publicidad
.

Calderon, 4 años de ofensiva militar contra el narco logo-noticias.6bcb5...

Calderon, 4 años de ofensiva militar contra el narco

Calderon, 4 años de ofensiva militar contra el narco

El presidente Felipe Calderón defiende su estrategia contra el narcotrafico.

MÉXICO - Felipe Calderón defendió su estrategia de declarar la guerra al narcotráfico con el Ejército, iniciada al llegar a la presidencia de México hace cuatro años, pese a la espiral violenta que deja más de 28 mil muertos desde entonces y que en 2010 ha sido particularmente cruenta.

En un extenso discurso de balance, Calderón destacó que su gobierno ha detenido más jefes del narcotráfico que ningún otro de México y ha decomisado un arsenal suficiente "para armar un ejército".

"Se ha capturado al mayor número de jefes de organizaciones criminales, a todos los niveles de la estructura criminal: financieros, sicarios o vendedores", enfatizó.

Desde diciembre de 2000 se han decomisado 10 mil granadas y 93 mil armas, la mayoría fusiles de asalto, "suficientes para armar un ejército en muchos de los países de América Latina, Africa y Asia", agregó. Casi todas estas armas ingresan de contrabando desde Estados Unidos.

La mayor parte del discurso fue consagrada a defender la decisión de usar una estrategia de corte militar desplegando de 50 mil hombres de las Fuerzas Armadas y la policía federal para combatir al narcotráfico, al que se atribuyen la mayor parte de las más de 28 mil muertes violentas ocurridas durante su mandato.

Una encuesta nacional publicada por el diario Reforma señala que pese al despliegue, 54% de los mexicanos cree que el crimen organizado está ganando.

publicidad

Ante pedidos de la oposición y organizaciones civiles para que retire el despliegue militar, que señalan sólo consiguió recrudecer la violencia, Calderón se defendió sugiriendo que sus antecesores actuaron con pasividad.

"Hay que que enfrentar a la criminalidad con una fuerza superior a los criminales (...). Pudimos habernos hecho a un lado, haber simulado la realidad, caído o avanzado en la tentación de arreglarnos con los criminales y que no nos molestaran a nosotros, dejando a la gente inerme y a su suerte", manifestó.

En la escena de la criminalidad

El ex presidente Vicente Fox (2000-2006), del mismo partido de Calderón, salió al paso de las críticas y dijo que su gobierno hizo lo que tenía que hacer. "No había las circunstancias de esta violencia brutal y extendida en todo el país que tenemos ahora", dijo a la radio Horizonte, al comentar el discurso.

Según Calderón su estrategia no ha privilegiado a ningún cartel. "A todas las organizaciones se les ha combatido y a todas se les ha golpeado contundentemente", aseguró.

Para reafirmarlo mencionó que 28% de los detenidos pertenecían al cartel del Golfo y sus antiguos lugartenientes 'Los Zetas' -ahora envueltos en una lucha intestina- y 24% al cartel del Pacífico o de Sinaloa, liderado por Joaquín 'El Chapo' Guzmán, prófugo desde 2001.

publicidad

El presidente no precisó número de detenidos aunque en septiembre uno de sus ministros mencionó que han sido capturados 125 capos o líderes de carteles y más de 5,100 sicarios.

Pese a su tono optimista Calderón admitió que 2010 ha sido un año difícil, en el que ha quedado de manifiesto que los bienes e integridad de muchos mexicanos "están amenazados por los criminales".

Las matanzas con decenas de víctimas atribuidas al narcotráfico -como masacre en Tamaulipas donde 72 inmigrantes fueron asesinados cuando buscaban llegar a la frontera con Estados Unidos- se han multiplicado, lo mismo que las balaceras de policías y delincuentes y el hallazgo de fosas comunes, especialmente en el norte del país.

Javier Oliva, investigador y experto en asuntos de narcotráfico de la Universidad Nacional Autónoma de México, considero que Calderón hace un balance con "visión parcial".

Según Oliva, el aumento de detenciones y decomisos de armas responde a un fenómeno de multiplicación de liderazgos y fraccionamiento de carteles, conforme caen los capos.

"Los pistoleros, que son los que se convierten en jefes, sólo entienden el lenguaje de la violencia. Y como este gobierno no tiene una política de contensión, en vez de que se controle la violencia el miedo crece y las inversiones se repliegan", explicó.




publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad