publicidad
En Morelia, México, colocaron arreglos florales para recordar a las víctimas de los atentados con granadas ocurridos en la celebración de la independencia del 15 de septiembre de 2008.

Guerra antidroga tiñe celebración de bicentenario de Independencia mexicana

Guerra antidroga tiñe celebración de bicentenario de Independencia mexicana

México celebra este miércoles 200 años de Independencia en medio de lo que algunos analistas llaman "depresión nacional".

En Morelia, México, colocaron arreglos florales para recordar a las víct...
En Morelia, México, colocaron arreglos florales para recordar a las víctimas de los atentados con granadas ocurridos en la celebración de la independencia del 15 de septiembre de 2008.

'Depresión nacional'

MÉXICO - México celebra este miércoles 200 años de Independencia en medio de lo que algunos analistas llaman "depresión nacional" por la violencia atribuida a la lucha contra el narcotráfico que ha dejado 28,000 muertos y plantea un serio reto para la mayor nación de habla hispana.

El presidente Felipe Calderón se refirió al combate al crimen organizado en la cena de bienvenida ofrecida la noche del martes a medio centenar de invitados especiales al bicentenario de la Independencia.

"Enfrentamos desafíos globales que afectan a nuestra nación pero que tenemos que resolver entre todas las naciones (...). Desafíos tales como el crimen organizado trasnacional que amenaza la paz y la democracia de nuestros países", dijo.

publicidad

Entre los invitados se encontraban los presidentes de Guatemala, Álvaro Colom; Honduras, Porfirio Lobo; El Salvador, Mauricio Funes; Panamá, Ricardo Martinelli, y Colombia, Juan Manuel Santos.

Elevada cifra de muertos

La cifra de muertos que según las autoridades ha dejado la violencia ligada al crimen organizado, la más alta desde la revolución mexicana hace un siglo, ha creado "una depresión nacional", asegura el historiador Enrique Krauze, director de la revista Letras Libres.

"Estamos obnubilados con el pesimismo, con la depresión que tiene que ver con el crimen y la súbita guerra contra el narcotráfico", dijo Krauze al diario Milenio.

Desde otra orilla ideológica, la escritora y activista política de izquierda Elena Poniatowska, una de las intelectuales con mayor renombre en el país, coincide en que la violencia generada por el narcotráfico "ha mermado el ánimo de los mexicanos".

"No hay nada que festejar, el gobierno se está gastando millones (en la lucha contra el narcotráfico), en vez de gastarlos en la gente, en el bienestar de los mexicanos", dijo a la AFP la autora de títulos emblemáticos del periodismo mexicano como 'La noche de Tlatelolco' y 'Hasta no verte Jesús mío'.

El gobierno ha invertido más de $40 millones en el acto central del festejo que se cumplirá en la histórica plaza del Zócalo capitalino, poco antes de la medianoche del miércoles con la ceremonia de 'El grito', a la que asistirá medio centenar de invitados especiales de todo el mundo.

publicidad

¿Mucho o poco qué celebrar?

Las principales ciudades han sido engalanadas con cintillos y luces con los colores de la bandera, y se anuncian conciertos multitudinarios y fuegos artificiales en casi 2,000 poblaciones simultáneamente.

Pero el ambiente festivo coincide con una sensación generalizada de que hay poco que celebrar.

"La violencia del narcotráfico obviamente ha permeado de temor los preparativos para estos festejos", señaló a la AFP Edgar Adrián Mora, investigador y profesor de Historia de América Latina en la jesuita Universidad Iberoamericana.

Hace una semana, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, desató una polémica al asegurar que México "se está pareciendo cada vez más a Colombia hace 20 años, cuando los narcotraficantes controlaban ciertas partes del país", aunque luego el presidente, Barack Obama, matizó esa declaración.

Dolorosa comparación

La comparación entre la situación de México y lo que vivió Colombia suscitó asimismo cuestionamientos sobre el papel que jugó Washington en ambos casos, al imponer su modelo de "guerra antidroga" en el continente.

"El ambiente de inseguridad y de una violencia que se hace cada vez más cercana hace más complicado que muchos mexicanos puedan sentirse orgullosos de la forma como llega el país a sus 200 años de independencia", explicó Mora.

publicidad

Este martes, autoridades de ocho municipios del estado de Chihuahua (norte), incluida Ciudad Juárez, considerada la más violenta del país con casi 2.000 homicidios en lo que va del año, anunciaron la cancelación parcial de las celebraciones públicas.

El historiador Carlos Elizondo dijo este martes a la emisora W Radio que la violencia provocada por el narcotráfico suscita un debate sobre el tema de la seguridad nacional, que merece una solución racionalizada.

"Si no lo resolvemos bien, no digo que vamos a tener una guerra civil; sí digo que tendremos un estancamiento, y mucho menos bienestar", apuntó.

Máxima seguridad

Agentes federales con fusiles de asalto, miles de policías con detectores de metal y helicópteros patrullan la Ciudad de México y otras localidades donde se festejará el miércoles el bicentenario de la Independencia, en medio de temores de un posible atentado de narcotraficantes en un momento tan simbólico.

Media docena de ciudades y poblados han cancelado las celebraciones por razones de seguridad, otras han anunciado festejos más pequeños y la mayoría han decidido tomar mayores medidas de prevención e incluso sugieren a la gente permanecer en casa y seguir las fiestas en su televisor.

"Hay psicosis en la gente por lo que ha pasado, existe temor. Ni los padres de familia ni los estudiantes quieren participar; los padres nos dicen '¿cómo vamos a mandar a los niños?'", dijo Víctor Luque Clemente, alcalde de Guadalupe Distrito Bravos, donde por segundo año consecutivo se canceló el tradicional "grito", un acto que se realiza la noche del 15 de septiembre para recordar el llamado del cura Miguel Hidalgo en 1810 que marcó el inicio formal de la lucha por la independencia de España.

publicidad

¿Celebrarán en Ciudad Juárez?

En Guadalupe, cercana a la violenta Ciudad Juárez y perteneciente al estado norteño de Chihuahua, muchos de sus residentes han huido después de que grupos del narcotráfico han efectuado asesinatos y quemado casas en un intento por intimidar a la población local.

El gobierno de Ciudad Juárez, fronteriza con Estados Unidos, también decidió cancelar las festividades públicas por cuestiones de seguridad y solamente realizará un "grito" a través de la televisión.

Al menos otras tres municipalidades en Chihuahua han cancelado los eventos del "grito", en que los gobernantes recuerdan a los héroes de la Independencia y gritan "¡Viva México!".

Las celebraciones del bicentenario ocurren en un contexto de constante violencia atribuida al narcotráfico y con un antecedente que continúa en la mente de muchos: en el 2008, presuntos sicarios lanzaron granadas contra la población que celebraba los festejos de la Independencia en la plaza principal de Morelia, capital de Michoacán, estado natal del presidente Felipe Calderón. El ataque dejó ocho muertos y 106 heridos.

En los lugares en que las autoridades han decidido continuar con las actividades las medidas de seguridad son evidentes.

En la Ciudad de México

En la Ciudad de México, donde se prevé un gran festejo con un desfile y varios conciertos, la policía capitalina desplegará más de 10,000 agentes locales. Se espera por lo menos un millón de participantes.

publicidad

"Nadie nos va a quitar nuestro derecho a celebrar con gozo", declaró en rueda de prensa el martes el secretario de Educación, Alonso Lujambio. "Hay un ánimo colectivo propicio para celebrar lo que nos merecemos los mexicanos... Será una fiesta hermosa".

El funcionario pidió a las personas no ingresar con mochilas ni objetos punzocortantes, y dijo que habrá más de 100 puntos de acceso que permitirán el flujo constante de personas para entrar o salir de las celebraciones.

En Monterrey, la tercera ciudad del país y localizada en el norte del país, al menos 1,500 policías vigilarán los festejos. En ambas ciudades se establecerán arcos detectores de metal para poder entrar a los puntos de celebración.

Autoridades y expertos difieren sobre si los cárteles de las drogas atacarían civiles en el bicentenario.

'Confían' en los criminales

El secretario de Marina, Marino Saynez, confió recientemente que los grupos criminales tengan "sensatez" y no hagan nada.

Para Raúl Benítez, profesor y analista de la Universidad Nacional Autónoma de México, un ataque de ese tipo "sería una señal al gobierno para que los dejen de atacar".

"Sería como decir: 'yo tengo poder y los puedo desestabilizar", dijo a la AP, aunque advirtió que hacerlo reflejaría también una visión corta sobre lo que detonaría.

publicidad

"Mientras más actos delictivos cometan ellos, o más actos terroristas, el gobierno tiene más fuerza para atacarlos, porque tiene más justificación ante la sociedad para poder dar golpes fuertes contra ellos", añadió.

Temor de ataques

Los temores de posibles ataques se dirigen sobre todo a dos cárteles conocidos por su brutalidad: Los Zetas y La Familia.

Jorge Chabat, analista del Centro de Investigación y Docencia Económicas, comentó a la AP que hay algunos grupos como Los Zetas que han dejado en claro su irracionalidad al actuar.

"Grupos como Los Zetas no tienen una lógica de largo plazo, sino que a veces reaccionan de manera inmediata y tienen menos control sobre sus miembros; no hay un mando único", dijo a la AP.

Esa irracionalidad pareció quedar demostrada a finales de agosto cuando 72 migrantes centro y sudamericanos fueron masacrados presuntamente a manos de Los Zetas.

Al menos ocho municipios del norte de México suspendieron parcialmente las celebraciones públicas del grito de Independencia este miércoles, mientras que en el resto del país se extremaban los controles de seguridad, informaron autoridades locales este martes.

Verbenas suspendidas

Otros siete municipios ubicados, como Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua (norte), también suspenderán las fiestas en plazas, incluido Guadalupe, donde en junio fue asesinado el presidente municipal.
publicidad

La verbena popular del grito de independencia fue cancelada en Morelia, capital de Michocán (oeste), donde hace dos años en esos festejos murieron ocho personas y un centenar resultaron heridas al explotar dos granadas.

El gobernador Leonel Godoy dijo a la AFP que pese a la cancelación del festejo, saldrá al balcón de la presidencia municipal a cumplir con el ritual. "Las medidas de seguridad se extremaron", señaló.

En el estado de Tamaulipas (noreste), donde a fines de agosto ocurrió la matanza de 72 migrantes de Centro y Sudamérica, el gobernador Eugenio Hernández revirtió el anuncio de cinco municipios que habían suspendido las ceremonias.

Hernández dijo que instruyó a los mandatarios locales que mantengan todas las ceremonias inclusive en San Fernando, en cuyos alrededores ocurrió la matanza.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad