publicidad

Crece conmoción en México por

Crece conmoción en México por

Los casos de una policía federal que lideraba una banda de secuestradores y el clamor de una madre elevaron la conmoción.

La inseguridad ataca

Los casos de una policía federal que lideraba una banda de secuestradores y el clamor público de una madre para que liberen a su hija raptada hace casi un año elevaron la conmoción por la ola de inseguridad en México, a cinco días de una marcha contra la violencia.La inseguridad y sobre todo los secuestros, han saltado de nuevo a los titulares. El caso de la joven Silvia, perteneciente a la familia de Nelson Vargas, ex director de la Comisión Nacional del Deporte y dueño de centros de natación, ha removido a la sociedad con el clamor de la madre pidiendo a los secuestradores la liberación de su hija a cambio de $2 millones.

publicidad

"Quiero que sepan que el acuerdo sigue en pie, solamente devuélvanme a mi hija (Silvia Vargas) y ustedes tendrán su recompensa", expresó a los medios Silvia Escalera en una acera de la principal avenida de la capital y ante un anuncio que cubre la fachada de un hotel con el mismo mensaje y una foto de la joven de 18 años.

Silvia, de 18 años de edad, fue vista por última vez el 10 de septiembre de 2007 cuando se dirigía a la escuela. Según información publicada por el periódico El Universal, los secuestradores desaparecieron cuando la familia exigió pruebas de vida.

Una de las líneas de investigación apunta a la banda de La Flor, ligada también al secuestro y muerte del joven Fernando Martí, según el diario mexicano.

Raptores al acecho

En este contexto, una mujer policía que pertenecía a la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) participó la semana pasada en el secuestro de un empresario y su hijo en el estado mexicano de Nuevo León (norte), informó la procuraduría de Justicia del estado.

"El trabajo de inteligencia realizado por los miembros de esta institución, pero también la denuncia oportuna por parte de las personas que se vieron afectadas dio como resultado" que la mujer fuera descubierta, dijo Luis Carlos Treviño, procurador de Justicia.

Sonia Virginia Bastida Morales, de 38 años, conocida como "La Comandante", era agente de la AFI cuando se involucró el 21 de agosto en el secuestro de dos empresarios, padre e hijo, dedicados a la venta de madera. El secuestro y asesinato del joven Fernando Martí, al parecer perpetrado por policías, generó en México una ola de indignación que forzó la celebración de una cumbre nacional contra la inseguridad, en la que los tres poderes del Estado y grupos civiles se comprometieron a instrumentar 80 medidas para paliar ese delito, entre ellos la depuración de las fuerzas policiales.

publicidad

Marcha contra la inseguridad

La inédita cumbre se llevó a cabo luego de que organizaciones civiles convocaron a una gran marcha contra la inseguridad para el sábado próximo en la capital y otras ciudades del país, bajo el lema "Iluminemos México".

Tras la cumbre federal, el gobierno del estado mexicano de Aguascalientes (centro) convocó a desempleados que cuenten con estudios universitarios a que se enrolen en las filas de la policía a fin de contar con elementos más profesionales y de mayor nivel cultural.

Luis Armando Reynoso Femat, gobernador de Aguascalientes, lanzó una convocatoria para que graduados universitarios integren una nueva policía "profesionalizada" a la que les podrá pagar entre $1,400-$1,900, el doble de lo que ganan los actuales elementos.

Tan sólo en el período enero-julio de 2008 fueron raptadas 323 personas en el país, según cifras de la Procuraduría General de la República.

Pero el Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad, formado por académicos, señala que se han registrado unos 400 secuestros en el mismo período, mientras que en todo 2007 se perpetraron 438.

Violencia no cesa

Un joven de 19 años y dos hermanos fueron asesinados en los estados mexicanos de Baja California (noroeste) y Veracruz (este) respectivamente, en un momento de creciente indignación pública por el repunte de los plagios en el país, informó el diario Reforma.

publicidad

El cadáver del joven, "por el cual ya se había pagado un rescate, fue encontrado el sábado en la cajuela de un auto, el cual estaba sumergido en un canal de agua" de Mexicali, capital de Baja California, publicó el periódico.

En Poza Rica, Veracruz, aparecieron los cuerpos sin vida "de dos hermanos plagiados el 13 de agosto: Samuel y Enrique Rodríguez, conocidos en el norte de Veracruz como transportistas".

El cadáver del primero se halló en un puente y el de su hermano en las inmediaciones de un basurero municipal.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad