publicidad

Yusimil Casañas, diplomática cubana presuntamente desertó en México

Yusimil Casañas, diplomática cubana presuntamente desertó en México

México carece de información sobre la posible deserción de una funcionaria de la embajada de Cuba y su esposo.

Yusimil Casañas, diplomática cubana presuntamente desertó en México 9c0f...

Se desconoce paradero

MEXICO - El Gobierno mexicano carece por el momento de cualquier información sobre la posible deserción de una funcionaria de la embajada de Cuba en este país y su esposo, dijeron a Efe fuentes diplomáticas.La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) respondió que el Gobierno "no tiene información de esto" a preguntas de Efe sobre la información publicada el miércoles en un diario de Miami.

Según El Nuevo Herald, Yusimil Casañas, de 25 años, encargada de la sección de pasaportes de la embajada cubana en la Ciudad de México, y su esposo, Michel Rojas, de 32, están en paradero desconocido desde el 17 de marzo y se cree que han desertado.

Familiares la buscan

publicidad

La fuente del diario es un tío de la diplomática, Esteban Casañas Lostal, residente en Canadá, quien afirma haber recibido una llamada de la madre de Yusimil Casañas avisándole de lo sucedido.

Según la información del diario, la madre explicó que había pedido al Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba información sobre su hija y que le respondieron que la pareja había desertado.

El diario señala que Danay Casneiro, madre de Yusimil Casañas, teme que las autoridades mexicanas pudieran negarles el asilo y tratar de obligarles a regresar a Cuba.

México y Cuba firmaron en octubre de 2008 un memorándum de entendimiento sobre inmigración, que entró en vigor en noviembre de aquel año.

Este acuerdo garantiza un flujo migratorio legal, ordenado y seguro entre ambos países, además de combatir el tráfico de personas y permitir la repatriación de cualquier cubano sin papeles que sea interceptado por las autoridades migratorias mexicanas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad