publicidad

Cárcel de mujeres

Cárcel de mujeres

La fotógrafa Patricia Aridjis se adentró con su cámara en la vida íntima de las reclusas de México para "hacer visible lo invisible".

'Las horas negras'

MÉXICO - La fotógrafa mexicana Patricia Aridjis se adentró con su cámara en la vida íntima de las reclusas de México para "hacer visible lo que es invisible para la mayor parte de la gente", y todo aquello que vio lo ha volcado en el libro "Las horas negras".

"El título del libro surge a raíz de leer 'Desayuno en Tiffany's', de Truman Capote, donde el personaje principal habla de 'Las horas negras' como esos momentos de desolación, de no encontrarle sentido a la vida", recuerda Aridjis.

En la vida en prisión, esas horas negras, los frecuentes momentos de depresión, que muy a menudo desembocan en intentos de suicidio, se conocen como 'el carcelazo'.

Las imágenes captadas por el objetivo de Aridjis muestran muchas mujeres con cicatrices, reflejo de los intentos frustrados de quitarse la vida, y llorando, reflejo del "anhelo de salir fuera de la cárcel, contando las horas, haciendo planes".

La reincidencia

Sin embargo, explica la fotógrafa, "se da un hecho curioso, hay un alto índice de reincidencia", y agrega: "Mujeres que están deseando salir consiguen su libertad y a los dos, tres meses, ya están dentro de nuevo".

Afuera no hay muchas alternativas para ellas, señala Aridjis, primero porque ya están estigmatizadas por haber estado en la cárcel, luego no encuentran fácilmente trabajo y entonces se reintegran a ese mismo medio que las hizo delinquir.

publicidad

"Para algunas, la cárcel resulta un cobijo que no tienen afuera, encuentran un lugar, una identidad, pertenecen finalmente a un grupo, pequeño, limitado, pero tienen un sentimiento de pertenencia a algo", reflexiona Patricia, quien, después de esta vivencia ha experimentado un gran cambio en la concepción que tenía sobre el encierro.

Diversas actividades

Aunque hay escenas de mucho dolor y la sensación de soledad flota en el ambiente, "tratan de hacer una vida llevadera, si no, no podrían vivir", sostiene.

Para ello, muchas personalizan sus espacios, adornan sus celdas, y tienen clases de baile, actividades, cursos y talleres de trabajo, aunque, en opinión de la fotógrafa, "deberían ser trabajos más prácticos para cuando salgan".

Solidaridad entre ellas

Las presas encuentran entre rejas solidaridad de sus compañeras de encierro, y en muchas ocasiones las necesidades afectivas se manifiestan en relaciones lésbicas entre reas, vistas por la mayoría de los que conviven en ese ambiente como algo normal y natural, señala Aridjis.

"Las mujeres en reclusión tienen unas historias detrás que hacen que sus circunstancias sociales se vayan encadenando para que su destino de entrar en la cárcel sea casi irremediable, porque afuera provienen de familias disfuncionales, de problemas como maltrato y abandono, y muchas han vivido en la calle", afirma Aridjis.

publicidad

El abandono

La vida en prisión para las mujeres "es más difícil que para los hombres", asegura la artista, porque muchas son abandonadas por la pareja y por la familia, y porque "la sociedad juzga más severamente a las mujeres que a los hombres".

Además, las que son madres pierden a sus hijos, a pesar de que si estos nacieron ya en prisión se les permite tenerlos hasta que cumplen 6 años.

En ese momento pasan a fundaciones o a estar a cargo de familiares, por lo que muchas veces se rompe el vínculo afectivo y cuando salen de la cárcel no pueden recuperarlos.

Muchos de los niños criados entre rejas tienen "ideas tergiversadas de lo que es estar dentro o fuera", explica, y recuerda a uno que pensaba que la cárcel era lo que estaba al otro lado de los muros que él conocía.

Para poder contar las historias de estas mujeres, Patricia Aridjis tuvo que ganarse su confianza a lo largo de siete años de trabajo, escuchándolas, dejando la cámara un lado para mirarlas a los ojos y conseguir su objetivo final: conmover a las personas que son ajenas a esta otra realidad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad