publicidad

Calderón a un año de comicios

Calderón a un año de comicios

A un año las elecciones, el presidente Felipe Calderón ha logrado salir avante tras acusaciones de fraude electoral, según analistas.

Estrategia presidencial

CIUDAD DE MÉXICO  - A un año de las elecciones presidenciales, el presidente Felipe Calderón ha logrado salir avante tras las acusaciones de fraude electoral que le imputó su principal oponente, Andrés Manuel López Obrador, coincidieron en señalar analistas políticos.

"Hay cierto nivel de éxito, Calderón superó rápidamente una etapa critica, no porque haya tenido muchas virtudes para gobernar, sino por los errores cometidos por López Obrador en su estrategia de movilización, y el carácter poco convincente de las pruebas que mostró públicamente del supuesto fraude”, comentó a Univison Online Rodolfo Salazar, analista de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

Mientras López Obrador autoproclamó un gobierno legítimo, que a juicio de los analistas se está desgastando, Calderón emprendió la lucha contra el crimen organizado y la inseguridad, temas de los que más preocupan a los mexicanos.

"Aunque Calderón no está tocando los temas de pobreza y desigualdad, sí ha sido inteligente para atacar una de las mayores preocupaciones de los mexicanos, como es el crimen organizado”, precisó Salazar.

Acciones de Calderón

Como la política es de percepciones, añadió el analista, se tiene la sensación de que hasta el momento el gobierno de Calderón está haciendo bien las cosas y goza de buena popularidad.

publicidad

En ese sentido se pronunció Ricardo Espinoza: "Calderón ha emprendido acciones claras, decididas, para combatir la delincuencia; para atender el problema de la pobreza, no digo resolver, ha intentado progresivamente reubicar a México en una nueva relación con Estados Unidos”.

El investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) dijo que si el gobierno sigue con esa estrategia, en los próximos meses se dará un proceso de recomposición política, luego de un proceso electoral altamente competitivo.

En cuanto al gobierno "legítimo" de López Obrador dijo que tiene el derecho de hacerlo, pero que deber ser cuidadoso, ya que su fórmula se ha desgastado considerablemente y "corre el riesgo de que su movimiento se fracture en el corto plazo".

El 2 de julio del 2006 México vivió una jornada electoral muy agitada y controvertida, donde el conservador Felipe Calderón, del Partido Acción  Nacional (PAN), y Andrés Manuel López Obrador, de la izquierdista Coalición por el Bien de Todos, se disputaron urna a urna los votos.

La impugnación

Ante unos resultados muy cerrados, el Instituto Federal Electoral (IFE) no dio a conocer los resultados el día de la elección, como regularmente se hacía. Fue hasta el 5 de septiembre cuando el Tribunal Electoral anunció que el ganador era Felipe Calderón, luego de una impugnación por parte de López Obrador que presentó supuestas pruebas de fraude.

publicidad

La decisión generó polémica en el país, y fue muy cuestionada por un sector radical de la sociedad: unos daban su voto de confianza al tribunal electoral, mientras que otros arremetieron contra el máximo órgano electoral acusándolo de estar confabulado con el gobierno del entonces presidente Vicente Fox.

Los riesgos

"López Obrador se convirtió en un candidato perdedor con una estrategia muy errática,  pues se está rompiendo su unión interna y con el PRD – Partido de la Revolución Democrática- lo cual puede resultar peligroso para ambas partes", indicó el analista de la FLACSO.

Calderón asumió el poder el pasado 1 de diciembre y días después anunció operativos para combatir a la delincuencia, estrategia que ha sido criticada por el uso de las fuerzas armadas en cuestiones de seguridad pública.

El descuido de la pobreza y la desigualdad le podría traer consecuencias a Calderón, dijo Salazar, y de paso reactivar el liderazgo de López Obrador.

En este sentido, los temas sociales son un punto débil del actual presidente de México, que se ha enfocado al tema de la seguridad, donde le declaró la guerra al narcotráfico y está haciendo una depuración de los cuerpos policiacos.

Pese a ello, Salazar aseguró que sí el autollamado "presidente legítimo" sigue con su estrategia errática corre el riesgo de que su movimiento desaparezca .

publicidad

Distancia con Fox

A juicio de los analistas, uno de los aciertos del presidente Calderón es haber marcado distancia con el ex presidente Vicente Fox, y no caer en provocaciones al deslindarse de sus responsabilidades.

"Creo que Fox caía constantemente en esa tentación de abrir la boca a la menor provocación, entonces Calderón impone un estilo más discreto, tiene mayor control sobre su gabinete", comentó Salazar

Destacó que el mandatario mexicano se ha mostrado abierto al diálogo con la oposición, aunque solamente el PRI (Partido Revolucionario Institucional) ha mostrado su disposición por llegar a acuerdos.

Tema de seguridad

En tanto, Ricardo Espinoza, el analista de la UAM, comentó que en el actual gobierno se cambió ese vacío de ingobernabilidad que prevaleció durante el sexenio del presidente Fox.

"Llevamos más de medio año con el nuevo presidente, y encontramos que hay una diferencia clara y notoria entre la gestión de Fox y de Felipe Calderón, principalmente en seguridad y gobernabilidad".

Ambos analistas coinciden en que el PRD debe renovarse al igual que López Obrador y que deben verse de forma separada, ya que un partido político no termina cuando es derrotado en una elección, y que el candidato debe aceptar la derrota y prepararse para la siguiente contienda.

"Lo más importante en el proceso políticio mexicano no deben ser los individuos por más carismáticos que puedan ser, las organizaciones politicas son plurales, diversas en su composiciones, requieren de liderazgos, pero necesitan pensar en estrategias que les permitan lograr politicas públicas y, al mismo tiempo, que les permitan su desarrollo orgánico", precisó Espinoza.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad