publicidad
Familiares de los desaparecidos viajan a la capital mexicana tras la detención del exalcalde de Iguala, José Luis Abarca.

Crece la desconfianza en las versiones oficiales sobre Iguala

Crece la desconfianza en las versiones oficiales sobre Iguala

Recibieron la noticia con cautela, pero al mismo tiempo con el anhelo de poder ver a sus hijos con vida.

Familiares de los desaparecidos viajan a la capital mexicana tras la det...
Familiares de los desaparecidos viajan a la capital mexicana tras la detención del exalcalde de Iguala, José Luis Abarca.

Por Janet Cacelín, desde Ciudad de México.

publicidad

Entre la incredulidad y la esperanza. Entre esos sentimientos se debaten los padres y compañeros de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. La noticia de que ninguno de los 28 cuerpos encontrados en fosas de Iguala corresponde a sus hijos y amigos trajo alivio pero también prudencia.

Ayotzinapa recibió la noticia con cautela, por la poca confianza que dicen tener en las autoridades mexicanas, pero al mismo tiempo con el anhelo de poder ver a los jóvenes con vida.

De acuerdo con Manuel Olivares, secretario de la Red de Derechos Humanos en Guerrero, quien acompaña y asesora a los padres de los estudiantes desaparecidos, una noticia como esta les genera  mucha esperanza. Sin embargo, no despegan los pies del piso. Los resultados que emitan los forenses argentinos son los únicos en los que confiarán plenamente y los que les darán la mayor de las alegrías o la mayor de las tristezas.

“Tanto los forenses del gobierno como los antropólogos argentinos habían señalado que los estudios tardarían de dos semanas a dos meses. Nos parece que tal vez sea muy rápido y muy sospechoso”, dijo a Noticias.Univision.com.

Olivares explicó que padres y estudiantes confían en ellos porque los forenses del gobierno, en la mayoría de los casos, solo obtuvieron una muestra sanguínea del papá o la mamá y el equipo argentino tiene la de ambos padres y los hermanos.

publicidad
“No confiamos en ninguna organización que sea del estado. Ya que fue el mismo estado el que nos agredió. ¿Cómo esperan que confiemos en ellos cuando fueron ellos los responsables de la matanza de nuestros compañeros? Debido a eso, nosotros buscamos una forma alternativa de encontrar a nuestros compañeros. Si nuestros compañeros son los que están en la fosa o no, se lo creeremos más a los forenses argentinos que no pertenecen a ninguna institución de aquí en México. Debido a su trayectoria depositamos nuestra confianza en ellos”, había dicho un estudiante que prefirió no identificarse a UnivisionNoticias.com.
Estudiantes de Ayotzinapa buscan intensamente a sus compañeros desaparecidos Univision

La desconfianza  también reina en Ángel Ramírez, uno de los estudiantes que pudo escapar de los policías municipales la noche del 26 de septiembre en la que 43 de sus compañeros desaparecieron y 6 murieron  tras un ataque a balazos de esos oficiales en Iguala.

Él no cree en ninguno de los informes que da el gobierno pero no pierde la ilusión: “En parte es esperanza y en parte se ve cómo el gobierno quería darle esos cuerpos a las familias aunque no fueran sus hijos”, dijo a Univision.Noticias.com.

Sobre los sucesos de esa noche, Ángel no recuerda si, como informó hoy el procurador general de la Republica, Jesús Murillo Karam, la policía de Cocula estaba en el lugar. Trata de recordar y su voz se entrecorta.

publicidad

“Solamente recuerdo patrullas, nunca me fijé si decían Cocula o Iguala, solo sé que era la policía municipal. Pero sí recuerdo que ellos se los llevaron”, dijo en referencia a sus 43 compañeros.

Según dijo Murillo Karam en la conferencia de esta tarde, los policías municipales de Iguala entregaron a los estudiantes a 14 oficiales de Cocula, quienes a su vez fueron los encargados de dárselos a miembros del cártel Guerreros Unidos.

El Procurador señaló que detuvieron a 14 policías de esa agrupación quienes también alteraron las bitácoras de las patrullas de Cocula para ocultar que se trasladaron a ese lugar el día de la masacre.

Uriel, otro de los estudiantes que estuvo el día de la masacre, dijo que desde el inicio no creyeron en la posibilidad de que entre los cuerpos de las fosas se encontraran sus amigos:

“Al parecer los cuerpos tenian botas… nosotros nunca vamos en botas a las actividades sino en huaraches o en tenis”, dijo a UnivisionNoticias.com.

Para ellos la búsqueda continúa, el miércoles viajarán a Iguala para para ayudar a los padres en las labores en coordinación con la policía federal. Ahora se incluirán brigadas caninas, sobrevuelo de helicópteros, policía a caballo, vehículos todo terreno e incluso buzos en caso de que fuera necesario.

La respuesta del gobierno federal se dio  luego de las demandas que están haciendo los padres de que los operativos de los últimos días para hallar a los jóvenes no se hacen bien. Piensan que únicamente los han estado sobrellevando pues solo buscan en lugares que tienen carretera.

publicidad

Ángel y sus compañeros de la Escuela Normal de Ayotzinapa tienen claro una cosa: entre más se tarden en  darles respuestas y hacer que sus compañeros regresen con vida, sus manifestaciones y protestas serán cada vez más radicales.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad