publicidad

Ecos del encuentro Obama-Calderón. Analistas opinaron de sus declaraciones

Ecos del encuentro Obama-Calderón. Analistas opinaron de sus declaraciones

Analistas hablaron sobre los temas de interés común que fueron tocados durante el breve encuentro de los mandatarios.

El tema: violencia

CIUDAD DE MÉXICO - A pesar de que no hubo declaraciones espectaculares ni acuerdos fuera de lo común, el respaldo que Barack Obama le dio a Felipe Calderón en la lucha contra el narcotráfico y su compromiso en trabajar por una reforma migratoria dejaron un balance positivo de la visita del mandatario estadounidense a México, según analistas consultados por Univision.com.

Afortunada o desafortunadamente, el tema de la violencia, sin ser el único que se trató, robó la atención en los discursos de los dos mandatarios. Buena parte de las declaraciones giraron en torno a un problema que aqueja en mayor o menor medida a ambas naciones.

Un grupo de analistas habló a Univision.com sobre sus impresiones del encuentro.

“Estamos viendo los primeros pasos que se están tomando para desarrollar un nuevo modelo de cooperación en el tema de la lucha contra el narcotráfico en donde los dos países toman acciones conjuntas y no se acusan mutuamente de qué es responsabilidad de uno y qué es responsabilidad del otro, pues es una estrategia que se va a tener que ir desarrollando a lo largo del tiempo”, dijo la Doctora Isabel Studer, Directora del Centro de Diálogo y Análisis sobre América del Norte del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey.

Es del dominio popular que el armamento que poseen los capos proviene en buena medida de los Estados Unidos, lo cual implica de aquella nación un esfuerzo extra.

publicidad

Sin embargo, “el tema de la posesión de armas es un tema que tiene que ver con toda la distribución de la libertad individual, entonces es un problema constitucional que tiene mucho que ver con una cultura estadounidense de la libertad del individuo y la responsabilidad”, acotó Studer, para quien será difícil lograr un avance legal en ese sentido, no obstante la propuesta de Obama.

Durante la conferencia de prensa que ofreció Obama reconoció la responsabilidad de Estados Unidos por la narcoviolencia desatada en México ya que la mayor parte del armamento proviene de su país.

Destacó que su promesa de campaña de enviar al Congreso una iniciativa para la prohibición de armas de asalto, sin embargo admitió que no es una tarea fácil pero comenzará por controlar el flujo de armas hacia México.

"Combatir el trafico de armas es una tarea casi imposible en Estados Unidos, principalmente por la legislación que da derechos a sus ciudadanos para poseer armas para su seguridad" comentó Adalberto Santana, especialista en temas internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Precisó que ese es el punto medular sobre el tráfico de armas ya que en Estados Unidos es una cuestión legal, y de eso se aprovechan los grandes grupos del crimen organizado para traer las armas a México, donde por ley es una tarea ilícita.

publicidad

Tráfico de armas

Para el investigador Rodrigo Salazar, las intenciones de Obama para frenar el tráfico de armas hacia México es una estrategia más amplia ya que se presenta en la política internacional como la contraparte de su antecesor de George W, Bush que tenía una imagen de 'matoncito' con una una politica muy agresiva.

El investigador de FLACSO, dijo que Obama prefiere una estrategia más consensuada y de cooperación.

"Aceptar la responsabilidad como productor de armas es un gesto de buena voluntad, que por otro lado es compatible con los términos de las divisiones políticas en Estados Unidos, es decir por lo general los republicanos son propensos a oponerse al control de armas", destacó Salazar.

Destacó que de alguna manera Obama les está pasando la pelota a los congresistas republicanos quienes tendrán que justificar por qué se oponen al control de armas.

El futuro de los migrantes

“Era difícil que el presidente Obama fuera a hacer anuncios más allá de lo que se sabe en Estados Unidos, pero fue importante que él reconociera que para México es un tema muy sensible. Creo que hay una sensibilidad enorme por parte del presidente Obama en este tema, al reconocer la importancia de la comunidad mexicana en los Estados Unidos”, señaló a su vez la profesora Laura del Alizal, del Departamento de Sociología de la Universidad Autónoma Metropolitana.
publicidad

“Es digno de reconocer que el presidente Calderón pusiera el asunto sobre la mesa y que dijera que espera también una corresponsabilidad por parte de EU”, acotó.

Puntos qué destacar

Sin embargo, aunque no se hicieron impactantes declaraciones de medidas migratorias, hubo, según la analista, partes a destacar del discurso de Obama.

“A pesar de que no adelantó nada, porque es un tema que debe discutirse en EU a lo largo de este año –acotó del Alizal-- Obama dice que hay que regularizar a la gente que ya tiene muchos años trabajando en su país, harán que dejen de estar en la ilegalidad. Me parece que el mandatario estadounidense busca dejar claro que la gente que trabaja allá debe tener un estatus legal claro”.

¿Qué pasará con el muro?

Al pensar en la legalización de quienes tienen años ya en los Estados Unidos, resulta inevitable preguntarse qué sucederá con las personas que aún faltan por viajar a aquel país, en busca de mejores condiciones económicas.

“Esa política del muro no resulta compatible con la idea de regularizar y suavizar las relaciones. Es decir, a pesar de que la idea no queda totalmente negada, bajo esta idea los nuevos trabajadores ya no tendrían que cruzar de manera ilegal. Desde este punto de vista, se ofrecerían visas de trabajo para quienes quieran irse de ahora en adelante”, dijo Laura del Alizal.

publicidad

En los planes, esto suena muy bien. “Sería ideal que las cosas se resolvieran de esta manera, sin embargo sabemos que la decisión no está en la Casa Blanca sino en el Congreso. En resumen, un gran avance con respecto a lo que se pudo lograr con Bush es la aceptación de que puede haber una regularización masiva de quienes están allá”.

¿Qué nos deja la visita?

Para Isabel Studer, “Calderón se siente respaldado, orgulloso de ser un líder que emprende la lucha contra el narcotráfico. Es un altísimo grado de satisfacción la decisión tan repentina de venir acá. Las opiniones inicialmente de críticos eran que México no era prioridad y con menos de dos meses en el poder mandó a Clinton y a Napolitano, visitas de alto nivel que anteceden la visita misma de Obama a México: con ni siquiera 100 días en el poder”.

La visita, señaló, “es una manifestación en términos simbólicos de la importancia que le dan a México, a  lo mejor no por las mejores razones, en el sentido de que no es un aspecto muy positivo el interés y la preocupación por la violencia”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad