publicidad

Artículo programa Atenea

Artículo programa Atenea

El 'Programa Atenea' fue instaurado ante el acoso que sufren las mujeres en el transporte público del DF.

El acoso, una realidad

CIUDAD DE MÉXICO - Gloria regresó de mal humor a casa. Salió del trabajo, y de vuelta al hogar se encontró con la misma historia de todos los días: el bus iba repleto.

Nuevamente tuvo que soportar a un hombre detrás suyo manoseándola e invadiendo su intimidad. No sabía qué hacer ni qué decir. Incluso se sentía avergonzada, aún sin ser responsable de lo que ocurría.El acoso que sufren las mujeres en el transporte público de esta capital ha crecido de forma vertiginosa. Según la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal, los casos de abusos contra la mujer aumentaron en un 14 por ciento respecto al año pasado.

Ante esto, el gobierno encabezado por Marcelo Ebrard promovió una medida que si bien no resuelve el problema, por lo menos trata de evitarlo. Dentro de la campaña 'Viajemos seguras' - implementada por la alcaldía desde octubre de 2007-, está el Programa Atenea, que consiste en destinar un número de buses de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) para el uso exclusivo de mujeres y sus hijos, siempre y cuando éstos sean menores de 16 años.

Discretamente, el pasado lunes 14 de enero, arrancó el programa piloto en dos rutas: la primera, sobre el corredor turístico de Reforma, que va de Santa Fe a la Villa; y la segunda, sobre el Eje Central Lázaro Cárdenas, de Salto del Agua hasta el Reclusorio Norte.

publicidad

Inicialmente se destinaron ocho unidades para ambas rutas en un horario entre las 09:00 a las 18:00 horas, mientras que el número de buses durante 'horas pico' – de 06:00 a 09:00 y de 18:00 a 21:00 horas- asciende a doce unidades.

El 'Programa Atenea' fue instaurado de manera formal una semana después de la semana piloto, ante la buena aceptación entre las usuarias. Ariadna Montiel, directora de RTP, reveló las intenciones del gobierno capitalino de expandir las rutas en las que se brindará el servicio.

Montiel anunció que la expansión tiene como meta conseguir 15 millones de viajes en este transporte exclusivo para mujeres durante todo el año 2008. Pero aunque ya lleva una semana de operaciones, en el mismo corredor turístico Reforma, hay aún mucha gente que no está enterada del nuevo servicio.  

Testimonios

Una encuesta que tomó como muestra a diez hombres y diez mujeres, de entre 25 y 50 años de edad, reveló que el sexo femenino mostró total aceptación al programa y mostró que siete de las diez encuestadas ha sufrido, o por lo menos ha visto, experiencias que van desde faltas de respeto verbales hasta tocamientos y acoso sexual.

Entre los hombres sólo hubo dos opiniones adversas. Ocho de ellos se pronunciaron a favor del beneficio de seguridad para las mujeres, e incluso se dijeron dispuestos a no intentar abordar estos buses. 

publicidad

Uno de los que se opuso se quejó amargamente, pues dijo que las mujeres poco a poco han ido tomando más espacios, e incluso pidió buses especiales para hombres también. Por su parte, Augusto de 26 años, considera que la medida segrega en lugar de homogenizar, "en lugar de apostar porque los hombres nos volvamos más cívicos y respetuosos".

Agustín Álvarez, de 31 años, es conductor de uno de los buses exclusivos para mujeres y piensa que la medida es buena para las mujeres. Sin embargo, en el corto tiempo que tiene de vida el programa, ya ha enfrentado los insultos de hombres que, seguramente por distracción, no vieron los letreros.

Estos vehículos están perfectamente señalizados al frente con dos mantas en las que se lee “Exclusivo damas”, y a los lados el nombre del 'Programa Atenea'. Los cuatro letreros son de color rosa, con la intención de generar un extraño efecto de "rechazo" en los caballeros.

"Antes, cuando era jovencita, me pasaba de todo. Desde el tipo que pegaba su cuerpo al mío durante todo el camino, hasta el que de plano me iba siguiendo hasta hacerme correr. Me quedaba callada, me ponía a llorar", recuerda Ana de 29 años, esbozando una sonrisa.

Al final queda flotando la pregunta acerca de si el nuevo programa servirá para evitar el acoso sexual a las mujeres o si es sólo un paño de agua tibia para un problema cultural que debe atenderse con educación cívica.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad