publicidad
Muere niño tras jugar al 'secuestro' con sus amigos

Conmoción y repudio por el asesinato de un niño mientras "jugaba" al secuestro

Conmoción y repudio por el asesinato de un niño mientras "jugaba" al secuestro

La familia del pequeño Cristopher Raymundo Márquez Alvarado está llena de rabia y exige que se castigue a los culpables aunque sean niños.

Muere niño tras jugar al 'secuestro' con sus amigos
Muere niño tras jugar al 'secuestro' con sus amigos

Tenía solo seis años. El asesinato de Cristopher Raymundo Márquez Alvarado, en Chihuahua, ha causado conmoción y repudio. Sus agresores, cinco en total y todos menores de edad, se encuentran detenidos ante el Ministerio Público de la entidad, sin embargo sólo se podrá ejercer acción penal contra dos, que tienen 15 años, ya que los otros tres niños, dos mujeres y un varón de 11 y 13 años, no son imputables por la edad.

Así lo explicó Rogelio Guzmán Holguín, Magistrado de la Sala de Menores Infractores del Supremo Tribunal de Justicia. A los dos procesados se les iniciará su audiencia la próxima semana y de ser declarados culpables, podrían alcanzar una pena de hasta 10 años en prisión.

publicidad

La saña del crimen ha preocupado a las autoridades locales que investigan el caso. "Es  un problema de descomposición social, no es un problema policíaco, es de pérdida de valores", dijo el fiscal de la zona centro a medios locales, Sergio Almaraz Ortiz.

Los agresores se justificaron diciendo que "jugaban al secuestro" y por eso mataron a Cristopher. Una de las involucradas es sobrina del abuelo de Cristopher. Los otros adolescentes se juntaban desde hace tiempo y ya tenían antecedentes de destrozar vidrios y agredir casas, reportó la revista Proceso.

"Le quitaron los ojos, le partieron el labio, le rebanaron el cachete [mejilla] y le dieron hasta 27 puñaladas en la espalda", aseguró Rita Isela Alvarado, tía de Cristopher.

La familia está llena de rabia e incredulidad. Las heridas del menor fueron tan severas que ni su madre, Tania Concepción Mora Alvarado, pudo ver su cuerpo.

"¿Cómo los van a soltar?, no es un perro que hayan agarrado así nomás, es un niño que mataron con saña", declaró Tania Mora Alvarado, mamá de Cristopher.

Todo comenzó la tarde del jueves pasado. La madre de Cristopher, Tania Concepción Mora, narró al Diario de Chihuahua que estaba en su puerta viendo jugar a su pequeño con un vecino.

"En 10 minutos que me metí a apagar  una olla de frijoles, ya no estaba". Ese mismo jueves, a las 9 de la noche, comenzó la búsqueda de Cristopher.

publicidad

Tania confesó que de primera instancia pensaba que era una travesura, pero al pasar de las horas, su angustia aumentó. Vecinos y amigos la ayudaron en su búsqueda, pero al no encontrarlo, reportó la desaparición ante las autoridades locales.

La colonia Laderas de San Guillermo, una zona semirrural  a 1.8 millas del área urbana de Chihuahua, se llenó de pancartas con la fotografía de Cristopher, horas más tarde, un grupo de cinco menores fue cuestionado sobre el paradero del menor, hasta que tras la presión de las autoridades, confesaron.

"Primero lo amarraron, y luego le pusieron una vara en el cuello hasta que lo semi asfixiaron. Entonces le arrojaron piedras y le pegaron con un palo lleno de espinas. Luego le encajaron una navaja en la espalda", describe el documento de la Fiscalía.

Cuando los agentes localizaron el cuerpo, lo sacaron de adentro de una bolsa de plástico: estaba ya en una avanzada descomposición.

Ahora, entre el dolor y la impotencia, la familia de Cristopher exige justicia: "Que esto no quede impune porque ellos eran cinco de 14, 15, mi niño de 6 años qué les podía hacer, lo ataron, lo acuchillaron, lo apalearon... es algo que no puedo concebir y como abuela pido justicia, que no los dejen libres", aseguró a los medios locales Claudia Alvarado Martínez, la abuela de Cristopher.

publicidad

Cristopher fue velado en la funeraria Nueva Luz. A sus familiares se les unieron amigos con pancartas, en donde sentenciaban los hechos: "¡No mataron a un perro! Es un niño", "Que paguen los culpables aunque sean niños", "Que no los dejen libres, que paguen", "No fue un  juego, que paguen", "Justicia para este angelito", eran algunos de los reclamos.

Desde el 2006 México vive una intensa ola de violencia, sin embargo es la primera vez que se conoce un caso de este tipo.

Chihuahua fue territorio en disputa, entre el 2007 y el 2012, por los cárteles de Sinaloa y Juárez, una batalla que le costó la vida a más de 20 mil personas, según los datos oficiales.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad