publicidad

Acapulco, un paraíso acechado por la violencia

Acapulco, un paraíso acechado por la violencia

Por décadas Acapulco fue el destino de playa más popular en México, pero la violencia ensangrenta sus calles y amenaza al turismo.

¿Estigma o realidad?

MÉXICO - Por décadas Acapulco fue el destino de playa más popular en México, pero el violento enfrentamiento entre carteles del narcotráfico y el acecho de bandas criminales ensangrienta sus calles amenaza a la otrora boyante industria turística del balneario sobre el Pacífico.

¿Crees que a Acapulco ya no es un lugar seguro para visitar? Opina en los Foros .

La noticia dio la vuelta al mundo: seis turistas españolas denunciaron ser víctimas de violación por parte de hombres encapuchados que irrumpieron en el hotel donde se hospedaban.

Las mujeres españolas y sus parejas habrían alquilado hace unos días una villa llamada Babaji a la altura de la zona conocida como Playa Encantada, en la carretera Barra Vieja, en una zona que conduce a la región llamada Costa Chica de Guerrero, en el sur de México.

Según las declaraciones, un grupo irrumpió a su estancia. Además de ser víctimas de robo, fueron violadas y los hombres fuero atados. Sobre este hecho, el alcalde de Acapulco Luis Walton Aburto, ofreció este lunes, una conferencia de prensa en la que consideró que estos hechos ocurren en todo el mundo.

"Es muy lamentable lo que ha sucedido, pero bueno, esto sucede en cualquier parte del mundo", dijo el Edil.

Aunque este incidente ha generado repudio internacional, no es el único episodio de violencia que rodea al paraíso mexicano y que ha empañado su imagen de una manera negativa. 

publicidad

"Hay que agradecerle a los turistas que siguen viniendo pero tenemos que reforzar la promoción y hacer seguridad pero de maneras mas creativas. De lo contrario los turistas van a buscar otros destinos", señala Laura Caballero, presidenta de la Asociación de Empresarios de la Zona Costera, donde se ubican los principales restaurantes y hoteles.

Las expresiones del crimen

La violencia en Acapulco ha tenido sus macabras expresiones como lo son el hallazgo de cuerpos descuartizados.

Hasta ahora las cifras de visitantes parecen haber resistido los embates de la violencia, pero los empresarios del sector creen que es sólo cuestión de tiempo.

"Necesitamos acciones concretas para superar la violencia y remontar la imagen de inseguridad", dijo a la AP Carlos Hernández presidente del Consejo Turístico Empresarial de Guerrero, el estado donde se ubica Acapulco.

Los enfrentamientos entre bandas de los carteles de los hermanos Beltrán Leyva, La Familia y Los Zetas, que han cobrado una alta cuota de sangre, se han tornado más frecuentes y se han vuelto comunes las masacres con decenas de víctimas.

A comienzos de enero del 2012 unas 15 personas fueron decapitadas frente a un centro comercial, ese mismo día otras seis aparecieron muertas dentro de un vehículo tras ser sacadas de una popular discoteca de la avenida costera Miguel Alemán.

En septiembre del 2010 una veintena de turistas mexicanos fueron secuestrados, torturados y luego sepultados en una fosa común por grupos de narcotraficantes que los confundieron con miembros de un cartel enemigo.

publicidad

Acapulco no se rinde

Acapulco, que se hizo famoso en los años sesenta convirtiéndose en un destino clásico para los estadounidenses, que lo prefirieron a La Habana tras la Revolución, ha emprendido campañas para promocionarse y minimizar los efectos de la violencia.

En lugares estratégicos donde estrellas como Elvis Presley, Brigitte Bardot o Elizabeth Taylor, se paseaban o rodaban películas, se ha colocado ahora un mensaje: "Habla bien de Acá".

Pero expertos del sector creen que hace falta algo más fuerte para contrarrestar el temor a la violencia.

No basta con hablar bien de Acapulco, "se necesitan que las medidas de promoción vayan acompañadas de más seguridad para que resulte congruente", dijo José Zedano, presidente del Colegio de Licenciados de Turismo, que agrupa a profesionales del sector.

Policías protestan por turnos extras

El refuerzo de la seguridad en Acapulco ha causado algunas consecuencias. Por lo menos unos 150 policías han bloqueado la sede del gobierno local en protesta por la imposición de turnos extras para resguardar zonas turísticas de ataques del narcotráfico, informaron autoridades.

Los policías reclaman por una orden que los obligaría a cumplir turnos de hasta 24 horas seguidas, adoptada por el gobierno local para aumentar la vigilancia en las zonas más concurridas.

Y es que hace casi medio siglo el escritor mexicano Luis Spota escribía en una de sus obras costumbristas más leídas, que México y especialmente el puerto de Acapulco, eran "casi el paraíso".

publicidad

Hoy, ese puerto, el más importante del Pacífico mexicano, se sacude en medio de una violenta guerra de bandas rivales  y una serie de conflictos sociales que han terminado con el glamour y el prestigio del que fuera la meca del turismo mundial. Acapulco hoy es “casi el infierno”.

Acapulco fue sinónimo de gran turismo durante la segunda mitad del siglo XX. Gran parte del jet set internacional y las estrellas más importantes de Hollywood, no sólo lo hicieron un lugar de veraneo, sino de residencia permanente. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
publicidad