publicidad

Día de campo en la frontera

Día de campo en la frontera

Mexicanos visitan Playas Tijuana para reunirse con familiares y bañarse bajo la mirada de la patrulla fronteriza.

Cita cada semana

TIJUANA - En el muro metálico que se clava en el mar para señalar la esquina donde termina Latinoamérica, los mexicanos visitan Playas Tijuana para reunirse con familiares y bañarse bajo la mirada de la patrulla fronteriza de Estados Unidos."Vengo a ver a una novia que no tiene papeles (documentos migratorios)", dijo a Efe Juan Pablo, un mexicano de 46 años radicado en Estados Unidos que cada semana llega a Playas Tijuana, en la punta noroeste de México.

Dedicado a pintar casas, Juan Pablo se sienta cada fin de semana junto a los tubos metálicos que delimitan la frontera de México y Estados Unidos, entre Playas Tijuana (Baja California) e Imperial Beach (California, Estados Unidos).

"Es una división del territorio mexicano del americano", comentó este obrero mexicano que puede trabajar legalmente en Estados Unidos tras aceptar que estos tubos, entre un verde y gris, también dividen a las familias.

Juan Pablo, que prefirió reservarse su apellido, dijo a Efe que tiene tres hijos, dos de ellos en Estados Unidos y uno más en México, al que en ocasiones invita para reunirse en estas playas de Tijuana, el principal cruce fronterizo entre México y Estados Unidos.

Clavada unos veinte pies en el mar, la muralla metálica marca una división geográfica y cultural y representa un extremo de las casi 2 mil millas de frontera entre México y Estados Unidos que se extiende hasta las aguas del golfo de México, entre los estados de Texas (E.U.) y Tamaulipas (México).

publicidad

Del lado "americano", como le llaman, está el Board Field International Park, con largos andadores de concreto y extensas zonas de césped y playa y una vista panorámica de San Diego (California).

En México, florece una localidad bulliciosa que presume de una plaza de toros de gran capacidad, apenas a unas 55 yardas de la línea y que resalta entre las cientos de casas construidas, con un comercio que crece con el turismo de las familias.

Destino: Playas Tijuana

Playas Tijuana es el lugar favorito de la clase media baja de Tijuana, y cada fin de semana el lugar se llena de familias que preparan sus alimentos en la playa, mientras los niños se bañan en el mar bien sujetos al muro fronterizo que les sirve de protección.

El mexicano Arturo Fong, radicado en Playas Tijuana, comentó a Efe que la vallas metálicas fueron puestas a partir de 1993, con la llamada Operación Guardián de Estados Unidos y que empujó a los indocumentados mexicanos al desierto en busca de un lugar para cruzar.

Algunos de los visitantes cuentan que el metal enterrado en la arena que marca la esquina noroeste de México y Latinoamérica proviene de restos de material y equipo que fueron utilizados por Estados Unidos en la guerra del Golfo Pérsico.

Los motoristas de la patrulla fronteriza graban en vídeo y toman fotografías de cualquier intento de cruce, un helicóptero sobrevuela el sitio cada 30 minutos y frente a las costas siempre hay barcos pendientes de todo movimiento.

publicidad

"Es la frontera más vigilada del mundo", aseguró Fong a Efe para explicar que, antes de la existencia del muro, los mexicanos tenían la libertad de caminar por la playa al menos unas 220 yardas dentro de territorio estadounidense.

Tranquilidad vs narcotráfico

La tranquilidad vigilada de estas playas contrasta radicalmente con la violencia del narcotráfico que asuela a Tijuana, una ciudad de 1,41 millones de habitantes, que ha sido en los últimos años el escenario de la guerra por el control de las rutas de la droga.

El último enfrentamiento ocurrió el pasado fin de semana, cuando trece presuntos narcotraficantes fueron asesinados en varios enfrentamientos armados en Tijuana, a más de mil 350 millas al noroeste de la capital mexicana.

Tijuana recibió el año pasado 15 millones de visitantes, de ellos 13 millones procedentes de California (Estados Unidos), según la oficina de turismo de esta ciudad.

En Estados Unidos hay alrededor de once millones de mexicanos, de los cuales unos seis millones son indocumentados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad