publicidad
Ahora está mejor esto, las dos Senadoras bien contentas...

Zelaya dice que sin su restitución no avalará al "Gobierno de Reconcialiación y Unidad"

Zelaya dice que sin su restitución no avalará al "Gobierno de Reconcialiación y Unidad"

Manuel Zelaya no dará su aval al "Gobierno de Reconciliación y Unidad" si no ha sido restituido antes en el poder.

Ahora está mejor esto, las dos Senadoras bien contentas...
Ahora está mejor esto, las dos Senadoras bien contentas...

Zelaya impuso fecha límite

TEGUCIGALPA - El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, adelantó este domingo que no dará su aval al "Gobierno de Reconciliación y Unidad", que debe estar constituido el jueves, si no ha sido restituido antes en el poder, decisión que debe adoptar el Congreso según el Acuerdo Tegucigalpa-San José.

Por su parte, el Gobierno de facto aseguró que el depuesto presidente pretende "desestabilizar" el proceso electoral al exigir que el Congreso decida antes del próximo jueves.

Recibe noticias de Honduras en tu móvil

"El Gobierno de Reconciliación y Unidad sólo se puede formar si nosotros estamos de acuerdo, si nosotros no estamos de acuerdo no hay Gobierno de Conciliación y Unidad", afirmó a la agencia Efe en conversación telefónica Zelaya, quien aseguró que consideraría roto el pacto si no es restaurado.

publicidad

El gobernante depuesto aseguró, además, que si no se siente satisfecho con la aplicación del pacto, lo que para él incluye estar de vuelta en el poder el jueves, fecha límite para instalar el Gobierno de Unidad, daría por roto el tratado.

"Yo soy una de las partes del acuerdo. El acuerdo se hace por dos partes, los acuerdos comulgan con la conciliación de dos partes, si una de las partes siente que le están haciendo una trampa, el acuerdo se rompe", indicó Zelaya desde la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde permanece desde el pasado 21 de septiembre.

El jueves, fecha de discordia

El punto del acuerdo referente a la restitución de Zelaya ha provocado diferencias de interpretación entre éste y el Ejecutivo de facto, pues mientras el primero considera que debe estar restaurado en la Presidencia el jueves, el segundo considera que no es así.

Otra desavenencia a este respecto es que, para el mandatario depuesto, las dos partes acordaron solicitarle al Legislativo que dictamine su regreso al poder, mientras que el Gobierno de facto asegura que no hay tal recomendación.

El pacto firmado el viernes 30 por las delegaciones de Zelaya y el presidente de facto, Roberto Micheletti, establece, entre otros puntos, que el Congreso resuelva si el gobernante depuesto es restituido, pero no fija plazos.

El documento dice textualmente: "Ambas comisiones negociadoras (la de Zelaya y la del presidente de facto, Roberto Micheletti) hemos decidido, respetuosamente, que el Congreso Nacional (...) resuelva en lo procedente en respecto a retrotraer la titularidad del Poder Ejecutivo a su estado previo al 28 de junio", fecha del golpe de Estado contra Zelaya.

publicidad

Gobierno de facto dice que Zelaya busca "desestabilizar"

Por su parte el Gobierno de facto respondió que el depuesto presidente pretende "desestabilizar" el proceso electoral y "poner en precario" el pacto alcanzado para resolver la crisis política del país al exigir que el Parlamento decida sobre su restitución antes del próximo jueves.

"Esta mala interpretación que se ha dado a las fechas es una táctica muy conocida con el fin de desestabilizar el proceso electoral" que culminará con los comicios del próximo día 29, dijo la vicecanciller del Gobierno de facto, Martha Alvarado.

"Ya desde ese momento" en que ponen plazo al Parlamento para decidir "los del ex presidente Zelaya están poniendo en precario el acuerdo", agregó.

Harán vigilia por la restitución

La comisión que verificará el acuerdo se conforma el lunes, mientras que los opositores al golpe de estado prometen vigilia permanente en el Congreso hasta que se vote por la restitución de Manuel Zelaya.

El líder del Frente Nacional de Resistencia Contra el Golpe de Estado, Juan Barahona, dijo el domingo que a partir del lunes se apostarán en las afueras de la sede legislativa "hasta lograr nuestro objetivo", que es la vuelta al poder del mandatario derrocado el 28 de junio.

El frente ha amenazado con protestas en las elecciones generales del 29 de noviembre si su líder no es restituido, una decisión que está en manos del Congreso.

publicidad

De acuerdo con el pacto, el lunes debe conformarse la Comisión de Verificación que coordinará la Organización de Estados Americanos (OEA) e integrarán dos representantes internacionales y dos locales, uno de parte de Zelaya y el otro de Micheletti.

La comisión tiene como tarea inmediata velar por la conformación e instalación del gobierno de unidad y reconciliación nacional, un paso que según el acuerdo debe cristalizarse a más tardar el 5 de noviembre.

El Congreso, que decretó la destitución de Zelaya y designó a su entonces líder Micheletti como presidente interino del país, ahora tiene la pelota de su lado y debe llamar a sesiones para debatir el futuro del líder derrocado.

El candidato presidencial por el partido Liberal en el gobierno, Elvin Santos, dijo que van a respetar los resultados del acuerdo y que todo debe darse por la vía legal, al tiempo en que creó polémica al plantear que la restitución estará en manos de los diputados del opositor Partido Nacional debido a que en su Partido Liberal hay diversas tendencias sobre Zelaya.

Santos era el vicepresidente de Zelaya.

El Liberal, al que pertenecen Zelaya y Micheletti, tiene 65 legisladores en el Congreso de 128 escaños, mientras que el Nacional 55. El resto se lo reparten tres partidos minoritarios.

El abanderado presidencial nacionalista Porfirio Lobo, quien encabeza las encuestas de preferencias, dijo que el lunes se reunirá con la bancada del partido.

publicidad

"Ya hemos hecho contacto con nuestros líderes... y la bancada va a tomar su posición lógicamente después de analizar los puntos del acuerdo, pero lo hacemos con el mejor ánimo de contribuir a hacer lo que sea necesario para traerle paz a la nación", agregó.

Estados Unidos, que envió esta semana a tres altos diplomáticos a empujar el trabado diálogo, prometió tras el acuerdo que apoyará las elecciones hondureñas del 29 de noviembre, al igual que la OEA. El gobierno de unidad debe entregar el poder al triunfador de los comicios, el 27 de enero.

Zelaya, refugiado desde hace más de un mes en la embajada brasileña, espera que el Congreso lo restituya en el poder antes de que se instale el gobierno de reconciliación.

Lagos y Solis liderarán comisión verificación

El ex presidente chileno Ricardo Lagos y la secretaria de Trabajo de EU, Hilda Solis, formarán parte de la comisión de verificación del acuerdo firmado para solucionar la crisis política de Honduras, adonde viajarán el martes para iniciar su trabajo, informó el domingo la Organización de Estados Americanos (OEA).

Además de los dos políticos, formarán parte de esta comisión los hondureños Jorge Reina y Arturo Corrales, que han representado en la negociación al presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, y al presidente de facto, Roberto Micheletti, respectivamente.

publicidad

Uno de los puntos del acuerdo firmado el pasado viernes incluye la constitución por parte de la OEA de una Comisión de Verificación del cumplimiento del convenio, que estará integrada por "dos miembros de la comunidad internacional y dos miembros de la comunidad nacional".

Este domingo, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, anunció que los dos miembros internacionales serán el ex mandatario chileno, Ricardo Lagos, y la responsable de la cartera de Trabajo en el Gobierno de Barack Obama, Hilda Solis, una estadounidense hija de inmigrantes latinos.

Ambos viajarán el martes acompañados por el Secretario de Asuntos Políticos de la OEA, Víctor Rico, y una delegación de altos funcionarios de la organización.

El papel de la OEA

La OEA ha jugado un papel importante en la búsqueda de una solución a la crisis de Honduras, país al que le fue suspendida su participación en el organismo como respuesta al golpe de Estado contra Zelaya.

Esta medida, adoptada a principios de julio, es la más enérgica que ha adoptado el organismo en los últimos 20 años.

Insulza reconoció que el levantamiento de las sanciones es un tema que el organismo debe abordar, tal y como se puso de manifiesto en la reunión que celebró el pasado viernes el Consejo Permanente de esta institución.

En esta reunión, el representante de Bolivia, José Pinelo, propuso que la OEA celebre una asamblea general extraordinaria en Tegucigalpa el 16 de noviembre, antes de las elecciones, para discutir el retiro de la suspensión de Honduras del organismo.

publicidad

A este respecto, Insulza dijo que "la posibilidad de que se haga esta reunión el 16 de noviembre, una vez que esté implementado el acuerdo, ha tenido bastante acogida entre los integrantes del Consejo Permanente".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad