publicidad

Ex espía acusado de integrar una red de prostitución dijo que su hija lo extorsiona

Ex espía acusado de integrar una red de prostitución dijo que su hija lo extorsiona

Raúl Martins acusado por su propia hija de participar en una red de tráfico sexual en Argentina y Cancún,  ha negado las acusaciones de ésta.

Lorena Martins presenta pruebas

MÉXICO - Raúl Martins, un ex espía argentino, acusado por su propia hija de participar en una red de tráfico sexual en Argentina y Cancún,  ha negado las acusaciones de ésta y  ha declarado que ella sólo busca extorsionarlo, publicó el periódico Milenio diario.

Los motivos para la aparente extorsión señalada por Martins, son que su hija Lorena, actúa junto con un abogado de nombre Leanchy y entre los dos lo están presionando: 'no me voy a quebrar. Primero me pidieron 5 millones de dólares y luego tres. Lo que sí me apena, y pido disculpas, es que pretendan enlodar a gente honorable y políticos, porque se trata de mentiras", aseguró en entrevista con el diario Milenio.

La red de prostitución operada por el ex espía argentino Raúl Martins, quien fue denunciado la víspera en México por su propia hija, comenzaba con ofertas de empleo en diarios locales y culminaba con la explotación sexual de mujeres en Cancún, México, han señalado algunos reportajes de prensa en México.

Gustavo Vera, representante de La Alameda, una prestigiosa organización argentina dedicada a denunciar la trata de personas con fines de esclavitud sexual y laboral en el país sudamericano, reveló a Notimex detalles de la operación ilícita.

De hecho, La Alameda fue la que publicó la foto de Martins con el jefe de gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri, quien está acusado de haber recibido financiamiento en su campaña electoral por parte del presunto proxeneta.

publicidad

Vera explicó que la ruta Buenos Aires-Cancún formaba parte de un "aceitado mecanismo" de tráfico de personas, pues no solo eran llevadas mujeres argentinas, sino también paraguayas y dominicanas.

"La captación comenzaba con avisos en los diarios de cada ciudad, en los cuales ofrecían trabajos de camarera. Luego, en las entrevistas personales, estudiaban a las mujeres para saber si tenían deudas o condiciones de vulnerabilidad", afirmó.

El caso se complica

Las personas más susceptibles de ser explotadas eran finalmente "contratadas" como meseras y llevadas con todos los gastos pagados a Cancún, balneario del Caribe mexicano, en donde las primeras semanas o meses se les trataba con cordialidad para suscitar su confianza.

"Una vez ahí, les empezaban a prestar dinero, ya fuera Martins o algún cliente 'generoso', las endeudaban y después empezaban a presionarlas para que devolvieran la plata rápido", señaló.

Vera agregó que la primera opción de las víctimas era realizar bailes nudistas en las mesas o el escenario, pero luego eran presionadas de tal manera que terminaban directamente en condiciones de esclavitud sexual.

"Es lo que ellos llamaban 'proceso de quiebre', porque iban reduciendo a sus víctimas hasta que no tenían más opciones para sobrevivir", dijo.

El dirigente advirtió que en el largo camino recorrido por estas mujeres hay una organización criminal establecida en la que participan empresas de transporte y funcionarios de migración cómplices de la trata de personas.

publicidad

"Es una red bastante aceitada la que trae a mujeres paraguayas y dominicanas a la Argentina, es toda una red de complicidad para construir una ruta en la que pasa la gente que va a ser esclavizada sexual y laboralmente", denunció.

El "caso Martins" estalló el mes pasado, cuando su hija Lorena Martins denunció en Buenos Aires que su padre opera desde hace años una red de prostitución en Playa del Carmen y Cancún y que tiene nexos con el cártel narcotraficante de "Los Zetas".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad