publicidad

El reacomodo de Peña: a medio mandato y en plena crisis de popularidad

El reacomodo de Peña: a medio mandato y en plena crisis de popularidad

Los movimientos en el gabinete mexicano se dan en un momento en que la popularidad del presidente cayó siete puntos hasta 44%.

Un reacomodo entre algunos de sus colaboradores más cercanos marcó la agenda política de este jueves en México, en un momento en que perdió el apoyo de la mayoría y su popularidad cayó siete puntos hasta 44%.

Un sondeo del estadounidense Pew Research Institute difundido este mismo jueves señala que, tres años después de ser electo, Peña Nieto “es crecientemente impopular”, de acuerdo al estudio realizado a un millar de personas entre el 7 y el 19 de abril.

La popularidad del mandatario era de 51% en 2014, pero desde entonces perdió el respaldo mayoritario y para abril de este año su apoyo se desplomó a 44%, siete puntos menos. Los niveles de rechazo subieron cinco puntos -de 48% a 53%- en ese mismo periodo.

La cifra dibuja una caída sostenida en la opinión favorable hacia Peña Nieto, quien llegó al poder en 2012 enarbolando reformas modernizadoras y una popularidad de 56%. Su imagen fue cediendo a medida que su gobierno enfrentaba acusaciones de corrupción y violación de derechos humanos, y la lucha contra el narcotráfico se estancaba.

"Luego de un año plagado por el escándalo y la controversia, su apoyo ha caído, y los mexicanos se han desilusionado de elementos claves de su ambiciosa agenda", señalaron los autores del estudio.

Un tercio (35%) de los mexicanos respalda la labor de Peña Nieto en la lucha contra el crimen organizado, frente a 53% hace un año, según el estudio, que se realizó antes de la huida en julio de una cárcel del líder del cartel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, recordó el instituto Pew.

publicidad

Y el apoyo a las medidas anticorrupción del presidente cayó 15 puntos en un año a 27%, tras el escándalo por la compra de lujosas casas por Peña Nieto y la primera dama a empresas que después lograron millonarios contratos públicos.

El creciente pesimismo también se refleja en cómo Peña Nieto maneja la economía (siete puntos menos), su reforma educativa (12 puntos menos).

Incremento del dólar afecta al peso mexicano /Univision

'Secretarios segundones'

A escasos días de llegar al ecuador de su mandato, Peña Nieto decidió hacer cambios en su equipo de gobierno “para hacer frente a las nuevas circunstancias y desafíos que tenemos como país”.

Sin embargo, para la oposición los cambios no han sido bien vistos. Varias figuras desestimaron los cambios realizados por el presidente mexicano, afirmando que consistieron en un "reacomodo político" que involucró a "secretarios segundones".

Los cambios en el gabinete "son incoherentes ante los graves problemas que enfrenta el país en materia económica, de inseguridad, combate a la corrupción y transparencia", afirmó el senador Fernando Herrera Ávila, del conservador Partido Acción Nacional (PAN).

publicidad

"Es un simple reacomodo político que responde más a lealtades y no a capacidades y experiencia en las áreas encomendadas", declaró el coordinador de los senadores del PAN.

Para Herrera, el presidente "se quedó corto" y tal parece que no le preocupa lo que sucede en el país.

Calificó de incomprensibles los ajustes porque se dan al inicio de la segunda mitad de una Administración que enfrenta nuevos y acuciantes retos, en un contexto totalmente diferente de aquel con en que se inició.

El gabinete necesita, afirmó, "una sacudida más fuerte frente a un entorno en que la economía no crece, los índices de inseguridad son preocupantes y la corrupción avanza sin control".

"Además, observamos síntomas alarmantes con un dólar al alza, con reservas en dólares del Banco de México que cada día disminuyen, con índices de pobreza que van en aumento y un ingreso de las familias con tendencia a la baja", expuso.

Ante esta situación, "el presidente Peña Nieto simplemente aplicó la filosofía del gatopardismo (cambiar algo para que las cosas sigan igual), cuando debió evaluar con seriedad la eficiencia de su gabinete en todos los ámbitos".

La postura de la izquierda

Por su parte, el líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, consideró que ni siquiera se puede hablar de gatopardismo ante los cambios, porque solo se irán el secretario de Educación, Emilio Chuayffet, por motivos de salud, "y dos o tres secretarios segundones".

publicidad

Al iniciar una gira por el estado sureño de Oaxaca, el dos veces candidato presidencial (2006 y 2012) por el también izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) subrayó que se quedaron en sus puestos el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, "y los demás miembros del gabinete de seguridad, quienes son responsables de la fuga del Chapo".

El Chapo Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, se fugó en julio pasado de una cárcel federal de máxima seguridad, en lo que el Gobierno consideró una "afrenta".

Por otro lado, dijo López Obrador, también se quedan en el gabinete el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, "el estratega del fracaso económico, y el intocable Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, zar de los contratos".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad