publicidad
Arribo de fuerzas federales a Oaxaca. (Imagen tomada de Twitter).

El Gobierno de México pone en marcha operación de seguridad para las elecciones

El Gobierno de México pone en marcha operación de seguridad para las elecciones

El Gobierno anunció un operativo nacional con "acciones específicas" para garantizar el desarrollo de las elecciones.

Arribo de fuerzas federales a Oaxaca. (Imagen tomada de Twitter).
Arribo de fuerzas federales a Oaxaca. (Imagen tomada de Twitter).

El sur de México ha sido foco de tensión durante los últimos días por los intentos de boicot a las elecciones que se celebrarán el próximo domingo.

publicidad

Las autoridades anunciaron un operativo especial para garantizar las elecciones, pero fue la sureña entidad de Oaxaca la primera en recibir un total de tres mil elementos del Ejército, la Secretaría de Marina y de la Policía Federal.

La Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca, la Procuraduría local y las policías municipales “coadyuvarán en las labores de vigilancia y patrullaje antes, durante y después de la jornada electoral” para lograr la instalación de las 5,228 casillas para que los ciudadanos puedan votar, anunció el gobierno de Oaxaca en un comunicado.

El comunicado de la Secretaría de Gobernación (Interior) apunta, por su parte, que “el despliegue (…) se enfocará especialmente en la región sur sureste, y en particular, en el estado de Oaxaca”.

El @gobrep despliega acciones específicas para garantizar el desarrollo de la Jornada Electoral http://t.co/ZzGOp0wH8F " SEGOB México (@SEGOB_mx) junio 5, 2015

En esa región, los maestros llevan cinco días consecutivos de fuertes protestas.

Entre otras acciones, los profesores tomaron todas las oficinas electorales del Estado, quemaron miles de papeletas, bloquearon un centro de distribución de la petrolera estatal Pemex desatando una escasez de gasolina en la zona y el viernes incluso sitiaron los accesos a una central hidroeléctrica de la estatal Comisión Federal de Electricidad.

publicidad

LEER: Maestros incendian sedes de partidos en Chiapas

Tensión en México por elecciones Univision

Escasez de gasolina

Una fila de coches que se extiende más allá del horizonte y centenares de personas con bidones y en hilera esperan, durante horas, poder cargar gasolina en una estación de servicio y proseguir con su jornada.

Una escena poco común en un país productor como México, pero frecuente en Oaxaca capital desde el pasado lunes, cuando maestros en huelga bloquearon un centro de distribución de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Santa María del Tule, cerca de la ciudad, y una refinería en el puerto de Salina Cruz.

Un contexto de desabastecimiento, falsos rumores y encontronazos entre conductores, propietarios de estaciones y profesores que amenaza con resquebrajar del todo la débil paz social previa a los comicios del 7 de junio de este sureño estado.

publicidad

"La sociedad está enojada, el martes en otra gasolinera los conductores querían golpear a los operadores (trabajadores) y no es así. Hay mucha confusión por parte de todos", dijo a Efe Francisco Daniel.

Este propietario de una tienda de uniformes esperaba frente a una estación en la que algunos empleados se entretenían pintando las flechas de señalización del asfalto y donde colgaba el rótulo de "Fuera de servicio".

La gasolinera lleva cerrada desde el lunes, lo que ha ocasionado pérdidas de 1,4 millones de pesos (89,000 dólares) y una reducción temporal de plantilla, contó a Efe su administrador, Reynaldo Jiménez.

Sin embargo, Francisco Daniel no pensaba moverse; leyó en redes sociales y en medios locales que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) acordó la salida de ocho camiones cisterna para abastecer algunas gasolineras.

LEER: Violencia, primer actor en las elecciones legislativas

'Farsa' electoral

Esto nunca ocurrió porque la Secretaría de Gobernación no permitió el acuerdo entre el sindicato y Pemex, según la versión de los propios maestros, que desde el lunes han dejado sin clase a 1.3 millones de estudiantes en Oaxaca y piden la derogación de la reforma educativa de 2013 y el boicot a la "farsa" electoral.

A unos kilómetros de distancia, en otra estación de servicio, esta sí abierta, se asomaba el caos.

publicidad

Había centenares de coches en dos filas y gente con varios bidones y poca paciencia haciendo cola para reponer combustible.

"Quiero saber por qué el Gobierno no hace nada en esta situación. ¿Siempre vamos a estar a lo que dicen los maestros? ¿Y entonces, el pueblo no cuenta o qué?", señaló a Efe Mary Carmen.

Tras cinco horas de cola, esta ama de casa con un enfermo en casa que debe trasladar a centros hospitalarios periódicamente se vio obligada a repetirla porque esperaba un bidón que no llegó a tiempo.

Su enfado era comparable al de muchos de los usuarios.

Algunos incluso incrementaron la tensión al enzarzarse en disputas sobre el orden de llegada bajo el temor de que el combustible, racionado ya a unos 10 litros por conductor, se acabara.

¿El principal miedo? No poder trabajar en este estado, uno de los más pobres del país, donde cada peso cuenta.

Sin embargo, los maestros mexicanos en huelga se retiraron de la central de reparto de Petróleos Mexicanos (Pemex) que bloquearon en el estado de Oaxaca, ante el temor a una fuerte acción policial tras la llegada de nuevos efectivos a la región.

Con el desbloqueo de esta estación, se espera que se ponga fin a cinco días de desabastecimiento de combustible en la ciudad, que ha provocado momentos de tensión y colas de horas para recargar gasolina.

LEER: El millonario costo de las elecciones

publicidad

¿Se instalarán todas las casillas?

En tanto, el presidente del INE de México, Lorenzo Córdova, admitió el viernes que puede que no lleguen a instalarse las 5,042 casillas (mesas de votación) en Oaxaca para los comicios federales de este domingo.

En un mensaje de calma, agregó que ello no impedirá las elecciones en el país, donde 83 millones de votantes deben elegir 2,016 cargos públicos.

Hay algunas zonas como Oaxaca o algún distrito en Chiapas y otro en Guerrero donde las condiciones para la instalación de las casillas todavía no son las idóneas, expuso Córdova Vianello.

Sin embargo, dijo, “sabemos que ha habido un esfuerzo por parte de las autoridades federales para construir las condiciones que nos permitan contribuir con nuestro despliegue de campo y cerrar exitosamente, en todo el país, la jornada y el proceso electoral”.

Chiapas y Guerrero

Los disturbios están extendidos a otros estados del sur como Chiapas y Guerrero que, con Oaxaca, son los más pobres y conflictivos del país.

En la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, capital de Chiapas, los maestros asaltaron las sedes estatales y municipales de los principales partidos políticos.

Los profesores realizaron pintadas en los edificios, de donde sacaron material de papelería, muebles, propaganda política y objetos diversos a los que prendieron fuego.

La CNTE, una facción disidente del sindicato nacional a la que pertenecen estos maestros, exige para frenar el boicot la derogación de la reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto, a la que acusan de haberles arrebatado derechos laborales.

Fuerte tensión por elecciones en México Univision

Tlapa, el bastión del boicot

A media luz, maestros y activistas mexicanos afinaban la madrugada del viernes sobre una vieja mesa las acciones para "dar un golpe certero y contundente" contra las elecciones del domingo en Tlapa, un remoto pueblo indígena enclavado en la zona más pobre del país.

En esta localidad del violento estado de Guerrero (sur) la principal causa de los profesores para boicotear estas elecciones locales y legislativas no es, como en otras regiones, la polémica reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto.

Aquí, en medio de montañas donde los cárteles recolectan la amapola y marihuana, los maestros están en pie de guerra contra la colusión entre políticos locales y el crimen organizado, marcada a fuego con el crimen de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en septiembre.

publicidad

"Queremos impedir la elección por las implicaciones que ha tenido este sistema en la relación caciquil entre políticos y delincuentes. Es darle poder al Estado para operar como delincuente", explica a la AFP Elmer Pacheco, dirigente del Movimiento Popular Guerrerense (MPG), una organización creada por estos maestros integrantes de un sector radical.

El ataque de policías de la cercana ciudad de Iguala a los 43 estudiantes de magisterio, siguiendo órdenes de su alcalde, y la presumible ejecución de los jóvenes por narcotraficantes aliados enfureció a los maestros de Tlapa.

En ese entonces numerosas alcaldías de Guerrero fueron tomadas por maestros, pero sólo la de Tlapa siguió en su poder hasta que el lunes, en plena tensión por las elecciones, fueron violentamente desalojados.

Armadas con botellas, palos y piedras, unas cien personas, entre ellas políticos locales y taxistas agremiados, obligaron a los maestros a abandonar su plantón.

Poco antes, los profesores habían asaltado una casa en la que se resguardaba la papelería para las elecciones.

Con ella hicieron una fogata en la calle en la que ardieron unas 80,000 boletas de los partidos. El fuego iluminó la alcaldía y las pintadas que luce exigiendo la aparición de los 43 estudiantes en español, nahualt, mixteco y tlapaneco, lenguas de los indígenas de estas montañas.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad