publicidad
Una bebé dada por muerta en un hospital mexicano resucitó en su funeral, aunque luego murió en un hospital privado.

Bebé resucitó cuando era velada en México

Bebé resucitó cuando era velada en México

Una recién nacida declarada muerta resucitó mientras era velada por sus familiares.

Una bebé dada por muerta en un hospital mexicano resucitó en su funeral,...
Una bebé dada por muerta en un hospital mexicano resucitó en su funeral, aunque luego murió en un hospital privado.

Luego murió en otro hospital

MÉXICO - Una recién nacida declarada muerta en un hospital público del centro del país resucitó mientras era velada por sus familiares, aunque luego murió en un hospital, un hecho que ya investigan las autoridades para determinar si los médicos incurrieron en un error y cometieron algún delito.

Lloró en ataúd

El procurador de Justicia del estado central de Hidalgo (fiscalía local), José Alberto Rodríguez, dijo el jueves a la radio estatal que una doctora de un hospital de la municipalidad de Tulancingo determinó el lunes la muerte de la recién nacida y apenas horas después la bebé comenzó a llorar dentro del pequeño ataúd con el que iba a ser enterrada.

publicidad

"Cuando ya los familiares estaban en la funeraria con el cuerpo de la pequeña, empezaron a dar cuenta de que había ruidos", refirió.

Añadió que "al destapar la pequeña caja donde estaba el cuerpo de la menor se dieron cuenta que la niña estaba llorando".

---La menor, que nació de manera prematura, fue trasladada a un hospital privado, donde más tarde se confirmó su fallecimiento, de acuerdo a lo publicado por la versión digital de El Universal.

Rodríguez comentó que la Procuraduría inició una investigación para determinar exactamente por qué fue declarada muerta, para lo cual han pedido el apoyo de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico para que realice un dictamen sobre la posible responsabilidad profesional del personal médico.

¿Por qué la dieron por muerta?

En tanto, fuentes del centro hospitalario aseguraron que la pequeña no presentaba movimiento pulmonar ni latido cardiaco tras su nacimiento.

La doctora que extendió su certificado de defunción, ahora apartada del servicio, "no le escuchó latido cardiaco ni movimiento pulmonar", explicó hoy el director del Hospital General de Tulancingo (Hidalgo, centro del país), Adolfo Martínez.

Se trató de un embarazo de riesgo, afirmó. La madre, una joven de 17 años que daba a luz por segunda vez, presentaba un embarazo de 24 semanas "con lo que el feto era lógicamente muy pequeño y no viable", y con una gestación tan corta "son muy pocos los recién nacidos que sobreviven", explicó el director del centro.

publicidad

Adolfo Martínez relató que, además, a la madre se le rompieron las membranas "y empezó a expulsar mucho líquido", por lo que hubo que adelantar el parto para evitar la muerte del feto.

Todos estos antecedentes, las elevadas estadísticas de mortandad y la falta de latido cardiaco llevaron a la doctora a firmar el certificado de defunción y a ordenar su traslado al mortuorio.

Consecuencias a los responsables

El director del hospital definió lo ocurrido como un caso "muy extraño e inexplicable" desde el punto de vista médico.

"No sabemos en qué momento se restableció la función cardiaca y pulmonar", añadió.

La doctora que atendió el parto y los trabajadores del hospital que resultasen implicados por el juez que lleva el caso podrían haber incurrido en un delito de responsabilidad profesional, dijeron fuentes judiciales.

Dicho delito no está tipificado como grave, lo que impide detener a los presuntos responsables, si bien dependiendo del grado de responsabilidad se podría dictaminar su libertad bajo fianza.

Tulancingo se localiza a poco más de 120 kilómetros al noreste de la ciudad de México.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad