publicidad

El PRI recogió descontento con gobierno mexicano y división de la izquierda

El PRI recogió descontento con gobierno mexicano y división de la izquierda

El opositor PRI derrotó con mayor claridad de la esperada al oficialista PAN en las elecciones legislativas.

Su estrategia

MEXICO - El opositor PRI, ex partido hegemónico en el país, derrotó con mayor claridad de la esperada al oficialista PAN en las elecciones legislativas en México al beneficiarse del descontento con el gobierno conservador de Felipe Calderón y la explosiva división de la izquierda.

Recibe noticias de México en tu móvil

Desde el tercer lugar de la Cámara de Diputados, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) está a punto de recuperar 'de facto' la mayoría absoluta perdida en 1997, merced a su alianza con el Partido Verde.

Este triunfo "no es por méritos propios, salvo mantener una disciplina muy férrea, no pelearse entre ellos y dirimir civilizadamente sus pleitos, como no hicieron PAN (gobernante Partido de Acción Nacional) y PRD (Partido de la Revolución Democrática, izquierda)", dijo el escritor y politólogo José Antonio Crespo.

Mayoría en el Congreso

La fuerza política que dominó México de 1929 a 2000 alcanzó el 36.62 por ciento de los votos (con el 98.91 por ciento escrutado), su nivel habitual desde que perdió el dominio de la cámara baja con la excepción de la debacle de 2006 (23 por ciento).

También se hizo con cinco de las seis gobernaciones estatales en juego y arrebató al conservador PAN importantes alcaldías como la de Guadalajara, la segunda ciudad de México.

publicidad

Este volumen de votos que regresó al redil priista provino del desplome tanto de la derecha como de la izquierda, aunque algunos analistas también levantaron la vista hacia la residencia presidencial de Los Pinos.

La peor derrota del PAN

"Perdió el presidente Calderón. Es la peor derrota del PAN en dos décadas. Si la elección fue un referéndum, México le dijo no, vehementemente no", escribió el periodista Ciro Gómez Leyva en el diario Milenio.

Tras reconocer los resultados electorales, el presidente Calderón reconoció los resultados electorales y pidió a los nuevos legisladores a lograr acuerdos por el bien de todos los mexicanos, en especial por los más necesitados.

El PAN se lo jugó prácticamente todo a la carta de la política de seguridad de Calderón, quien ha desplegado a más de 36,000 militares para enfrentar a los cárteles narcotraficantes que tienen convulsionada algunas partes del territorio mexicano con más de 7,700 ejecuciones desde 2008.

"La gente no ha querido respaldar al gobierno como le pidió el PAN en campaña (...) Esta guerra la aplaudió la gente al principio pero ahora muchos están cambiando de idea porque hay una percepción de ingobernabilidad", explicó Crespo.

Fractura en izquierda

El PRI también se vio favorecido por la sangría de electores que abandonaron al dividido PRD, la segunda fuerza en la anterior legislatura, y que tampoco optaron por las opciones izquierdistas minoritarias.

publicidad

"Las izquierdas, atrapadas en sus desgarramientos internos y en los vicios de sus estructuras partidistas, se derrotaron solas durante los años y meses previos a los comicios", dijo el editorial del diario izquierdista La Jornada.

"Fuego amigo"

El propio presidente del PRD, Jesús Ortega, lamentó los ataques recibidos por "fuego amigo", en referencia a su compañero de partido Andrés Manuel López Obrador, segundo posicionado en las presidenciales de 2006 y que en esta elección apoyó también a candidatos de otras fuerzas de izquierda.

Otras voces, como el académico Juan Enríquez Cabot en las páginas de Reforma, explican el retorno del PRI por su tradicional voto duro, puesto que "en una elección de altísimo abstencionismo (14% más que en 2006) y de altísimo voto anulado (5,39%), el voto organizado y corporativo cuenta".

La composición de la Cámara Baja

Las proyecciones de 233 diputados para el PRI (tenía 106), 146 para el PAN (contra 206 anteriores) y 72 para el PRD (127), de un total de 500 escaños, son "cifras elocuentes para el futuro inmediato que empezó ayer mismo: la sucesión presidencial del año 2012", opinó el analista Héctor Aguilar Camín en Milenio.

Serán para el presidente Calderón tres largos años en los que la cámara baja de mayoría absoluta priista -en alianza con el Partido Verde- le puede complicar la gobernabilidad y desmantelar los presupuestos, sostienen los analistas.

publicidad

"El PAN tendrá una bancada muy floja (...) El PRI llevará la batuta en las reformas. Su ritmo y contenido será el que quiera el PRI", explicó Crespo.

México afronta no sólo la amenaza del narcotráfico sino también la de una crisis económica que le hará perder alrededor del 5,5% del PIB en 2009, según estimaciones del gobierno que los expertos consideran muy optimistas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad