publicidad

Zelaya dice que Lobo no podrá actuar sin un acuerdo de gobernabilidad

Zelaya dice que Lobo no podrá actuar sin un acuerdo de gobernabilidad

El presidente depuesto de Honduras aseguró que el virtual gobernante electo necesita lograr un acuerdo de gobernabilidad.

Inquietud generalizada

TEGUCIGALPA - El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, dijo que el virtual gobernante electo, Porfirio Lobo, no podrá desarrollar una buena administración si no logra un acuerdo de gobernabilidad con los sectores involucrados en la crisis que vive su país tras el golpe de Estado del 28 de junio.

"El Gobierno nuevo que se instala el 27 de enero no podrá operar sin un acuerdo de gobernabilidad con todas las partes involucradas en este proceso", indicó Zelaya a Radio Globo desde la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde permanece sitiado por la policía y el Ejército desde el 21 de septiembre.

Agregó que la preocupación de muchos países es que haya pronto una salida a la crisis que se derivó del golpe de Estado en el que los militares lo desalojaron del poder.

"La actitud de los Gobiernos es de preocupación, debe haber solución, no podemos vivir en ilegitimidad permanente", agregó.

Zelaya también dijo reconocer que Lobo, del Partido Nacional, "ganó frente al Partido Liberal, pero estas elecciones no tienen legitimidad por el abstencionismo, por el ausentismo que hubo, que es extraordinario, sólo el 40 por ciento votó".

Nueva plataforma política

El mandatario derrocado también reiteró que el denominado hasta el sábado pasado Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado debe convertirse en una plataforma de coordinación política para que busque las transformaciones que requiere el país a través de una Asamblea Constituyente.

publicidad

Según el coordinador general del movimiento, que exigía la restitución de Zelaya y condena el golpe de Estado, Juan Barahona, éste ha pasado a denominarse Frente Nacional de Resistencia Popular, por decisión de una asamblea celebrada el sábado en la central ciudad de Siguatepeque.

Zelaya enfatizó que la Resistencia no se debe convertir ahora en un partido político, sino "en un eje para coordinar y aglutinar las fuerzas políticas progresistas que, sin perder su propia identidad, logren cumplir el objetivo de las transformaciones y cambios para el pueblo hondureño".

"La Resistencia es la esperanza para tener una nueva Constitución instalando una Asamblea Nacional Constituyente", agregó el presidente depuesto, quien fue sustituido en el poder el mismo día del golpe de Estado por Roberto Micheletti, quien presidía entonces el Parlamento hondureño.

Micheletti entregaría a Lobo

Micheletti, por su parte, dijo este martes que asumirá la responsabilidad de entregar el poder el 27 de enero al mandatario electo Porfirio Lobo, si antes no se integra el gobierno de "unidad y reconciliación" requerido por la comunidad internacional.

"Si no pudiese integrarse" el gobierno de unidad y reconciliación nacional que establece el Acuerdo Tegucigalpa/San José "también este gobierno tiene la responsabilidad y el compromiso de ir hasta el 27 de enero y hacer entrega pública del gobierno al próximo presidente", dijo Micheletti a la prensa.

publicidad

El Acuerdo Tegucigalpa/San José, firmado el 30 de octubre, establece la formación de un gobierno de "unidad y reconciliación" para el 5 de noviembre pasado, luego del golpe de Estado del 28 de junio que depuso a Manuel Zelaya y sentó a Micheletti en la silla presidencial.

Pero el acuerdo también establecía que el Congreso debía discutir si reponía o no a Zelaya en el poder, y los diputados resolvieron el pasado 2 de diciembre con una votación de 111 a 14 en contra de la restitución del mandatario.

El candidato ganador de las elecciones del pasado 29 de noviembre, Porfirio Lobo, del opositor Partido Nacional (PN, derecha), debe asumir el 27 de enero.

Preocupación de Lobo

En tanto, el presidente electo de Honduras afirmó que su Gobierno no tendrá acceso a unos $2,000 millones en ayuda si no se normalizan las relaciones con la comunidad internacional con el cumplimiento total del acuerdo firmado para resolver la crisis política.

"Debemos resolver esta situación porque, si no, lo que va a pasar" es que "hay aproximadamente como $2,000 millones que no vamos a tener acceso a ellos, por lo menos en lo que va de los primeros meses del próximo año" y "muy hacia adelante", dijo Lobo a la radio HRN.

Explicó que esos fondos corresponden a "programas de ayuda que tienen muchísimos países" y organismos financieros con Honduras, como el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

publicidad

Los recursos de esos organismos incluyen "préstamos con condiciones muy ventajosas que van a ser muy necesarios para que podamos iniciar un Gobierno que atienda lo básico de nuestra población", agregó Lobo, del opositor Partido Nacional y ganador de las elecciones del 29 de noviembre pasado.

Lobo reiteró que los presidentes de Costa Rica y Panamá, Oscar Arias y Ricardo Martinelli, le plantearon en San José que la comunidad internacional pide el cumplimiento total del acuerdo firmado el 30 de octubre para normalizar sus relaciones y ayudar a Honduras.

La Comunidad Internacional

Indicó que en Honduras ha dialogado sobre este asunto con el presidente del BCIE, el hondureño Nick Rischbieth, y también ha mantenido contactos con el BID.

El BCIE suspendió los desembolsos a Honduras por un mandato de los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) tras el derrocamiento del presidente hondureño Manuel Zelaya, el 28 de junio pasado.

Lobo reiteró que, según Arias y Martinelli, "la posición es unánime" de la comunidad internacional en el sentido de que se debe cumplir totalmente el Acuerdo Tegucigalpa-San José, firmado por delegaciones de Zelaya y del presidente de facto, Roberto Micheletti, con el fin de resolver la crisis política.

Después de que el Congreso Nacional rechazara, el pasado día 2, la restitución de Zelaya en la Presidencia, ahora debe cumplirse con la integración de un Gobierno de reconciliación, con amnistía política y la conformación de una Comisión de la Verdad, reafirmó.

publicidad

Los miembros de la comunidad internacional "ya no contemplan lo que es el retorno del presidente Zelaya, ellos dicen que eso ya el Congreso lo decidió, ya es un caso concluido", agregó Lobo.

Amnistía política

Sin embargo, reiteró, esperan que se concrete "la voluntad del presidente Micheletti cuando expresó que él estaba dispuesto a hacerse a un lado si también el presidente Zelaya deponía su actitud".

Para la comunidad internacional, "independientemente de la letra, hay una claridad, y es que sucedía (la salida) con uno, y el otro también tenía que poner su cuota de sacrificio y de voluntad en esto, eso fue lo que claramente nos expresaron" Arias y Martinelli, manifestó.

Añadió que la comunidad internacional tomó "la palabra de lo que se dijo desde un inicio, de que en el caso de don Roberto, el presidente Micheletti, estaba dispuesto también a dejar el cargo".

Lobo reconoció que la amnistía política no está incluida en el acuerdo, pero señaló: "si queremos reencontrarnos hay que dejar de lado cualquier situación" derivada del derrocamiento de Zelaya, e insistió en que se excluirían "los delitos comunes, que en eso se tiene que seguir adelante".

Zelaya es acusado de varios delitos relacionados con su gestión y con su insistencia en convocar una consulta para sondear a los hondureños sobre si querían la convocatoria de una Asamblea Constituyente que reformara la Constitución.

publicidad

El acuerdo establece que la integración de la Comisión de la Verdad le corresponde al "próximo Gobierno" en el "primer semestre del año 2010".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad