publicidad

El presidente de México, Felipe Calderón urgió la reforma penal

El presidente de México, Felipe Calderón urgió la reforma penal

El presidente de México, Felipe Calderón, exhortó a los 32 estados a acelerar la puesta en marcha de la reforma al sistema penal.

"Ya está en vigor"

MEXICO - El presidente de México, Felipe Calderón, exhortó a los 32 estados del país a acelerar la puesta en marcha de la reforma al sistema penal y a hacer más en la lucha contra la corrupción porque con ella "la justicia queda al mejor postor".Para el mandatario cualquier esfuerzo "será inútil si no transformamos los cuerpos encargados de procurar y administrar (justicia) porque (...) si sigue habiendo corrupción en los cuerpos ministeriales, policíacos o judiciales, de nada servirá que se cambie ese sistema de justicia", indicó.

Durante la inauguración hoy del II Foro Político Seguridad y Justicia, adonde acudieron diversas organizaciones civiles que supervisan la aplicación de las nuevas leyes, Calderón señaló que la reforma aprobada en 2008, que tiene ocho años para su puesta en marcha, "ya está en vigor" en siete estados del país.

"En dos estados tiene una fecha próxima, definida, para su implementación, y en más del 50 por ciento de los estados se está trabajando ya para llevarla a buen fin", agregó.

Aplicación de la justicia

El mandatario aprovechó su participación en el foro para pedir a los gobiernos estatales "que redoblen los esfuerzos en la implementación de esta reforma a fin de que todos los mexicanos" tengan lo más pronto posible "acceso a un sistema de justicia transparente y expedito".

publicidad

Calderón recordó que las modificaciones permitirán hacer frente con más garantías a delitos como el homicidio, el secuestro, la extorsión y los robos, que representan el 80% de todos, según el mandatario.

De mejorar la puesta en marcha del nuevo modelo se ocupa un consejo de coordinación que trabaja con las autoridades de los estados.

Importante aprobación

La reforma es una de las más importantes aprobadas hasta el momento durante el mandato del presidente Felipe Calderón, que comenzó en diciembre de 2006, y cambia el sistema penal mexicano de un modelo "inquisitorial" basado en sentencias sobre un expediente escrito, a otro "acusatorio", donde destaca la existencia de la presunción de inocencia de los detenidos y los juicios orales.

Además confiere nuevas facultades a las policías que les permitirán investigar mejor y más profesionalmente los crímenes y otorga a los jueces medios para "que puedan allegarse más fácilmente pruebas, evidencias".

También permite la creación de un nuevo modelo de Policía Investigadora, más profesionalizado y con mayores controles de confianza que las corporaciones actuales.

En el mismo acto el empresario Alejandro Martí, presidente de la ONG México S.O.S. y quien perdió a un hijo en un secuestro, dijo que era "inconcebible" e "inaceptable" que los mexicanos perdieran en buena medida su confianza en el sistema de justicia.

publicidad

"Por cada joven, mujer, niño o padre de familia que perece a manos de la delincuencia o por las balas del fuego cruzado, o por la omisión de las autoridades, va muriendo nuestra fe en recuperar algún día nuestro país", añadió.

Martí llegó a exigir hace dos años a las autoridades de cualquier nivel de Gobierno en México que renunciaran si no eran capaces de hacer frente a la delincuencia, un discurso duro contra la impunidad y la injusticia que hay en el país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad