publicidad

Hallan a dos mexicanos culpables de agresión en Brasil, pero saldrán de cárcel con fianza

Hallan a dos mexicanos culpables de agresión en Brasil, pero saldrán de cárcel con fianza

Dos de los cuatro mexicanos fueron hallados culpables. Pero podrán salir bajo arraigo mientras cumplen proceso.

El mexicano Sergio Israel Eguren, exdiputado del Partido Acción Nacional (PAN) y su hermano Ángel Rimak, fueron encontrados culpables de agresiones graves contra un brasileño con el que discutieron después de un partido de México-Holanda durante el Mundial de Brasil. Sin embargo podrán salir libres y permancer bajo arraigo en un departamento de Fortaleza mientras enfrentan un proceso penal.

Tras cinco meses de cárcel, dos de los cuatro mexicanos detenidos en Fortaleza durante el Mundial fueron hallados culpables y los dos restantes fueron absueletos, determinó el juez brasileño encargado del caso.

Los mexicanos fueron acusados de infringir el artículo 129 del Código Penal brasileño que dispone penas por ofensas al cuerpo y la salud de los demás, y cuyo castigo es de prisión de uno a cinco años.

Algunos de los detenidos trabajaban en la delegación Benito Juárez, en la ciudad de México, pero luego de los sucesos fueron destituidos de sus puestos.

Los mexicanos declarados inocentes son Mateo Codinas Velten y Rafael Miguel Medina Pederzini, quienes acompañaban a los funcionarios panistas el pasado 30 de junio. Los pasaportes de estos dos mexicanos fueron ya liberados.

Estos mexicanos habían viajado a Brasil para disfrutar del Mundial de Fútbol, pero fueron detenidos y acusados de realizar tocamientos a una mujer y de propinar una golpiza a su esposo. De acuerdo a su abogado, Sergio Eguren había resultado con una costilla rota luego de que policías brasileños le dieran un toletazo.

publicidad

Según su abogado, Xavier Oléa Trueheart, detalló que los hermanos Eguren serían liberados a inicios de diciembre, luego de que un juez determine si la fianza es económica o a través de trabajo social.

Una vez liberados, los acusados vivirían en un departamento cercano al Penal Francisco Hélio Viana de Araújo, en Fortaleza y cada 15 días tendrán que acudir al juzgado a firmar el libro de procesados.

El abogado Xavier Olea indicó que el proceso judicial podría tardar 6 o 7 meses.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad