publicidad

Buscan visa para Elvira

Buscan visa para Elvira

La cancillería tramita ante el gobierno estadunidense una visa especial para Elvira Arellano, deportada hace dos semanas.

Apoyo incondicional

MORELIA - La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) tramita ante el gobierno estadunidense una visa especial para Elvira Arellano, indocumentada michoacana deportada tras refugiarse más de un año en una iglesia de Los Angeles, California.

Al respecto, la directora general de Coordinación Política de la SRE, Betina Chávez Soriano, detalló que la visa serviría a Arellano sólo para visitar a su hijo en el vecino país.

Aseguró que el presidente Felipe Calderón dio instrucciones precisas para que se apoyara a la mujer de manera incondicional, pero estos trámites apenas se han iniciado.

La funcionaria dijo que tocará a las autoridades de ese país, específicamente a la Embajada de Estados Unidos en México, definir el tipo de permiso que se otorgue, o bien, determinar si lo expide o no.

Protección a los mexicanos

Aseguró que la situación que vive Elvira Arellano es la más conocida, por el apoyo que ha recibido de la población migrante, pero reconoció que no es el único caso de este tipo.

Chávez Soriano mencionó que estas situaciones seguirán siendo frecuentes, en tanto no se cuente con un marco legal que ampare a los mexicanos en esa nación, quienes se ven expuestos a sufrir la deportación por no tener su documentación en regla.La activista mexicana fue detenida y deportada por agentes federales de EU el pasado 10 de agosto, luego de participar en una manifestación en Los Angeles para pedir una reforma migratoria.

publicidad

Arellano estuvo refugiada durante un año en una iglesia de Chicago para evitar su deportación, sin embargo el sábado 18 de agosto decidió dejar su albergue para hacer oír su voz en la protesta de inmigrantes, por lo que se trasladó a California junto con su pequeño hijo Saúl.

Tras la  deportación, el gobierno de México condenó la forma en que la activista fue detenida y no permitilre el acceso a la asistencia consular, a la que tenía derecho.

Días después la deportada se entrevistó con el presidente Calderón, a quien le pidió que la nombrara embajadora de 'paz y justicia' para los inmigrantes en Estados Unidos.

La joven madre afirmó que no regresará indocumentada a EU, pero afirmó que no cesará en su lucha por pedir al gobierno del presidente Bush una reforma migratoria y un trato digno a los indocumentados que contribuyen considerablemente a la economía de áquel país.

De la misma forma pidió al gobierno de Calderón lograr un pacto migratorio con el vecino del norte, así como crear mejores fuentes de empleo en México para que la gente no emigra a Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad