publicidad
México recibe más de 20,000 millones de dólares anualmente en remesas.

¿Beneficia la fortaleza del dólar a los familiares de los inmigrantes mexicanos?

¿Beneficia la fortaleza del dólar a los familiares de los inmigrantes mexicanos?

La relación entre el peso mexicano y el dólar cobra una nueva dimensión porque México recibe más de $20,000 millones anuales en remesas.

México recibe más de 20,000 millones de dólares anualmente en remesas.
México recibe más de 20,000 millones de dólares anualmente en remesas.

Por Sandra Mendoza, @smendoza_news, desde Ciudad de México

publicidad

Últimamente, cuando Ernesto envía dinero a su madre en México, ella recibe más pesos de lo habitual. Se llama Adela Fraga, tiene 90 años y vive en la capital. Él lleva tres décadas en Estados Unidos, trabaja en una fábrica de pan en Kansas, pero no envía a la familia más dinero que antes.

La familia se beneficia, en realidad, de un dólar cada vez más fuerte en los mercados y un peso mexicano más débil.

Este jueves, por cada dólar se conseguían 16.5 pesos mexicanos: un récord. Hace un año, tan solo 13.

La relación entre el peso mexicano y el dólar cobra una nueva dimensión porque México recibe más de 20,000 millones de dólares anualmente en remesas.

“A las familias un dólar fuerte les impacta favorablemente”, dice el profesor Eduardo Loría, que dirige el Centro de Modelística y Pronósticos Económicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). De modo que si su familiar en Estados Unidos le envía la misma cantidad de dólares, ésta “le rinde mucho más y para la persona que la envía representa el mismo esfuerzo”.

El dinero que los mexicanos en el extranjero mandan a sus familiares supera a la inversión extranjera directa. “Es una fuente de ingresos muy importante que equilibra la cuenta corriente y la balanza comercial”, explica el académico.

publicidad

“México es el país que tiene mayor ingreso por remesas en el mundo después de la India“, subraya.

Aumentan remesas de Estados Unidos a México /Univision

En lo que va de 2015, el billete verde aumentó su valor casi un 9%; prácticamente cada semana el dólar alcanza un nuevo máximo histórico y, por lo tanto, el peso un mínimo histórico.

México no es una excepción. El dólar se encuentra en pleno auge, mientras que varias divisas latinoamericanas están en caída. En Estados Unidos, el empleo, el consumo y en general las cifras económicas son positivas y se recuperan a un ritmo constante.

“La fortaleza del dólar es un estímulo importante para las exportaciones del país; es decir, un tipo de cambio ayuda a las exportaciones, modera las importaciones y eso mejora la balanza comercial. No es un efecto tan negativo como mucha gente piensa”, considera el profesor Loría.

publicidad

Mientras que a principios de 2013 México era el origen del 11.8% de las importaciones hechas por parte de Estados Unidos, en 2015 es del 12.9%. México es el primer productor de café orgánico, aguacate y papaya del mundo. También ha destacado por ser uno de los grandes exportadores de manufactura de teléfonos celulares y plata.

Daniela Blancas, analista en la entidad financiera Banamex, sostiene que el peso mexicano “presenta dificultades para apreciarse y acumula una pérdida de 4.2% en el último mes. Es el cuarto peor comportamiento frente al dólar de las principales monedas emergentes, después del peso colombiano, el rublo ruso y el won coreano”.

Aunque en términos de Producto Interno Bruto para otros países de América Latina las remesas pueden representar hasta el 8%, significa un 2% para México, la segunda mayor economía de la región.

Estos envíos de dinero, sin embargo, son esenciales en el país por la cantidad de personas que reciben este ingreso. “En muchos casos hay poblaciones enteras cuyo consumo familiar depende completamente del dinero que proviene de sus familiares que se han ido al exterior”, destaca el profesor de la UNAM.

Más allá de la desintegración familiar que significa la migración, hay poblaciones completas de Guerrero, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Zacatecas, por mencionar algunas, que sufrirían todavía más pobreza sin las remesas desde EEUU, según el académico.

publicidad

A juicio de Loría, es probable que en los próximos años el ingreso por remesas en México siga creciendo, debido a que se ha fortalecido el mercado laboral en el vecino del norte. “Aunque se ha reducido dramáticamente la cifra de migrantes mexicanos que van a Estados Unidos, no esperamos un crecimiento espectacular pero tampoco una retracción como en años anteriores”, argumenta.

Para la jubilada Adela Fraga, recibir más dinero no ha significado un aumento en su poder adquisitivo. “Desafortunadamente en México todo está más caro”, se queja la mujer de voz baja y cabello cano.

Ese es otro fantasma que asusta a México: que el dólar fuerte se convierta en inflación.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad