publicidad

Guerrilla mexicana criticó a I

Guerrilla mexicana criticó a I

El Ejército Popular Revolucionario (EPR) tildó a la franco-colombiana Ingrid Betancourt de "heroína de ultraderecha".

Hablan de México

MÉXICO - La guerrilla mexicana del Ejército Popular Revolucionario (EPR) tildó a la franco-colombiana Ingrid Betancourt de "heroína de la ultraderecha" y criticó su petición de que México medie en la liberación de los rehenes de las FARC.

"¿Cómo se le ocurre a la moderna 'heroína' de la ultraderecha Ingrid Betancourt después de su teatral liberación pedir que Felipe Calderón (presidente de México) intervenga para lograr la liberación de los prisioneros de guerra que viven exactamente igual que los insurgentes farianos (de las FARC)?", reza la guerrilla en un extenso comunicado.

La ex candidata presidencial de Colombia, secuestrada por las FARC durante más de seis años, declaró recientemente en París su confianza en que "Calderón puede ayudar muchísimo a la liberación de los rehenes en Colombia".

La guerrilla fundamenta su crítica en que México no es un país donde se respeten los derechos humanos, a cuenta de su acusación contra el Gobierno de haber hecho desaparecer desde mayo de 2007 a dos de sus militantes.

Los alzados, cuyas últimas acciones violentas fueron atentados contra oleoductos de la paraestatal Petróleos Mexicanos (PEMEX), responsabilizan a Calderón de mantener "a los luchadores sociales desaparecidos, muertos, torturados o en cárceles de exterminio".

publicidad

Asimismo, el texto publicado en el portal habitual donde el EPR coloca sus comunicados califica a las comisiones de derechos humanos en el país de estar "supeditadas por temor o por dinero al ejecutivo (sic) y a los deseos de los empresarios".

El EPR, surgido en 1996, se ha negado a establecer un diálogo directo con el Gobierno para esclarecer la situación de los dos desaparecidos y en su lugar pidió que se hiciera a través de una comisión de notables.

Los insurgentes mexicanos calificaron en mayo como "patrañas" sus presuntos vínculos con el presidente venezolano, Hugo Chávez, y las FARC, según lo afirmado por legisladores del partido gobernante de su país, el conservador Acción Nacional.

La guerrilla afirmó también entonces que las FARC no son narcoterroristas, sino revolucionarios expuestos a una campaña "imperialista de desprestigio para justificar crímenes de lesa humanidad, como el alevoso asesinato del comandante revolucionario 'Raúl Reyes'".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad