publicidad

Ejecutan en Texas a Miguel Paredes, hijo de migrantes mexicanos

Ejecutan en Texas a Miguel Paredes, hijo de migrantes mexicanos

El prisionero, hijo de padres mexicanos, estaba acusado por el asesinato de tres rivales de su pandilla.

Texas ejecutó a un hombre de origen hispano Univision

Miguel Paredes, un expandillero de 32 años fue ejecutado este martes en Texas por el asesinato de tres rivales hace 14 años en San Antonio.

El prisionero, hijo de padres mexicanos, fue declarado culpable en septiembre de 2000 junto con otros dos hombres de haber matado a balazos a tres personas vinculadas a la pandilla Mexican Mafia.

Los cadáveres de las víctimas fueron enrollados en una alfombra, transportados aproximadamente 80 kilómetros al suroeste, arrojados en un sitio y quemados. Sin embargo un agricultor que investigaba un incendio de pasto encontró los restos, según informó AP.

Paredes fue declarado muerto a las 18:45 hrs. tiempo local de Texas, después de que la Suprema Corte de Estados Unidos desechara una apelación de los abogados de la defensa, en la que argumentaban que el reo era deficiente mental y que su abogado anterior había cometido un error al no investigar sus antecedentes médicos.

De acuerdo con el portal del diario The Guardian, el sentenciado se unió a la banda denominada Hermandad de Pistoleros Latinos y se vio envuelto por la violencia.

Hoy a su 32 años de edad fue ejecutado por inyección letal convirtiéndose así en el décimo y probablemente último preso en ser ejecutado por el Estado en 2014. En Texas, ese número cuenta como un año malo.

Agonía de dos horas de reo tras recibir inyección letal Univision

David Dow, abogado de Paredes, dijo que la ejecución debió haberse detenido porque el preso tenía "un enfermedad mental significativa" que pudo haber afectado su juicio cuando dijo a su abogado previo hace 10 años que no investigara sus antecedentes familiares.

En una respuesta presentada el martes por la mañana, abogados estatales afirmaron que Paredes "no mostraba evidencias de que es o haya sido un enfermo mental o un incompetente" y que no era posible considerar deficiente a su abogado anterior cuando "se apegó a las instrucciones explícitas de Paredes".

Tribunales inferiores estuvieron de acuerdo con el estado, que también hizo notar que la última apelación fue interpuesta después de que venciera el plazo para hacerlo.

publicidad

Los fiscales argumentaron que Paredes, quien cumplió 18 años seis semanas antes de los asesinatos, fue el atacante más agresivo cuando las tres víctimas se presentaron en una casa a cobrar dinero por venta de drogas.

Le dijeron al jurado en su juicio en 2001 que Paredes era sospechoso de haber cometido varios delitos más, incluidos otros homicidios y tiroteos desde vehículos en movimiento. Los abogados defensores argumentaron que creció en un vecindario infestado de pandillas en el que la única forma de sobrevivir era unirse a una.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad