cristian, la mujer refirió que Maciel se hizo pasar ante ellos como "José Rivas", un hombre viudo que decía trabajar para la compañía Shell Internacional y que a veces aseguraba que era detective privado e incluso agente de la CIA.

La mujer dijo que estuvo unida a Maciel unos treinta años, pero que durante al menos veinte años no supo quién era realmente su pareja, hasta que la revista "Contenido" sacó un número en 1997.

Sin sospechas

"Yo nunca sospeché que este tipo fuera así (...) Le idolatraba, le adoraba. Incluso le dije 'tú eres un dios para mí'", añadió.

publicidad

Dos años más tarde ella supo por José Raúl de los abusos sexuales y fue entonces cuando se dio la ruptura.

Contó que durante un tiempo vivió en "mucha confusión", ya que Maciel dijo llamarse José Rivas primero y más tarde le aseguró que sus verdaderos apellidos eran González Rodríguez.

José Raúl González dijo que informó en su día de los abusos a miembros de los Legionarios de Cristo, congregación que el pasado día 22 pidió perdón a las personas a las que su fundador "haya afectado a causa de los actos inmorales en su vida personal", según las palabras de su secretario general, Evaristo Sada.

Llamado al Vaticano

José Raúl González consideró que la demanda de perdón es un gesto "totalmente falso" y exigió "que el Vaticano reconozca que a lo largo de décadas los Legionarios de Cristo abusaron sexualmente de seminaristas y de otras personas".

"Que lo haga públicamente antes de empezar a dar su informe", agregó.

Por su parte, Blanca Estela Lara se preguntó si el papa Benedicto XVI "va a seguir permitiendo que los Legionarios sigan dando la espalda" a la familia e hijos de Maciel.

Señaló que están "totalmente desamparados" y su única esperanza es un fondo de dinero que supuestamente el fallecido les habría dejado en Suiza.

publicidad

En una larga entrevista conducida por la periodista mexicana Carmen Aristegui, los supuestos familiares del sacerdote católico aseguraron que decidieron romper el silencio para impedir que vuelvan a ocurrir abusos y para pedirle al Papa Benedicto XVI que impida a la congregación seguir dándoles la espalda.

La orden religiosa fundada en México en 1941 está extendida por dieciocho países y cuenta con casi 900 sacerdotes, 3 mil seminaristas, 70 mil miembros de la Asociación Regnum Christi (los legionarios laicos), y con importantes universidades, colegios y fundaciones.

Entre sus centros, destacan el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum en Roma, así como los seminarios internacionales "Mater Ecclesiae", uno en Roma y el otro en Sao Paulo (Brasil).

Investigación

Los señalamientos de la mujer y sus supuestos hijos surgen antes de que cuatro obispos del Vaticano culminen este mes una investigación sobre la congregación, la cual podría arrojar sórdidos detalles sobre la vida de Maciel. No está claro si los resultados de la investigación serán difundidos públicamente.

El fundador de los Legionarios de Cristo murió en el 2008 a los 87 años de edad.

Algunos ex legionarios de Cristo denunciaron en 1998 ante el Vaticano abusos sexuales por parte de Maciel, un allegado del entonces Papa Juan Pablo II, y en los últimos meses aparecieron reportes periodísticos de que el sacerdote habría engendrado una hija.

publicidad

El escándalo

Esta es la primera vez, sin embargo, que supuestos familiares directos de Maciel hablan públicamente, lo que parece confirmar todas las versiones anteriores.

José Raúl aseguró que conoció a otra pareja de Maciel en España, identificada sólo como Norma.

José Barba, uno de los nueve ex legionarios que acusaron a Maciel de haber abusado de ellos, dijo a la AP que "siento evidente tristeza por estos chicos, por esta pobre señora, y siento indignación con respeto al trato y el manejo, y diría yo la manipulación que los directivos de la Legión de Cristo siguen ejerciendo".

Para el mexicano, actual profesor universitario y miembro de la Legión entre 1948 y 1962, las revelaciones hechas por la señora y sus hijos difícilmente harán cambiar a una congregación en la que a su juicio hay personas que "parece que estuvieran vacunados contra la verdad".

Tampoco cree que influya en la investigación del Vaticano, que en 2006 pidió a Maciel que renunciara a celebrar misas y consagrara su vida a la "oración y el arrepentimiento", después de investigar las denuncias de supuesto abuso sexual.

El fundador de la congregación siempre se declaró inocente, aunque aceptó la disposición del Vaticano.

Barba consideró que la Iglesia ha intentado persuadir a la gente de que Maciel era el único que había engañado a la gente, sin considerar que para haber ocultado lo que se ha denunciado debía contar con toda una estructura dentro de la Legión que lo respaldara.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad