publicidad

Alerta por bomba Torre Mayor

Alerta por bomba Torre Mayor

En el centro de la capital de México, más de 10 mil personas fueron desalojadas del mayor rascacielos de América Latina.

Alerta por bomba Torre Mayor f739643f0cf34e3ba21e87888341f5c8.jpg

En un automóvil

CIUDAD DE MÉXICO - Carlos Hernández no sabía qué estaba pasando mientras lo evacuaban esta mañana de la Torre Mayor, el rascacielos más alto de América Latina.

Creyó que era un simulacro semejante al que las autoridades del edificio llevaron a cabo el lunes pasado. Por eso no se inmutó mientras descendía junto con sus compañeros, en uno de los 29 elevadores del inmueble, considerado el más seguro del subcontinente.

A su alrededor reinaba el desconcierto. Las más de 10 mil personas que se encontraban en la Torre confundieron la alerta con uno de los cotidianos ensayos contra incendios del edificio. Por eso Hernández planeaba aprovechar el día libre para irse a comer o al cine con sus compañeros.

publicidad

A las diez de la mañana, las autoridades recibieron por teléfono una llamada anónima que alertaba sobre la colocación de un artefacto explosivo en el cuarto piso del estacionamiento.

Efectivos de la Agencia Federal de Investigación y la policía capitalina, entre ellos del Agrupamiento Fuerza de Tarea, arribaron al armatoste de 63 niveles (59 de oficinas y cuatro de estacionamiento), ubicado en Paseo de la Reforma, en el centro de la capital, y ordenaron su desalojo.

Minutos después, el secretario de Seguridad Pública (SSPDF), Joel Ortega, dijo a la prensa que ahí habían localizado un objeto armado con tres tubos rellenos de pólvora y un activador encendido a través de un teléfono celular.

El artefacto fue encontrado en el asiento del copiloto de un coche gris, con reporte de robo desde hace dos semanas, en la populosa delegación de Iztapalapa. En el supuesto de una detonación, el explosivo hubiera afectados únicamente al vehículo.

"Por ahora el Grupo Zorros de la policía capitalina analiza el explosivo", comentó a los periodistas en el lugar, además de que anunciaba el inicio de las investigaciones para dar con los responsables.

Desmayos y preocupación

La zona fue acordonada en un perímetro de seguridad de más de media milla alrededor del edificio y la circulación vehicular cerrada por los trabajadores que invadieron banquetas y camellones de las avenidas.

publicidad

Paola Ágreda enviaba correos a sus clientes cuando sonó la alarma de incendios del piso 20.

"Los empleados de seguridad nos avisaron que en esta ocasión no se trataba de un simulacro, pero nunca especificaron cuál era el problema", comentó mientras intentaba enlazar una llamada telefónica a sus familiares.

Junto a ella la conmoción no era menor, mientras bajaba las escaleras observó desmayados y personas que tuvieron que ser atendidas por problemas de tensión y nerviosismo.

"En la oficina todo mundo dejó sus cosas, nadie pensó que era verdaderamente una emergencia y que no íbamos a regresar, los compañeros dejaron los coches en los estacionamientos, pero también sus bolsos, llaves y dinero, en los escritorios".

En las inmediaciones de la Torre, todos parecían preocupados. Las autoridades advirtieron que nada se podría sacar de ahí, hasta el día siguiente, cuando fuera levantada la alerta.

Es el caso de Jorge Rodríguez, quien acaba de llegar desde Bogotá, enviado por la empresa donde labora para recibir una capacitación en informática.

"Estábamos en la capacitación y de pronto sonó la alarma y nos ordenaron que evacuáramos el edificio, en menos de 10 minutos, los agentes de seguridad nos sacaron por los ascensores".

En el piso 39, Rodríguez dejó su maleta y demás pertenencias. Sólo alcanzó a tomar su cámara fotográfica con la que ahora intenta documentar la experiencia de su vista a México.

publicidad

"Uno no espera que estas cosas se den aquí en México, uno cree que este país está más seguro que Colombia", donde desde hace 20 años estos eventos están a la orden del día.

Apenas el martes, las autoridades de ese país encontraron una bomba en el puerto de Buenaventura, que estalló mientras era desactivada. Un día antes, tres policías murieron en un atentado efectuado en el departamento de Nariño, al sur de Colombia.

"Se trata del EPR", aseguró una mujer espantada. Rocío López es recepcionista y teme que la guerrilla intente derrumbar el edficio donde trabaja, de casi 740 pies de altura.

Para ella el temor no es en vano, aún cuando todavía no hay sospechosos y nadie se ha responsabilizado de los hechos.

El grupo subversivo Ejército Popular Revolucionario, en los últimos meses se ha adjudicado al menos dos acciones de "hostigamiento contra intereses económicos trasnacionales" con cargas explosivas, exigiendo la aparición con vida de dos de sus compañeros presuntamente desaparecidos por las autoridades.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
Se trata de TRAPPIST-1 un conglomerado donde hay siete planetas rocosos con masas similares o inferiores a la Tierra y que giran alrededor de una estrella, una especie de versión en miniatura de nuestro sistema solar. De sus siete planetas hay tres que tienen las condiciones perfectas para albergar océanos de agua líquida en caso de que tengan atmósfera.
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
publicidad