publicidad
.

Bush inicia vista en México logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7b...

Bush inicia vista en México

Bush inicia vista en México

El presidente estadounidense George Bush prometió a Felipe Calderón trabajar con "todo lo que pueda" para impulsarla.

Agenda bilateral

MÉRIDA, México - El presidente estadounidense George W. Bush prometió el martes a su colega mexicano Felipe Calderón trabajar con "todo lo que pueda" para impulsar una reforma migratoria integral en su país, un tema que ha marcado la agenda bilateral en los últimos años.

Bush se encuentra reunido con el presidente mexicano, Felipe Calderón, en la hacienda Temozón, a 18 millas de Mérida (México), para repasar, a lo largo de tres horas, la reforma migratoria pendiente en EU, la lucha contra el narcotráfico y los lazos comerciales, entre otros asuntos.

"Mi promesa a usted y a su gobierno, pero más importante al pueblo de México, es que trabajaré todo lo que pueda para impulsar una reforma migratoria integral", dijo el mandatario estadounidense en el marco de su última escala en una gira por cinco países de América Latina.

En una ceremonia de recepción en la hacienda, una antigua productora de henequén (fibra vegetal) convertida en hotel de lujo, ambos mandatarios destacaron la importancia de sus relaciones como vecinos, pero apuntaron a disensiones en asuntos como la inmigración o la lucha contra la droga.

Calderón pidió, en unas breves palabras de bienvenida, la "colaboración y la activa participación" de Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico.

El jefe de la Casa Blanca ha alabado las iniciativas puestas en marcha por el actual gobierno mexicano en este campo, entre ellas la reciente extradición a Estados Unidos de una quincena de destacados narcotraficantes.

publicidad

El mandatario mexicano también solicitó a su colega estadounidense una mayor atención a la política hacia México.

Recordó las promesas del presidente de Estados Unidos, en 2001, de que haría de la política hacia Latinoamérica, y México en concreto, una de sus prioridades.

Migración, prioridad bilateral

Los atentados del 11 de septiembre de aquel año cambiaron la agenda de Washington, recordó el gobernante mexicano, quien destacó que "ha llegado el momento de recuperar el espíritu de aquellas palabras y dirigir nuestra relación hacia un camino de mutua prosperidad".

La inmigración ocupó la mayor parte del discurso de ambos presidentes, quienes se encuentran reunidos en el marco de la quinta y última etapa de la gira latinoamericana que Bush arrancó el jueves pasado en Brasil e incluyó a Uruguay, Colombia y Guatemala.

"Debemos resolver el problema juntos, porque aunque las dos economías se complementan, aún no son iguales", señaló el mandatario mexicano, quien asumió el poder el 1 de diciembre pasado.

Por lo tanto, "la migración no se puede detener, y desde luego no por decreto", apuntó Calderón, quien indicó que México preferiría recibir "la inversión donde están los trabajadores", en lugar de que ellos deban desplazarse a donde está el capital.

publicidad

"Podemos detener mejor la inmigración construyendo un kilómetro de autopista en Michoacán o Zacatecas, que con diez kilómetros de muro en la frontera", dijo en alusión al muro que Estados Unidos construye en su frontera con México.

Aun así, puntualizó, "respetamos el derecho de los estadounidenses y de su gobierno para decidir dentro de su territorio lo que más les conviene para su seguridad".

Bush "hará todo lo que pueda"

Por su parte, Bush afirmó que hará "todo lo que pueda" para lograr una reforma migratoria exhaustiva en el Congreso de Estados Unidos.

El jefe de la Casa Blanca aseguró que EU aplicará "el mandato de la ley" a la hora de actuar contra la inmigración ilegal, pero apuntó que también recordará a sus ciudadanos que "los valores familiares no acaban en la frontera".

Bush apoya una reforma migratoria que incluya un programa de trabajadores temporales y permita la regularización de buena parte de los doce millones de inmigrantes ilegales -en su mayoría mexicanos- que se calcula viven en Estados Unidos.

Esta es la segunda ocasión en dos días en que Bush debe escuchar las quejas de sus vecinos de continente sobre la política migratoria de su país.

La comitiva del mandatario estadounidense está integrada por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, el Procurador General, Alberto R. Gonzales; el Secretario de Seguridad Interna, Michael Chertoff y el vocero de la Casa Blanca, Tony Snow.

publicidad

También lo acompañan el Consejero de la Casa Blanca, Dan Bartlett; el Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Joshua B. Bolten y el Subsecretario de Estado para América Latina, Thomas Shannon.

El último escalón de su gira

Bush llegó proveniente de Guatemala donde firmó anunció un plan regional contra el narcotráfico, y este martes se reunirá con el presidente Calderón para discutir los temas de migración y la seguridad.

México es el punto final de la gira de Bush por latinoamericana que abarcó Brasil,  Uruguay,  Colombia y Guatemala.

Calderón arribó a Yucatán acompañado por su esposa Margarita Zavala; el secretario de Economía, Eduardo Sojo; el jefe de la Oficina de la Presidencia, Juan Camilo Mouriño, y del coordinador de prensa, Maximilano Cortázar.

En combate contra el narco

Calderón, quien lanzó una batalla contra el narcotráfico desde que asumió el poder el 1 de diciembre pasado, acude a Mérida con un compromiso de "mano firme" frente a la inseguridad y después de haber realizado importantes extradiciones de capos del "narco".

En este marco aseguró que el gobierno de México hace lo que le corresponde en la lucha contra la inseguridad y el crimen organizado, pero para tener éxito se necesita colaboración de los Estados Unidos, reduciendo la demanda de drogas.

publicidad

"Mi gobierno hace la parte que le corresponde: recupera las calles y las plazas públicas de las garras de la delincuencia y de las drogas; hemos acreditado con hechos nuestro firme compromiso en la batalla contra quienes quieren envenenar el cuerpo y el alma de nuestros jóvenes", señaló Calderón a Bush.

Según diversos analistas, el gobernante mexicano también podría solicitar a Bush que haya un mayor control al consumo de drogas en Estados Unidos.

"EU tiene que comprometer algo más (...) en la lucha contra el narcotráfico, porque nosotros estamos dando incluso hasta la vida de los mexicanos", declaró la semana pasada Calderón en un encuentro con representantes de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Estados Unidos pretende que México siga apoyando la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte (ASPAN), un esquema de colaboración cada vez más intensa en seguridad para impulsar el desarrollo y la competitividad de Norteamérica.

Calderón es consciente de que a Bush le quedan menos de dos años en el poder, pero no parece dispuesto a demorar el trabajo con Washington en asuntos como la seguridad en la frontera, el fomento de la inversión y la generación de empleos para disminuir la presión migratoria hacia el norte, dijeron expertos.

Mexicanos no apoyan mucho a Bush

En su primera visita a la Casa Blanca, el pasado 9 de noviembre como presidente electo, Calderón dijo a Bush que la decisión de su país de construir un muro de 702 millas en la frontera era "una medida equivocada".

publicidad

Calderón también expresó su apoyo a al proyecto de reforma que impulsó Bush para la creación de un programa de trabajo temporal que legalizaría a millones de indocumentados, y que ha encontrado resistencia entre los mismos republicanos.

Bush llegó la noche del lunes a un país donde 37 por ciento de sus habitantes no tiene una opinión "favorable" respecto a él, según una encuesta publicada por el diario Reforma.

"Por cada mexicano que ve con buenos ojos al presidente de Estados Unidos, hay dos que tienen mala opinión de él", señaló el sondeo que apuntó que ello equivale al 37 por ciento de los consultados, poco más de 1,500, frente a un 18 por ciento que tiene una opinión "favorable" y un 26 por ciento que se declaró neutral.

Primeras Damas con niños mayas

Mientras Calderón y Bush sostenían su encuentro, Laura Bush y Margarita Zavala sostuvieron un encuentro en el que convivieron con niños yucatecos y mujeres indígenas mayas, a quienes conocieron en su entorno habitual.

Como parte de la reunión binacional que a partir de este día sostienen sus esposos Felipe Calderón y George W. Bush, respectivamente, ambas personalidades llegaron a esta antigua hacienda enclavada en el sur de Yucatán.

Las primeras damas fueron recibidas por un conjunto musical de menores pertenecientes al Centro Cultural del Niño Yucateco (Cecuny), con sede en Mérida.

publicidad

Escuchando melodías como el danzonete "Flor de Azahar" y el bolero "Quisiera ser golondrina", ambas disfrutaron también un espectáculo de danza presentado por niños con síndrome de Down que conforman el grupo Angeles del Mayab, y que bailaron al ritmo de la jarana "Aires yucatecos" y "El baile del cochino".

Después, en ese mismo escenario de tablas de madera, los pequeños del grupo Los Aluxes bailaron "Las Mujeres que se pintan", por lo que fueron aplaudidos por Zavala y Bush.

Al acto también asistieron la esposa del gobernador yucateco, Patricio Patrón Laviada, Silvia Cáceres de Patrón; la del embajador de Estados Unidos, Antonio O. Garza, María Asunción Aramburuzavala, y la presidenta de la Fundación Agendas del Mundo Maya, María de Lourdes Hernández.

Laura Bush agradeció en español a los niños yucatecos que causaron la admiración también de Margarita Zavala.

Luego de ese acto, las primeras damas y sus acompañantes recorrieron la hacienda hasta llegar a un taller de urdido de hamacas, donde conocieron a un grupo de mujeres autóctonas especializadas en esa labor y en filigrana de plata, todas ellas

pertenecientes a esta zona maya.

Aquí mismo, Margarita Zavala y Laura Bush tuvieron acceso a una tienda, donde compraron recuerdos, y posteriormente partieron para sumarse al recorrido que sus esposos realizarán este día en la zona arqueológica de Uxmal.

publicidad

México está blindado

Con esa realidad, Bush sostendrá varios encuentros con su homólogo mexicano en la apacible ciudad de Mérida, donde se han instalado vallas metálicas de poco más de tres metros de altura que mantienen amurallada la zona hotelera.

En tanto, aviones Caza-16 y helicópteros Black Hawk realizan sobrevuelos, con 15 aeronaves en total que vigilan el espacio aéreo.

Al menos unos 2,500 agentes, entre miembros del Servicio Secreto estadounidense, del Estado Mayor Presidencial mexicano, de la Policía Federal Preventiva y el Ejército mexicano resguardan Mérida, de menos de un millón de habitantes, a pocas horas de la llegada de Bush.

Versiones periodísticas señalan que además unos 300 francotiradores los custodiarán y elementos del Servicio Secreto de Estados Unidos se mezclarán vestidos de civil con los turistas.

La seguridad de Bush pidió además desarmar a los policías estatales y municipales, mientras embarcaciones interceptoras de la Marina de México se harán cargo de la seguridad en el mar.

Y por si fuera poco, tecnología de punta se empleará para desactivar señales de telefonía celular en distintos puntos.

Sin fronteras

El embajador de Estados Unidos en México, Antonio O. Garza, aseguró que los presidentes Bush y Calderón fortalecerán la relación bilateral entre ambas naciones.

publicidad

Dijo que ambos están comprometidos a trabajar para abordar los retos comunes de manera responsable y respetuosa. "Los Estados Unidos son afortunados en tener un socio que disfruta de relaciones positivas con los países ubicados al norte y al sur de sus fronteras.

"Cada vez más, México es un modelo para toda la región. Se trata de una nación en movimiento, con líderes en todo el espectro político que tienen la visión y la determinación de conducir a este país a través de una profunda transformación", sostuvo.

En un comunicado, refirió que ha tenido el privilegio de ver un México que reconoce el imperativo de la seguridad, comprometido en combatir la pobreza y las desigualdades que aún afectan a la sociedad mexicana, en el ánimo de aprovechar los mercados para bien de todos.

Manifestó que el liderazgo político de México pone en vigor políticas orientadas a fortalecer el imperio de la ley, atraer inversiones, mejorar los servicios públicos y combinar la prosperidad económica y la justicia social. Sería una sabia medida que otros países de América Latina emularan las acciones de México, opinó el embajador Garza.

Recordó que ambas naciones tienen transacciones comerciales diarias por casi un millón de dólares, por lo que Bush aprovechará su estancia en México para apoyar los esfuerzos de Calderón para reducir la pobreza y la desigualdad del ingreso, ampliar las oportunidades económicas y restaurar la ley y el orden.

publicidad

En otro asunto, dijo que el presidente Bush y los líderes de Estados Unidos están comprometidos con el progreso democrático y económico del continente Americano, pues desde que el mandatario estadunidense tomó posesión casi ha duplicado la ayuda a esta región.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
La pequeña activista le pidió a los asistentes de la Marcha de las Mujeres que sigan haciendo una cadena de amor para proteger a sus familias.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad