publicidad

Falleció cardenal emérito

Falleció cardenal emérito

Ernesto Corripio Ahumada murió a los 88 años, a causa de una larga enfermedad que lo aquejó durante los últimos 12 años.

'Un pastor muy querido'

CIUDAD DE MÉXICO - El cardenal emérito mexicano Ernesto Corripio Ahumada falleció a los 88 años en el sur de la Ciudad de México, dijeron fuentes de la Archidiócesis Primada de México.El portavoz del organismo, Hugo Valdemar, explicó que el deceso del también ex arzobispo de la Ciudad de México se produjo alrededor de las 5.30 hora local  tras "un deterioro continuo" en la salud del prelado, que vivía en la zona conocida como La Noria, en el sur de la capital mexicana.

"Fue un gran pastor, muy querido por el pueblo, por la gente", explicó Valdemar.

Recordó a Corripio como "un hombre que vivió heroicamente su ministerio sacerdotal y arzobispal", que enfrentó "con enorme paciencia" la enfermedad que padecía y "nunca se desesperó" por ella.

Nacido el 29 de junio de 1919 en Tamaulipas, noroeste de México, fue ordenado sacerdote el 15 de octubre de 1942 en Roma, y durante 17 años dirigió la Archidiócesis de México (1977-1994).

Fue nombrado cardenal por Juan Pablo II en un consistorio celebrado en junio de 1979.

La misión pastoral de Corripio Ahumada se desarrolló en las ciudades mexicanas de Tampico, donde había nacido, y en Oaxaca, Puebla y Ciudad de México, dijo Valdemar.

El pasado Jueves Santo a Corripio Ahumada le sobrevino una trombosis que mermó su salud, ya delicada por una diabetes, en sus últimas semanas de vida.

publicidad

Sus funerales se realizarán, probablemente el sábado próximo, en la catedral metropolitana, donde será inhumando en la cripta de los arzobispos.

Esta tarde o noche los restos del cardenal emérito quedarán expuestos en la catedral capitalina para que los fieles puedan darle su último adiós.

La muerte de Corripio Ahumada es la segunda de un cardenal mexicano en menos de un mes pues el pasado 22 de marzo falleció, a los 80 años, Adolfo Antonio Suárez Rivera, quien desempeñó responsabilidades en el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), así como obispo de Tepic, Tlalnepantla y arzobispo de Monterrey.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad