publicidad
Un total de 39 cuerpos han sido encontrados en fosas clandestinas durante la búsqueda de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Cuerpos hallados en las fosas de Iguala llegaron a Ciudad de México

Cuerpos hallados en las fosas de Iguala llegaron a Ciudad de México

Los restos de un misionero católico aparecieron en una fosa junto a doce cadáveres en el estado de Guerrero.

Un total de 39 cuerpos han sido encontrados en fosas clandestinas durant...
Un total de 39 cuerpos han sido encontrados en fosas clandestinas durante la búsqueda de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Perla Gómez Gallardo, titular de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, informó que “llegaron ya a Ciudad de México los 38 cuerpos encontrados (en las fosas de Iguala, Guerrero) y, en la medida en que los peritos argentinos pidan la colaboración, como lo ha venido haciendo por parte de nuestro personal, se les apoyará”.

publicidad

La dependecia a su cargo, destaca la web del periódico mexicano Excélsior, ayuda a los especialistas argentinos recabando “cierto tipo de muestras, o sea es una cuestión meramente técnica-operativa”, dijo Gómez, quien sostuvo que ellos no tienen nada que ver con la investigación de los homicidios, la cual recae en la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía).

Familia descubrió a través de la redes que su padre desparecido se encontraba en una fosa Univision

Identifican los restos de un cura ugandés

En tanto, el cadáver del sacerdote católico John Sseyondo fueron identificados entre los hallados en dichas fosas, detalló el medio en otro parte informativo.

Sseyondo fue reportado como desaparecido entre los meses de abril y mayo por la diócesis de Chilpancingo, a donde había llegado en 2010.

“Estaba en una de las fosas donde encontraron seis cuerpos acá por Chilapa. Se encontró un cráneo que tenía las características del padre”, afirmó una integrante de la diócesis que pidió no se divulgara su nombre.

El sacerdote fue identificado gracias a su odontólogo, pues éste tenía en su poder placas dentales de Sseyondo. La fiscalía local, por su parte, confirmó que existe una denuncia por la desaparición del religioso, pero no se ha pronunciado sobre el hallazgo de lo que se presume son sus restos.

publicidad

El secuestro

La persona que pidió el anonimato recuerda que el sacerdote había sido secuestrado días después de negarse a bautizar a un niño de la sierra debido a que los padrinos no estaban casados. Los pobladores presumen que se trataba del hijo de un delincuente, pues Sseyondo fue secuestrado por un comando armado al regresar de una comunidad rural donde celebró una misa.

“Desconocemos el móvil. La violencia en el Estado es generalizada”, dijo por su parte Víctor Aguilar, vicario general de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa, según la web de El País.

“Un grupo de personas que iba en una camioneta lo detuvo, lo bajó del coche y lo echó a la cajuela”, relató Aguilar. El sacerdote habría sido ultimado de un disparo en la cabeza, según los peritos.

La fosa donde se encontró el cuerpo del religioso, en la localidad serrana de Ocotitlán, no está relacionada presuntamente con los sitios donde se busca a los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre en la localidad de Iguala.

Finalmente, el medio recuerda que como el resto de la sociedad, los religiosos no habían escapado de la violencia. En septiembre, el párroco de San Miguel Totolapan, también en Guerrero, Ascensión Acuña fue asesinado y su cuerpo hallado a las orillas del río Balsas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad