publicidad

Estudiantes limpian las calles de Chilpancingo y toman pacíficamente seis alcaldías

Estudiantes limpian las calles de Chilpancingo y toman pacíficamente seis alcaldías

Una comisión de estudiantes barrió calles en Chilpancingo mientras que maestros tomaron seis alcaldías.

Al menos seis ayuntamientos de Guerrero, entre ellos el de la capital del estado y el de Iguala, están bajo el poder de profesores de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg).  A casi tres semanas de que desaparecieran 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, las movilizaciones tienen cercado al gobierno de Ángel Aguirre.

Maestros y estudiantes prometieron la toma de control de los ayuntamientos de los 81 municipios de Guerrero. Hoy los palacios de gobierno de Chilpancingo, Tlapa, Huamuxtitlán, Atenango, Copalillo e Iguala fueron tomados de manera pacífica por integrantes de la Ceteg.

Los manifestantes también anunciaron que tomarán todas las casetas de cobro en el estado y las carreteras de las seis regiones de Guerrero, donde no permitirán la circulación de camiones de empresas privadas, únicamente dejarán transitar a autos particulares.

"El acuerdo es seguir la movilización para presionar al Estado (...) Va muy lento el trabajo (de búsqueda), no hay nada hasta el momento", dijo a la AFP Tonantzin Beltrán, miembro de la Ceteg.

La Ceteg es una fracción radical del sindicato nacional de maestros que encabezó las fuertes manifestaciones del lunes en Chilpancingo, capital de Guerrero, que derivaron en choques con la policía y el incendio parcial de la sede del gobierno regional.

"Venimos a apoyar su lucha. Necesitamos estar organizados como normalistas. No importa si es una normal rural. Todos somos hijos de campesinos, todos somos esa voz que quiere ser escuchada. Todos los estados del país queremos justicia, desde la costa hasta la sierra", dijo un estudiante del Centro Regional De Educación Normal De Oaxaca presente en Chilpancingo a través de la Radio Comunitaria Voces Nuestras .

publicidad

En Ciudad de México, miles de alumnos de grandes universidades públicas y privadas se unieron a las protestas de Ayotzinapa. En los planteles educativos se acordó realizar un paro de labores por dos días. Este miércoles transcurría el segundo día y cada vez más escuelas se sumaban al movimiento, por la tarde ya se contabilizaban 29 instituciones participantes.

Estudiantes de Ayotzinapa cuelgan video en la red Univision

Alumnos de Ayotzinapa se ponen a barrer

Pero no todo es tensión en Chilpancingo. Esta mañana una comisión de estudiantes con la cara descubierta de la Normal Rural de Ayotzinapa sorprendió a los locales con escobas y bolsas en mano. Decenas de ellos comenzaron a barrer las calles como agradecimiento con la gente por la solidarización que ha habido con su movimiento.

Estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa realizan actividades de limpieza en calles de Chilpancingo pic.twitter.com/yPn7B3u0wf " Nereida Catalan (@nereidacatalan) October 16, 2014

Los estudiantes comenzaron desde el norte de la ciudad, a la altura del mercado central y también limpiaron la avenida Juárez y la Avenida Insurgentes.

De acuerdo al diario El Universal, los estudiantes explicaron que las labores de limpieza son una muestra de gratitud a la sociedad guerrerense que les ha brindado víveres durante sus protestas.

publicidad

El vocero de la Normal Rural informó que en la labor participan unos 300 estudiantes de la escuela.

La tensión ante la falta de respuestas

Mientras la tensión sigue en aumento, el presidente Enrique Peña Nieto pide tiempo para esclarecer este caso que ha llamado la atención mundial y que está plagado todavía de interrogantes.

Las autoridades sostienen que los 43 estudiantes que sobrevivieron a los ataques, en los que hubo seis muertos, fueron entregados por policías de Iguala y de la vecina localidad de Cocula a miembros del cártel local Guerreros Unidos.

Basándose en testimonios de sicarios detenidos, los investigadores sospechan que los jóvenes fueron asesinados y enterrados en algunas de las numerosas fosas clandestinas halladas después en los cerros de Iguala, un feudo de los criminales donde se deshacen de sus víctimas.

Las pruebas de ADN a los primeros 28 cadáveres encontrados determinaron que entre ellos no están los estudiantes, pero sumaron otro capítulo de horror a este caso.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad